29 May 2024

Blog

Mediafare o la autocrítica necesaria
Franz S. Heiligen, Informe

Mediafare o la autocrítica necesaria 

Por Franz S. Heiligen

Otros artículos del autor
Las cosas que Franco nunca hizo 
Manual | Cómo reconocer a un ‘fachuzo’ por su forma de hablar 
Opinión | ¿Por qué somos de izquierdas?

Desde que una formación política recién creada bajo el nombre de Podemos y heredera de aquel 15M que había llenado plazas de pueblos y ciudades consiguiera cinco escaños en las elecciones europeas de 2015, los medios de comunicación propiedad de las grandes corporaciones no han cesado en una campaña de acoso y derribo que finalmente ha conseguido su objetivo: relegar a la formación morada a la irrelevancia política. No obstante, en estos nueve años han pasado ciertas cosas que deberían hacer que nos replanteáramos si realmente vivimos en una democracia.

La primera muestra de esta campaña de acoso y derribo la encontramos, ya en 2015, en unas declaraciones por parte de Teresa Rodríguez, en aquel entonces candidata de Podemos a la presidencia de la Junta de Andalucía, tergiversación que ya fue desmentida en su momento. Tal como Rodríguez dice en el vídeo, sería beneficioso disponer de los ahorros de la gente para conceder créditos y que los intereses de esos créditos revertieran al Estado. Los medios de comunicación de la caverna añadieron a esta noticia el concepto de expropiación o incluso del de robo, cosa que la entonces candidata nunca dijo. Aquí habría que aclarar que el funcionamiento de cualquier entidad bancaria privada consiste en prestar el dinero de los depósitos de sus clientes a cambio de unos intereses, de los cuales los clientes suelen acabar viendo meras migajas.

Pese la incesante campaña de descrédito y al terrible acoso al que sus miembros fueron sometidos, a finales de 2019, y después de una repetición electoral, cristalizó en España el primer gobierno formado por el PSOE y por una coalición de partidos de izquierda encabezada por Podemos. Como no podía ser de otra forma, la maquinaria redobló su rendimiento con la intención de apartar a aquellos indeseables de unos puestos a los que nunca hubieran debido de acceder. En primera instancia, se trató de generalizar la idea de que el gobierno no tenía la debida legitimidad, puesto que, en origen, había sido producto de una Moción de Censura y, tras las elecciones, este no había sido formado por el partido más votado, contraviniendo de esa forma los artículos 113 y 99 de la Constitución Española de 1978. Por supuesto, ningún medio de comunicación generalista trató nunca de trasladar a la población la ilegalidad en la que los representantes políticos estaban cayendo al realizar semejantes declaraciones, ni mucho menos de corregirlas.

Una vez puesta en marcha la nueva legislatura, las principales leyes torpedeadas fueron:

  • Los ERTE. Está claro que la pandemia que afectó a todo el planeta  durante el año 2020 supuso un importante mazazo para muchísima gente por muchísimos motivos. No obstante, si la miramos con la perspectiva que únicamente conceden los años, veremos que la gestión por parte del entonces recién estrenado Gobierno de Coalición fue, en el peor de los casos, la menos mala posible. Pese a todo, de entre las numerosas reacciones del cavernario patrio, una de ellas fue el siguiente vídeo.

  • No haremos aquí un repaso por todos los tópicos fascistas por los que pasa, uno por uno, la protagonista de estas imágenes porque de eso ya se encargaron otros en su momento. Lo que sí me gustaría comentar es la mención a los ERTES que la persona en cuestión realiza. En ella, la mujer dice que “nos pusimos en ERTE” como si los trabajadores o las empresas hubieran hecho un favor al Gobierno. Nada más lejos de la realidad. Tal como pone en el correspondiente decreto, los ERTE consistieron en que el Estado se hiciera cargo de las nóminas de los trabajadores que durante el confinamiento no pudieran acudir a sus puestos de trabajo. Por lo tanto, habría que cuestionarse, por una parte, quién hizo el favor a quién, y por la otra, qué medidas habría tomado un gobierno de derecha más o menos extrema. Haciendo un ejercicio totalmente especulativo, un gobierno partidario de la más absoluta desregulación de todo, esto es, del más puro y duro búscate la vida, seguramente habría dado carta blanca a las empresas para deshacerse de todos los trabajadores que sobraran en pos del sacrosanto beneficio empresarial. Se habrían producido millones de despidos, las empresas que hubieran sobrevivido habrían vuelto a contratar a una ínfima parte de los trabajadores necesarios y por una ínfima parte del sueldo que cobraran antes y los no tocados por la suerte de ser explotados por sus empleadores se habrían visto obligados a ganarse la vida en la economía sumergida. Pero esto, como digo, es totalmente especulativo.

