fbpx
DESTACADA

Comienza el juicio contra Salvini por secuestro de personas del Open Arms: «España ha hecho en Ceuta y Melilla cosas que no ha hecho ni Italia» 

El exministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, está acusado de secuestro de personas, lo que llevaría una pena de hasta 15 años de cárcel.

El exministro de Interior italiano y líder de la ultraderechista Lega, Matteo Salvini, ha comparecido a la primera vista del proceso en el que está imputado en el Tribunal de Palermo, en Sicilia.

El político italiano se enfrenta a penas que suman hasta 15 años de prisión por el bloqueo del barco Open Arms.

Sin embargo, Salvini no ha rebajado su discurso. Al salir del juzgado ha arremetido contra las ONG como Open Arms: «no se mueven por humanidad sino por «intereses económicos».

OIP 4

«Hay varias investigaciones sobre el dinero que las ONG ganan por estos tráficos, por lo que no me gustaría que más allá de la humanidad lo que haya es interés económico en este tráfico de seres humanos», ha declarado Salvini.

Además, arremetía contra España: «Una nave española que tiene que ir a España no es un abuso. Los barcos españoles tienen que volver a España, sobre todo si España les ha ofrecido hasta dos puertos y no estar al capricho de un señor que quizá tiene otras intenciones. Es algo simple, una barco de bandera española va a España. Si España no controla a sus barcos, es un problema», ha subrayado el exministro. «España ha hecho en Ceuta y Melilla cosas que no ha hecho ni Italia», sentenciaba.

También ha señalado que hasta 12 gobiernos socialistas en Europa quienes están protegiendo sus fronteras y «construyendo muros». 

Desde el Open Arms explican que «terminada la primera audiencia de juicio #OpenArms #Mision65 contra Salvini en la que el juez ha admitido todos los testigos y las pruebas requeridas. Estamos satisfechos».

El concejal de Derechos Ciudadanos del Ayuntamiento de Barcelona, Marc Serra, ha anunciado que el ayuntamiento quiere que el exministro del Interior italiano, Matteo Salvini, pague una reparación simbólica y económica por los daños causados a la ciudad con el «secuestro» del barco Open Arms en el verano de 2019, porque en ese momento la ONG contaba con una aportación municipal de medio millón de euros que cubría el 35% de los gastos de la entidad.