20 Jun 2024

Blog

Vanesa, 5 años de cárcel por protestar por sus derechos básicos: «Me echaron sin despido, sin indemnización y sin nada»
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Vanesa, 5 años de cárcel por protestar por sus derechos básicos: «Me echaron sin despido, sin indemnización y sin nada» 

Su historia es un llamado de atención sobre la necesidad de proteger los derechos de los trabajadores y asegurar que las protestas pacíficas no se conviertan en delitos penales.

Vanesa Sánchez, ex limpiadora en la Delegación de Turismo de la Junta de Andalucía en Granada, se enfrenta a un proceso judicial que parece más propio de una película de suspense que de la realidad laboral española. Trabajó once años ininterrumpidamente, pero su vida dio un giro inesperado cuando fue despedida tras el cambio de empresa en una licitación. Mientras sus compañeros fueron subrogados, ella fue dejada atrás, única y desamparada. «Me echaron sin despido, sin indemnización y sin nada», recuerda Vanesa con amargura a EPE.

UNA PROTESTA QUE CONDUCE A LA UCI

La respuesta de Vanesa a esta injusticia fue protestar. Durante más de un año, todos los viernes, se manifestó en la puerta del edificio exigiendo su readmisión. Pero su lucha pacífica se convirtió en una pesadilla legal cuando la Junta de Andalucía la acusó de desórdenes públicos y amenazas durante una de estas protestas. «Sólo entramos, protestamos y nada más», explica Néstor Salvador, portavoz del sindicato SAT, en Granada al mismo medio. La Fiscalía, aunque rebajó la solicitud de prisión de 5 años y 3 meses a 1 año y 7 meses, sigue manteniendo cargos contra ella.

LA LUCHA DE VANESA: UN REFLEJO DE UNA REALIDAD MÁS AMPLIA

La situación de Vanesa no es un caso aislado, sino un reflejo de una realidad laboral más amplia, donde los derechos de los trabajadores a menudo son ignorados o violados. «Todo este proceso me está pasando factura. Tengo un problema cardiaco que se me está agravando con todo este proceso», comenta Vanesa, evidenciando el impacto que situaciones de estrés laboral y judicial pueden tener en la salud.

LA RESPUESTA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

La Junta de Andalucía, por su parte, se desentiende de la situación de Vanesa, alegando que «nosotros no podemos readmitir a una persona que no trabajaba para nosotros». Este tipo de respuesta burocrática ignora el sufrimiento humano y el derecho a un trabajo digno. La delegación de Turismo justifica la denuncia afirmando que hubo intimidación a los funcionarios durante la protesta, pero este argumento es debatido por los implicados.

UN CASO QUE PONE DE RELIEVE LA LUCHA POR LOS DERECHOS LABORALES

El caso de Vanesa Sánchez es un ejemplo de cómo las luchas laborales pueden escalar hasta convertirse en batallas judiciales. Su historia es un llamado de atención sobre la necesidad de proteger los derechos de los trabajadores y asegurar que las protestas pacíficas no se conviertan en delitos penales. A medida que Vanesa se enfrenta a su juicio, su caso resuena como un grito de resistencia contra la injusticia laboral y la criminalización de la protesta.

Deja una respuesta

Required fields are marked *