24 Jul 2024

Blog

El TC estudia devolver ‘simbólicamente’ el escaño a Alberto Rodríguez, pero ¿cómo se repara el daño?
POLÍTICA ESTATAL, PRINCIPAL

El TC estudia devolver ‘simbólicamente’ el escaño a Alberto Rodríguez, pero ¿cómo se repara el daño? 

¿No fue acaso el castigo a Rodríguez una exhibición desmesurada de poder?

En el mosaico de la política, el estruendo del cambio es a menudo silenciado por la reverberación del pasado. En este maremágnum, el escaño vacío de Alberto Rodríguez, exdiputado de Podemos, se convierte en el epicentro de un terremoto jurídico, una resonante ausencia en el escenario del Congreso de los Diputados. Los hilos del poder parecen entrelazarse y enmarañarse, empujando a Rodríguez fuera de la representación de 64.000 electores de Canarias, una decisión que tiene sus raíces en una sentencia que le condenó por una presunta pena de prisión de un mes y 45 días, reemplazada por una multa de 90 días.

EL DESENMASCARAMIENTO DE LA FANTASMA DE LA JUSTICIA

A medida que el reloj avanza hacia el pleno del Tribunal Constitucional del 21 y 22 de junio, la balanza de la justicia oscila, ponderando la posibilidad de restituir, aunque sea simbólicamente, el escaño a Rodríguez. Aquí se encuentra la sombra de la incertidumbre que planea sobre el escenario político, donde los silogismos de la justicia parecen enredarse en un laberinto de palabras y acciones.

Es dentro de este caos de la política y el derecho donde la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, se encuentra en medio de la tormenta. El Tribunal Constitucional, al considerar los recursos presentados contra la decisión de Batet y la sentencia del Tribunal Supremo, tiene ahora en sus manos la tarea de desenmarañar este enigma y de establecer precedentes que eviten que se repitan estos acontecimientos.

LOS FANTASMAS DEL PASADO EN LA POLITICA ACTUAL

Los ecos del pasado continúan resonando en la política actual. El rechazo inicial del Tribunal Constitucional a la medida cautelar de restitución del escaño para Rodríguez es un recordatorio sombrío de las dificultades inherentes a la lucha por la justicia. Aun así, la apertura del procedimiento de la medida cautelar da un atisbo de esperanza, como una vela encendida en la oscuridad de la injusticia.

El análisis de la magistrada María Luisa Balaguer sobre la posible inconstitucionalidad de la medida adoptada por Batet es un llamado a la reflexión. El escenario político, a menudo se asemeja a un tablero de ajedrez, con movimientos cuidadosamente calculados y estrategias maquinadas en las sombras. Pero al final del día, las piezas sobre el tablero no son meros peones; son representantes del pueblo, elegidos para representar y defender los intereses de sus electores.

Es precisamente aquí donde entra en juego el concepto de proporcionalidad. ¿Es justa la pérdida de la condición de diputado como resultado de una multa? ¿No es acaso este castigo una exhibición desmesurada de poder, una violación del principio de proporcionalidad que debería regir en un sistema de justicia verdaderamente equitativo?

LA DIGNIDAD DE LA REPRESENTACIÓN DEMOCRÁTICA

Es en este escenario judicial y político donde se libra la batalla final por el escaño de Rodríguez, una lucha que trasciende a un solo individuo y se convierte en un símbolo de la dignidad de la representación democrática. Como un moderno David contra Goliat, Rodríguez y su abogado, Gonzalo Boye, desafían la sentencia del Tribunal Supremo, denunciando la «desproporción de la medida sobradamente injustificada».

Y, en verdad, aquí radica el quid de la cuestión: la inexistencia legal de una pena de prisión inferior a tres meses, que, según la ley, debería ser sustituida por una multa. Pero esta premisa se ha visto eclipsada por una sentencia que, irónicamente, parece contradecir el espíritu de la ley que pretende aplicar. Al sostener que la pena de prisión es parte del fallo, a pesar de que debería ser sustituida por la multa, se abre un agujero negro de incoherencia legal que amenaza con engullir el sentido de justicia proporcional.

