fbpx
DESTACADA, POLÍTICA ESTATAL

Vídeo | Una portavoz de Vox reza un Ave María contra el aborto en el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba 

El populismo de la extrema derecha en nuestro país está llegando a límites absurdos, dilapidando por el camino luchas sociales ya superadas hace años.

Este martes el PSOE presentó una proposición de ley en el Congreso que busca incluir en el Código Penal un artículo que castigue a aquellos que hostiguen a las mujeres que acudan a las clínicas abortivas. El asunto se ha desplazado a otros espacios como el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba, donde Vox también ha querido ser protagonista como ya pasó en el Congreso.

En el Congreso el diputado del partido de extrema derecha por Alicante, José María Sánchez García, llamó «bruja» a la diputada del PSOE Laura Berja, que se encontraba en ese momento defendiendo la reforma del Código Penal impulsada por el PSOE.

Por tres veces Alfonso Gómez de Celis solicitó a Sánchez García que retirase el insulto, con sucesivas llamadas al orden, y acabó por decretar su expulsión. El pleno se suspendió durante 10 minutos, aunque el diputado de Vox se negó a abandona el hemiciclo. Finalmente, la sesión se reanudó cuando el parlamentario ultra ha retirado haberla «llamado bruja».

La tensión se ha trasladado a los pasillos, donde la segunda portavoz de Vox, Macarena Olona, ha increpado a una reportera de La Sexta que le preguntaba por el incidente. Olona en un principio la ignoró, pero luego se lo pensó y volvió hacia atrás para decirle: «¿Has formulado esta pregunta cuándo a mí me han llamado fascista y me han agredido en este Pleno? Te estoy haciendo una pregunta muy directa, quiero una contestación: sí o no. ¿Sí o no?. No quieres contestarme. Gracias».

La portavoz de Vox en Córdoba, Paula Badanelli, reza un Ave María contra el aborto en el Pleno del Ayuntamiento
Paula Badanelli, rezando en el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba

Este jueves, la portavoz municipal de Vox Paula Badanelli ha defendido la libertad de rezar por quien se quiera y donde se quiera y ha terminado su intervención rezando un Ave María «para acompañar todas las señoras que en estos momentos están rezando fuera de los ‘abortorios’ y para que Dios ayude a las mujeres que quieren acabar con la vida de sus hijos».

El momento ha tenido lugar durante el debate de una moción impulsada por Izquierda Unida y Podemos en la que se insta en el Ayuntamiento a garantizar la seguridad y la libertad individual de las mujeres que acuden libremente a clínicas privadas a abortar y eliminar las subvenciones a entidades que promuevan este tipo de actos.

Badanelli rezará frente a la clínica Gynetrisur 

Esta propuesta ha llegado al Pleno a raíz de la campaña antiabortista a las puertas de la clínica privada Gynetrisur donde, desde el 22 de septiembre al 31 de octubre, activistas religiosos se reunirán para rezar «por la vida del no nacido» en el marco de la campaña «40 días por la vida».

Badanelli ha aprovechado su turno de palabra para mandar su apoyo a los grupos ultra católicos y antiabortistas, asegurando que van a las clínicas a «dar amor y apoyo» tanto a las mujeres que entran como a las que salen y ha explicado que se sumará a estos actos y rezará frente a la clínica Gynetrisur de Córdoba.

Finalmente, han rechazado la moción de IU y Podemos para impedir el «hostigamiento» a las puertas de las clínicas abortivas: PP; Cs, que sí votó a favor de la nueva ley en el Congreso, y Vox y ha salido adelante una enmienda en la que se pide al Gobierno central y a la Junta de Andalucía incrementar la cuantía destinada a estas entidades.