  • Ley de Bienestar Animal. En un país que lleva siglos torturando y asesinando toros por mera diversión, esta Ley de Bienestar Animal supuso un importante paso hacia la civilización. Por desgracia, siempre hay gente que, en otro momento de la historia, jamás hubiera prohibido los combates de gladiadores porque es nuestra tradición y se han celebrado toda la vida. La presente ley define a los animales como seres dotados de sensibilidad cuyos derechos han de protegerse y tiene como objetivo, entre otros, penalizar el abandono. El siguiente vídeo, emitido por Telecinco, fue una de las reacciones de la caverna a esta ley.
  • Evidentemente, ninguna de las apocalípticas desgracias enumeradas en este vídeo llegó nunca a suceder. Por otra parte, el conocido divulgador Frank Cuesta dio su opinión sobre esta ley en El Hormiguero, programa de máxima audiencia de Atresmedia.
<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?height=476&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Felhormiguero%2Fvideos%2F1563037127435978%2F&show_text=false&width=476&t=0" width="476" height="476" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowfullscreen="true" allow="autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share" allowFullScreen="true"></iframe>
  • Estas declaraciones parten de la premisa de que las leyes las redactan los políticos en base a sus propias preferencias, sin contar con un equipo de asesoramiento en el terreno de lo legal y en el del ámbito de la ley en cuestión. Esta premisa, como todos y todas sabemos, es totalmente falsa. En segundo lugar, Frank Cuesta atribuye la exclusión de los toros y de los perros de caza de esta ley a la totalidad del Gobierno, cuando fue Podemos quien hizo presión para incluirlos y PP, PSOE y Vox quienes votaron en contra de esta inclusión. Así pues, Frank cuesta propagó, en prime time y con la complacencia y la complicidad del conductor del espacio, una serie de inexactitudes, curiosamente, muy convenientes para la línea editorial de la cadena que le estaba entrevistando.
    Finalmente, no resulta menos digno de mención que el protagonista de este vídeo pretenda que su ley de bienestar animal sea redactada por un equipo formado por cazadores y ganaderos, es decir, por quienes pretenden sacar beneficio económico de la naturaleza sin haberla estudiado, y queden excluidos los biólogos, es decir, quienes se dedican a estudiar la naturaleza sin pretender sacar ningún beneficio de ella. Sí, esa hipotética ley tendría todo el criterio medioambiental del mundo.

  • Ley de autodeterminación de género. A grandes rasgos, esta ley promovida por el largamente defenestrado Ministerio de Igualdad permite a las personas de condición transexual cambiar su sexo en el Registro Civil sin necesidad de exámenes o informes médicos, ahorrando de esa forma a las personas afectadas lo traumatizante de la experiencia. Las reacciones de la fachosfera mediática pueden clasificarse en dos grupos. Por una parte, empezaron a aparecer de la nada infinidad de “comunicadores” que expresaron en redes sociales su intención de cambiar su sexo en el registro porque querían acogerse a las ventajas legales de ser mujer. Veamos un ejemplo.
  • Yo quisiera pensar que, si estas personas o algún familiar suyo hubieran sufrido la discriminación que han sufrido las personas LGTBI a lo largo de la historia, tal vez evitarían banalizar una ley hecha para facilitar la vida a esta comunidad. Aun así, para realizar este ejercicio de empatía sería necesario disponer de dos órganos, cerebro y corazón, de cuyo uso estas personas no dan muestras demasiado evidentes. El funcionamiento de esta ley quedó perfectamente explicado por Daniel Valero en el antiguo Twitter.
  • La otra reacción consistió en la aparición, también de la nada, de infinidad de violadores que habían cambiado su sexo registral porque de esa forma podían eludir penas de cárcel. Según este artículo de Newtral, la ley trans establece que el delito será juzgado en base al sexo legal que tenía la persona cuando se produjeron los hechos, aplicando la misma lógica que en el caso de los delitos cometidos por menores de edad. Por lo tanto, todos los medios que publicaron noticias de violadores que buscaban librarse de la cárcel mediante un cambio de sexo registral, por mucho que en el cuerpo de la noticia se especificara que eso no era posible, trasladaron a la población una media verdad interesada.