A LA SOMBRA DE UN FALLO CONTROVERTIDO

El castillo de naipes de la justicia se tambalea cuando la multa impuesta, que por sí sola no conllevaría la pérdida de la condición de diputado, se convierte en una pena de prisión de facto en el fallo. Esto trae a colación el principio de proporcionalidad nuevamente, como una canción recurrente en la sinfonía de la justicia. ¿Es proporcional que la mera mención de una pena de prisión en el fallo resulte en la pérdida de la condición de diputado, a pesar de que, en la práctica, la pena es simplemente una multa?

Esta incoherencia legal se convierte en un espejo que refleja los desafíos que enfrenta la justicia en su búsqueda de equidad y proporcionalidad. El Tribunal Constitucional, al resolver este dilema, tiene la oportunidad de aclarar este punto y, de este modo, trazar un camino hacia una interpretación más equitativa y proporcional de la ley para situaciones futuras.

LA BUSQUEDA DE LA CLARIDAD CONSTITUCIONAL

La discusión en curso sobre si la pena de prisión que inevitablemente debe ser sustituida por multa debe aparecer en el fallo es una encrucijada crucial en la senda hacia la justicia. Si el fallo refleja sólo la multa, como debería ser en realidad, entonces no habría motivo para la pérdida de la condición de diputado.

En última instancia, este caso abre la puerta a un debate más amplio sobre el principio de proporcionalidad en el sistema jurídico. La expulsión de Rodríguez ha levantado un velo sobre las contradicciones inherentes a la interpretación de la ley, mostrando cómo el castigo desproporcionado puede resultar en la privación de un escaño a un diputado y a sus electores.

Las circunstancias de la expulsión de Rodríguez exigen, por tanto, una aclaración. Debería ser el Tribunal Constitucional quien ofrezca esta clarificación necesaria, corrigiendo las fallas en la cadena de interpretación judicial y rescatando la dignidad de la representación democrática que se ha visto mermada.

EL LABERINTO JUDICIAL: UN CANTO A LA PROPORCIONALIDAD

Estamos navegando en un laberinto legal, en el que una decisión desproporcionada puede tener ramificaciones devastadoras. En este contexto, la historia de Rodríguez es una desgarradora narración de lo que puede suceder cuando la justicia y la política se entrecruzan y se desvían de su curso previsto. La ley es un instrumento de poder, y, como tal, su interpretación debe ser proporcional y justa. Cuando se usa de manera desproporcionada, como un martillo para aplastar una mosca, el sistema jurídico se desvía de su cometido principal: la equidad.

La decisión de Pedro Marchena, presidente del tribunal que emitió la sentencia, de negar cualquier error en el mantenimiento de la pena accesoria de inhabilitación, pese a su sustitución por multa, parece ser un claro ejemplo de desproporcionalidad. Como el fuego que consume la paja pero deja el grano, la condena parece obviar la naturaleza misma del castigo impuesto. Esta interpretación, en lugar de ser una expresión de justicia, parece más bien un espejismo de justicia, una quimera de proporcionalidad.

EN BUSCA DE UN EQUILIBRIO JUSTO

A la luz de estos acontecimientos, nos enfrentamos a una encrucijada en la interpretación de la ley. La disyuntiva está clara: ¿seguimos un camino de rigidez legal que ignora el espíritu de la proporcionalidad, o nos embarcamos en un camino hacia una interpretación más equitativa y justa de la ley?

La lección fundamental aquí es la importancia de la proporcionalidad en el ejercicio de la justicia. La historia de Alberto Rodríguez no es sólo la de un hombre contra el sistema, sino la de una sociedad que busca equilibrio en su sistema de justicia. Y aunque su escaño pueda ser devuelto sólo simbólicamente, el simbolismo no debería ser subestimado. Es una afirmación de que la justicia debe ser proporcionada, y una advertencia de que no debemos permitir que se distorsione su verdadero sentido.

En última instancia, lo que está en juego es la esencia de nuestra democracia, la garantía de que las voces de los electores no sean silenciadas por la mano pesada de la injusticia. El asunto Rodríguez nos ofrece una oportunidad única para corregir el rumbo, para reafirmar la importancia de la proporcionalidad y la equidad en nuestra justicia. Es un momento de reflexión y, esperamos, de acción.