fbpx
16 May 2022
DESTACADA, INTERNACIONAL

Vídeo | Lección magistral de Julio Anguita sobre el Sáhara 

Julio Anguita hacía unas declaraciones sobre el Sáhara que siguen vigentes y de plena actualidad.

«La bandera española se rió miserablemente y entregamos al Sahara, lo dimos, claudicamos», comenzaba sentenciando Julio Anguita.

«El Gobierno español, como Gobierno de España, es responsable ante las Naciones Unidas de todo lo que está ocurriendo allí, puesto que todavía para Naciones Unidas, Estados Unidos, perdón, España en estos momentos es la potencia que colonizó y tiene la responsabilidad».

image 75

«Segunda cuestión, la marcha verde fue impulsada y dirigida por Estados Unidos, el telegrama que se manda desde la Embajada estadounidense en Beirut dando Kissinger en Jerusalén, aquello fue una agresión brutal, fue un acto de pillaje con Hassan segundo a la cabeza. Y España se retiró por varias circunstancias», continuaba.

Sigue Anguita su elucubración afirmando que Francia apoya a Marruecos, «porque no quieren que los americanos se queden solos, porque son los que están llevándose el fosfato de Fos Bucraa», «hierro, circonio, etc. con lo que Marruecos gana unos mil doscientos millones de euros que pasan directamente a los bolsillos de Mohammed V, no a Marruecos».https://985fc2bf7413d870f82b1f0217a3e2db.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

A partir de ahí, continúa, «todo lo que hay es un acto de piratería con unas Naciones Unidas arrojadas, con una Unión Europea que es igual de cobarde que lo está siendo en Israel».

Finaliza la intervención concluyendo que «no hay sentido de la dignidad ni del derecho internacional», pero antes de terminar se pregunta por qué podemos hacer, «ya que nuestro gobierno no va a hacer absolutamente nada, porque es débil política e ideológicamente».

Responde, «a los que estamos en las calles apoyando al Sáhara presionen al gobierno, no vayan a Marruecos, boicoteen toda relación económica con el reino de Marruecos, pero trate muy bien a los migrantes marroquíes para que sepan la diferencia entre un Estado y un Estado despótico».