23 Jun 2024

Blog

Un banco público para el fin de la desigualdad financiera
ECONOMÍA, PRINCIPAL

Un banco público para el fin de la desigualdad financiera 

El objetivo principal del banco público es abordar una cuestión largamente ignorada: la inclusión financiera

En un paso progresista hacia un futuro económico más equitativo, el partido Sumar ha propuesto la creación de un banco público. Esta innovadora propuesta no es sólo una estrategia económica, sino también una declaración de principios que marca una visión de inclusión financiera y desarrollo sostenible.

El objetivo principal del banco público es abordar una cuestión largamente ignorada: la inclusión financiera. Al proporcionar un acceso más fácil al crédito para las pequeñas y medianas empresas, los emprendedores y los ciudadanos de bajos ingresos, Sumar está adoptando un enfoque proactivo para reducir la desigualdad financiera.

El banco público promete actuar como una plataforma que canaliza los recursos financieros hacia proyectos que generen un impacto social y económico positivo. El enfoque está en el desarrollo sostenible y la generación de empleo, una necesidad crítica en la economía actual.

UNA FUERZA DE EQUILIBRIO EN EL SECTOR FINANCIERO

El banco público tiene el potencial para traer una competencia clave al sector financiero. Con el respaldo del Estado, este banco puede actuar como un contrapeso a la concentración de poder en manos de las entidades financieras privadas, una dinámica que ha favorecido históricamente a los más ricos a expensas de los menos privilegiados.

Otro aspecto notable de la propuesta del banco público es su compromiso con la sostenibilidad. En una época en que la transición ecológica es cada vez más urgente, el banco público podría desempeñar un papel activo en la financiación de proyectos estratégicos para la transición energética y la economía circular.

UNA IMPRONTA SOCIAL Y ECONÓMICA INNEGABLE

La propuesta de un banco público es un salto que podría tener un impacto positivo en la economía y en la sociedad. Promover la inclusión financiera permite a más personas y empresas acceder a servicios financieros, lo que a su vez podría impulsar el crecimiento económico y reducir las desigualdades.

Si bien la implementación de un banco público presenta desafíos y riesgos, Sumar está claramente comprometido a superar estos obstáculos. Con un diseño cuidadoso, una gestión eficiente, un marco regulatorio sólido y una supervisión adecuada, el banco público puede convertirse en una realidad.

5 MEDIDAS CLAVE PARA LIMITAR EL PODER DE LA BANCA

Además de un banco nacional, Sumar propone cinco medidas que limitan el poder de la banca y benefician a ciudadanas y ciudadanos:

  1. Regulación de los rendimientos de los depósitos bancarios: Sumar propone regular los rendimientos de los depósitos bancarios para evitar prácticas oligopólicas y garantizar una remuneración justa para los ahorradores.
  2. Vinculación de los intereses de los depósitos a los intereses de los préstamos: Esta medida busca evitar que los bancos obtengan beneficios excesivos a través de comisiones elevadas. Se establecerá un mecanismo para vincular los intereses de los depósitos a los intereses de los préstamos, evitando así prácticas abusivas.
  3. Limitación de las comisiones bancarias: Sumar propone limitar las comisiones bancarias, que han aumentado debido a la falta de competencia y la concentración del sector. Esta medida busca proteger a los clientes y garantizar que las comisiones sean justas y razonables.
  4. Refuerzo de los sistemas de control y supervisión bancaria: Sumar propone reforzar los sistemas de control y supervisión bancaria, en línea con el Derecho de la Unión Europea. Se creará una autoridad independiente de supervisión, adscrita al Banco de España, y se regulará el cuerpo de inspectores y auditores informáticos de entidades de crédito.
  5. Recuperación de competencias financieras para la empresa Sociedad Estatal Correos y Telégrafos: Sumar propone que Correos, además de prestar el servicio postal universal, también ofrezca servicios financieros minoristas de ahorro y depósito en todas sus oficinas. Esto contribuiría a reducir la concentración bancaria y aumentar la competencia, así como a garantizar el acceso a servicios financieros básicos en todas las poblaciones y municipios.