  • Ley de garantía integral de la libertad sexual. La conocida como ley del solo sí es sí introdujo dos novedades principales en la tipología legal del delito deviolación. La primera consistió en la fusión de los dos delitos anteriores, abuso y agresión, bajo el título de agresión sexual. Esto tuvo como consecuencia la apertura de una horquilla mucho más amplia que la anterior a la hora de adjudicar penas de privación de libertad a los condenados por este delito. Ante esto, la reacción de algunos jueces, en virtud del principio legal de in dubio pro reo, consistió en revisar y a rebajar las penas impuestas a antiguos condenados. Así las cosas, cabría preguntarse qué interés podrían tener una serie de jueces en rebajar las penas de condenados por violación. Como no podía ser de otra forma, los medios de comunicación hicieron la segunda parte del trabajo. Sea como sea, el caso está bastante bien explicado en la web feministes.cat.

  • La segunda fue la introducción del concepto de consentimiento a la hora de determinar la comisión de este delito. Hasta entonces, las afectadas habían tenido que presentar un parte de lesiones a la hora de denunciar. Por poner un ejemplo actual, como el de la violación del futbolista Dani Alves, con la legislación anterior, esta nunca hubiera sido ni siquiera admitida a trámite al no haber parte de lesiones alguno. Evidentemente, ningún medio explicó esto. Anita Botwin escribió los detalles en Público.

  • La excepción ibérica. Quienes somos partidarios del intervencionismo económico solo nos cuestionamos por qué el mercado energético no fue intervenido antes como lo había sido en su momento el de las mascarillas, y por qué no lo han sido nunca otros mercados clave, como el inmobiliario. En el caso del mercado energético, este aumento de precios pudo estar producido, no por las continuas fluctuaciones de ese mercado que supuestamente se regula solo, sino por la acción de agentes interesados en subir los precios de la energía. ¿Con qué objetivo? No alcanzo a adivinarlo (nótese la ironía). Ante esto, la sección derecha del arco parlamentario exigió al Gobierno una bajada de precios, medida que topa frontalmente contra los pilares básicos del liberalismo económico, y que, una vez puesta en marcha, fue criticada por activa y por pasiva porque Cuba, Venezuela, comunismo y todos esos “argumentos” que todos y todas hemos escuchado ad nauseam durante años. El plan de ahorro que presentó esta sección derecha del arco parlamentario, en un alarde de originalidad por su parte, tan solo proponía una reducción de impuestos que únicamente habría desembocado en un (nuevo) recorte de servicios públicos.
    Efectivamente, cuando esta medida saltó a la palestra, se encendieron todas las alarmas, se anunció (nuevamente) el apocalipsis económico, se dijo que era pan para hoy y hambre para mañana, que era un timo… Para sorpresa de nadie, el tiempo puso a cada uno en su lugar.

Por si esto fuera poco, los medios de comunicación del establishment también cargaron en su momento, ya no contra leyes concretas promulgadas por el Gobierno, sino contra miembros o exmiembros del propio Gobierno. Veamos unos ejemplos.

  • Alberto Garzón y el consumo de carne. En una entrevista publicada por The Guardian el 26 de diciembre de 2021, el entonces Ministro de Consumo instó a la gente a reducir el consumo de carne y admitió que la  carne producida en macrogranjas es de peor calidad (poor quality fue la expresión usada) que la producida en granjas extensivas y que estas macrogranjas, además, constituyen un serio peligro ecológico. Por increíble que parezca, si son la Organización Mundial de la Salud o la Comisión Europea los organismos que hablan sobre el consumo de carne y sobre el impacto de las macrogranjas en el medio ambiente, aquí no hay mucho lugar a debate. En cambio, si esto mismo lo dice el Ministro de Consumo del Gobierno socialcomunista bolivariano que quiere destruir la economía, evidentemente todo son luces rojas.

