23 May 2024

Blog

Suecia, una nación en busca del elitismo económico: deportará a los inmigrantes que ganen menos de 3.345 dólares al mes
DESTACADA, ECONOMÍA, INTERNACIONAL

Suecia, una nación en busca del elitismo económico: deportará a los inmigrantes que ganen menos de 3.345 dólares al mes 

Suecia, conocida por su política migratoria abierta en comparación con otros países de la UE, ha decidido cambiar de rumbo. A partir del 1 de noviembre, las y los inmigrantes que no alcancen un ingreso del 80% del salario mediano, equivalente a 3,345 dólares canadienses, no podrán obtener ni renovar sus permisos de trabajo. Esta medida, que duplica el requerimiento salarial anterior, ha sido bautizada como «Requisito de Mantenimiento Aumentado para Inmigrantes Laborales», y fue aprobada en 2022.

La justificación oficial para este cambio es «reducir la inmigración laboral poco cualificada». Detrás de esta declaración se esconde una realidad más compleja y preocupante: la creciente importancia que se le da al dinero y al estatus económico por encima de la contribución humana y social. Al establecer un umbral salarial, Suecia está enviando un mensaje claro: solo las personas que ganan lo suficiente son bienvenidas. Pero, ¿qué pasa con aquellos inmigrantes que, aunque no ganen grandes salarios, contribuyen de manera significativa a la sociedad sueca? ¿Qué pasa con aquellos que trabajan en sectores esenciales pero menos remunerados?

EL RIESGO DE UNA SOCIEDAD ESTRATIFICADA

La decisión de Suecia de vincular el derecho a vivir y trabajar en el país al salario que una persona gana es un reflejo de una tendencia global hacia el clasismo y la estratificación social basada en el ingreso. Esta política no solo excluye a aquellos que no cumplen con un cierto criterio salarial, sino que también perpetúa la idea de que el valor de una persona se mide por su capacidad económica.

Esta declaración podría aplicarse también a la situación en Suecia. Al ignorar las voces y las contribuciones de aquellos que no cumplen con un cierto umbral salarial, Suecia está pasando por alto una narrativa importante: la de las y los inmigrantes que, a pesar de no ganar grandes salarios, juegan un papel crucial en la sociedad.

EL DESAFÍO DE RECONCILIAR ECONOMÍA Y HUMANIDAD

La nueva política migratoria de Suecia plantea un desafío importante: ¿cómo reconciliar las necesidades económicas con los valores humanos? Si bien es comprensible que un país quiera proteger su economía y garantizar que las y los inmigrantes contribuyan de manera significativa, es esencial que estas políticas no se hagan a expensas de la dignidad y los derechos humanos. Las y los inmigrantes son mucho más que simples cifras salariales; son personas con sueños, aspiraciones y el deseo de contribuir a su nueva patria. Es fundamental que Suecia y otros países recuerden esto al formular políticas migratorias.

Deja una respuesta

Required fields are marked *