01 Oct 2022
POLÍTICA ESTATAL, PRINCIPAL

«Bebido total, se pasó con el vino»: revelan detalles del Rey Juan Carlos en Botswana 

Hace 10 años el Rey Juan Carlos era fotografiado en Botswana.

Hace 10 años que Juan Carlos fue fotografiado en un safari de Botswana delante de un elefante muerto, donde comenzaría a decaer su popularidad y terminaría cediendo su reinado.

image 34

Explican que aquel día le dijo a una aristócrata alemana que «Hago lo que me da la gana porque para eso soy el Rey de España», indican diversos medios a través de las palabras de el jefe de Seguridad del Rey.

La euforia de la cacería hizo que aquella noche se le fuera la mano con la fiesta y la bebida hasta altas horas de la madrugada: «El vino no faltaba porque Juan Carlos I se había llevado al safari todo un cargamento de botellas de Vega Sicilia y Alión. El Rey ya estaba bebido total. Se había pasado con el vino».

Según el Nacional allí fue cuando tropezó y al caer, se fracturó las caderas. Fue Corinna quien quiso acelerar el retorno a España de Juan Carlos cuando el jefe de seguridad del monarca le dijo preocupado: «El Rey se nos muere. Sufre una hemorragia interna».

«La parranda de la noche anterior en la que Su Majestad se había excedido con la bebida, sobre todo con el vino, y el golpe en la cadera tras pegarse un batacazo, colocaban la salud del jefe del Estado en una situación crítica», explican a OkDiario

«El monarca era un poseso en materia de la bebida y la comida. Daba instrucciones para que, en sus viajes, aunque fueran a África, nunca faltara jamón de bellota, tortilla de patata, latas con ventresca de atún y sardinas, entre otros alimentos», añaden.

Tras la operación perpetró aquel «lo siento mucho. Me he equivocado. No volverá a ocurrir».

Estos son todos los delitos que la fiscalía atribuye al rey Juan Carlos pese al carpetazo 

Fraude de Juan Carlos

Juan Carlos defraudó por encima, con creces, del importe de 120.000 euros que el artículo 305 del Código Penal establece como umbral del delito.

Esto se ha dilucidado a raíz de la indagación de la forma en la que se produjo la adjudicación, en octubre de 2011, de las obras de la segunda fase de la construcción del AVE a La Meca (Arabia Saudí) al consorcio Al-Shoula.El mandato de Almeida, de polémica en polémicaVídeo | «Su tristeza es alivio para millones de demócratas»: las reacciones en la sede …Matilde García Duarte, coordinadora general de alcaldía de Madrid, facilitó el ‘e-mail’…Leer más

En este caso la fiscalía investigó una posible relación con el ingreso de 64.884.405 euros el 8 de agosto de 2008 por el entonces Rey de Arabia Saudí en la cuenta de la Fundación LUCUM de la que Juan Carlos I era titular.

Finalmente, en el 2012, el emérito transfirió todos los activos de LUCUM a la cuenta de Corinna como “donación irrevocable”. Todos estos movimientos se hicieron, siempre según la fiscalía sin declarar a Hacienda “las rentas y rendimientos obtenidos” desde el 2008 al 2012. Ni en el 2012 ni en años posteriores el emérito presentó declaración informativa de los bienes y derechos en el extranjero.

Tras archivar la causa existen dos hipótesis abiertas, o una donación u otro concepto de naturaleza desconocida.

Cohecho y blanqueo de capitales

«Se trataría, pues, de un regalo que pudiera haber sido recibido en consideración a la condición de Jefe del Estado que Juan Carlos I desempeñaba en 2008 y, por tanto, susceptible de integrar el delito de cohecho».

Las operaciones que se hayan llevado a cabo tras el ingreso de 64.884.405 euros podrían encajar en un delito de blanqueo de capitales.

Finalmente la fiscalía apunta que estos hechos también habrían quedado en nada porque terminaron en 2012, cuando Juan Carlos era inviolable. 

Regularizaciones

La fiscalía no ha podido establecer que haya una contraprestación por el importe total de 516.606,32 euros en transferencias efectuadas entre 2016 y 2019 por Allen de Jesús Sanginés Krause a Murga Mendoza «y de las que ha sido beneficiario directo o indirecto» Juan Carlos I.

Ahora bien, estos traspasos están sujetos al impuesto de sucesiones y donaciones y el 9 de diciembre de 2020 el rey emérito presentó ante la Agencia Tributaria 556.412,50 euros y los correspondientes recargos e intereses de demora.

Esto es algo que el rey emérito regularizó en febrero de 2021 con autoliquidaciones complementarias por el IRPF correspondientes a los ejercicios 2014 a 2018 de un total de 4.416.757,46 euros.