  • El viaje de Irene Montero a Nueva York. Tal como aparece en la  web oficial del  Ejército del Aire, la misión principal y más conocida de la unidad (esto es, del avión conocido como «el Falcon») es el transporte de autoridades, al servicio de la Casa Real y de los máximos dignatarios del Gobierno español. Así pues, aquí tendríamos la respuesta a una pregunta que apareció en redes en aquel momento, por qué Irene Montero, en su momento una ministra del Gobierno de España, hizo uso del polémico avión, pero Isabel Díaz Ayuso, que ostentaba y aún a día de hoy ostenta el cargo de presidenta autonómica, nunca lo hizo. Una pista: el motivo no fue la austeridad. Por otra parte, pese a la forma en la que los medios de comunicación presentaron este viaje, este fue debidamente anunciado y detallado por parte del Gobierno desde la web oficial de La Moncloa, pero también por parte de sus anfitriones. Veamos, pues, un ejemplo de lo que los medios dijeron sobre esto.
  • Claro, cuando el viaje de una ministra del Gobierno de España y de su equipo a Estados Unidos para hablar con autoridades de la ONU es desacreditado, desautorizado e incluso calificado como “viaje de fin de curso”, una expresión que en absoluto es baladí y que viene cargada de unas connotaciones muy concretas, pero un viaje del Presidente del Gobierno en el mismo avión para ver la final de la Eurocopa es visto con total normalidad, uno se cuestiona ciertas cosas.
  • El 4 de Pablo Iglesias. La figura del exvicepresidente ha sido una de las más asediadas desde el punto de vista mediático en las últimas décadas. De todo lo que se ha dicho sobre él, de su falsa cuenta bancaria en el paraíso fiscal en las Islas Granadinas, de la falsa financiación de su partido por parte de las fuerzas del mal cuya única pretensión consiste en destruir el mundo y la civilización tal como la conocemos, es decir, por parte de los gobiernos de Venezuela e Irán, del caso Neurona, archivado justamente el día, oh casualidad, que Podemos salía del Gobierno de España… de todo eso no será este redactor quien aporte nada nuevo. Lo que sí que quisiera comentar es una noticia aparecida cuando Iglesias ya había abandonado la política institucional. Tal como reza el titular, Pablo Iglesias suspende con un 4 y se queda sin plaza de profesor de Periodismo en la Universidad Complutense. Si uno se queda aquí, lo más fácil es entender que el exvicepresidente, el brillante profesor universitario con un currículum inmejorable, obtuvo un 4 en un examen cuya puntuación máxima, supuestamente, era 10. No obstante, al adentrarse en la noticia, se explica que la plaza a la que Iglesias aspiraba no era objeto de un examen ni de un concurso oposición, sino de un concurso de méritos. Ahora bien, la pregunta que yo me hago desde entonces es con qué objetivo un medio como ABC titularía de forma, cuanto menos, inexacta una noticia sobre alguien que ya no está en las instituciones. ¿Tanta inquina produce Iglesias a los medios del establishment que incluso quisieron hacer leña de esta forma de un árbol ya caído?

Como hemos podido ver con todos estos ejemplos, la estrategia de la derecha mediática tuvo dos pilares fundamentales. El primero consistió en difundir lo que eufemísticamente podríamos calificar como inexactitudes o medias verdades en las informaciones relativas al Gobierno de Coalición. Mediante el segundo, se presentó a los miembros del este Gobierno de Coalición como  como vividores, como delincuentes (sí, Goebbels estaría orgulloso) o directamente como incompetentes. Esto último ha sido especialmente evidente en la campaña de infantilización sufrida por Irene Montero desde su nombramiento como Ministra de Igualdad en enero de 2020. Como dijimos unas líneas más arriba, términos como Pipi Calzaslargas (teniendo en cuenta que el Ministerio de Igualdad poco o nada tiene que ver con la Ley de Bienestar Animal), viaje de fin de curso o chupipandi (en referencia al equipo que viajó con Montero a Nueva York) en absoluto son términos elegidos al azar.

Y bien, a día de hoy Podemos es prácticamente un cadáver andante que no tiene casi presencia en las instituciones. La maquinaria política, mediática y judicial ha culminado un magnífico trabajo al conseguir lo que no se consiguió por vía electoral, y a la vez, a la formación morada, debido a los evidentemente pésimos resultados obtenidos en las últimas citas electorales, se le exige, en un asqueroso alarde de cinismo, un ejercicio de autocrítica desde los mismos medios que durante años se dedicaron a difundir informaciones “inexactas” sobre la propia formación y sus caras visibles.

Y cuando alguien reconozca a toro pasado que sí, que se publicaron muchas mentiras sobre Podemos, preguntadle dónde estaba

Por mucho que hayan salido a la luz los tejemanejes de esta campaña mediática, por mucho que hayan quedado en evidencia medios y sus trabajadores, por mucho que ahora una parte más o menos numerosa de la sociedad sea consciente de todo lo que acabo de exponer en este artículo, el mal ya está hecho. En cualquier circunstancia medianamente normal, cualquier periodista que difundiera una información falsa por desconocimiento debería ser considerado un incompetente y retirado de la profesión. En cambio, cualquier periodista que difundiera una información falsa intencionadamente debería ser considerado un estafador y retirado de la profesión. No obstante, ningún periodista que fue con ello pese a que era demasiado burdo ha tenido la menor consecuencia en su carrera o en su prestigio, todo lo contrario.

Esta es la única autocrítica posible. Cuando alguien aluda a los malos resultados de la izquierda en futuras elecciones, enseñadle este artículo. Y cuando alguien reconozca a toro pasado que sí, que se publicaron muchas mentiras sobre Podemos, preguntadle dónde estaba, qué hacía o cómo reaccionó cuando esas mentiras se estaban publicando.

Deja una respuesta

Required fields are marked *