07 Oct 2022
DESTACADA, INTERNACIONAL

El horror de las imágenes de fosas comunes en Mariúpol 

Mariúpol es una de las ciudades más castigadas en la guerra de Ucrania.

Durante los nueve días de asedio a la ciudad de Mariúpol se ha informado de que han muerto al menos 1.200 personas, según las autoridades locales, y algunos de los cadáveres ya han tenido que ser enterrados en fosas comunes. 

Durante más de una semana la ciudad está al límite, sin agua, luz o calefacción, bajo las bombas. «Los víveres, así como los medicamentos, ya han comenzado a escasear», informan desde RTVE.

image 44

La relevancia de esta ciudad asediada por Rusia radica en su salida al puerto del mar de Azov y hacia el sur de Ucrania, lo que supondría unificar la región con Crimea.

El Comité Internacional de Cruz Roja ha alertado este jueves de que la situación «es cada vez más grave y desesperada» y recuerda que, sumado a las penurias de la guerra, «la gente ya está enfermando por el frío».

Mikel Ayestaran explicaba en El Intermedio la situación que están viviendo. «Mariúpol lleva 10 días cercada. La población sigue sin agua, sin electricidad y casi sin comida. Están abriendo fosas comunes para enterrar los cadáveres; dan instrucciones a la población sobre cómo tienen que identificar los cuerpos para sacarlos cuando la cosa se tranquilice y darles el funeral que merecen», ha señalado al respecto.

Asimismo, ha manifestado que están viviendo «una situación extrema». «Por mucho que se hable de la apertura de corredores, Mariúpol no solo no se abre, sino que están llegando rusos para intensificar la ofensiva», ha manifestado.

Diálogo en Turquía

La primera reunión entre los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia y Ucrania, Sergey Lavrov y Dmytro Kuleba, y su homólogo turco, tuvo lugar hoy en Turquía. Según Dmytro Kuleba, las demandas de Ucrania incluían un alto el fuego, protección humanitaria para la población civil y la retirada del ejército ruso de Ucrania.

La reunión no trajo ningún progreso. Dmytro Kuleba dijo que si bien Ucrania está lista para un diálogo, la guerra no puede detenerse si Rusia no quiere lo mismo. Sergey Lavrov, por su parte, indicó que las demandas rusas a Ucrania son bien conocidas y que Rusia evitará volver a depender de Occidente.