fbpx
16 May 2022
DESTACADA, MEDIO AMBIENTE

Las poblaciones de insectos se han reducido un 70% en unas décadas 

Los insectos desempeñan funciones claves para el planeta que van desde la aireación del suelo hasta la polinización y el reciclaje de nutrientes

Cada año el número de insectos que sobrevuelan, se arrastran o excavan en algunas partes del planeta se reduce. La buena noticia, si es que se puede decir así, es que no todas las poblaciones de insectos están menguando tan rápidamente y, de hecho, algunas que viven en agua dulce, como los mosquitos y las efímeras, están creciendo un 1,08% por año.

El mundo de los insectos, que según se estima cuenta con hasta 30 millones de especies, desempeñan funciones claves para el planeta que van desde la aireación del suelo hasta la polinización y el reciclaje de nutrientes.

Las amenazas que afectan a los insectos oscilan entre la deforestación, el cambio climático y las especies invasoras hasta la agricultura industrializada e incluso la contaminación lumínica.

Evitar la apocalipsis de muchas de las criaturas más diminutas del planeta comienza con la comprensión de por qué son importantes estas famosas criaturas tan poco carismáticas. Los científicos dicen que su papel en nuestras vidas no debe infravalorarse, ni tampoco la necesidad de priorizar salvar a los insectos.

Las poblaciones de insectos se han reducido un 70% en unas décadas

Matthew Forister, ecólogo de insectos en la Universidad de Nevada, ha señalado que «los insectos, como cada parte del mundo natural, están disminuyendo, pero tienen la posibilidad de recuperarse. Es desalentador, pero no es demasiado tarde».

Por otra parte, decenas de expertos en insectos alertan que algunas poblaciones han disminuido en más del 70% en solo unas décadas y esto está causando una gran preocupación.

El descenso más significativo: los saltamontes

Los saltamontes son una de las especies que ha sufrido los descensos más significativos e insectos como mariposas, hormigas y saltamontes están disminuyendo un 0,92% anual, lo que equivale a un 9% por década. Las pérdidas son más fuertes en el oeste y medio oeste de EEUU y en Europa, especialmente en Alemania.

En 2019, Alemania prometió destinar casi 98 millones de euros a la conservación, supervisión e investigación de los insectos y Costa Rica apoyó a organizaciones internacionales que invirtieron 100 millones de dólares para realizar un inventario y secuenciar partes del ADN de «cada criatura multicelular del país a lo largo de una década».

Las soluciones a los problemas generales como el cambio climático requieren legislación y políticas nuevas, pero las personas pueden generar cambios para los insectos en sus jardines con la reducción del uso de plaguicidas y herbicidas, cultivando plantas autóctonas y limitando la iluminación exterior, que atrae y a menudo mata a los insectos nocturnos.