22 Feb 2024

Blog

Una historia de olivos y cactus. Por Bassem Youssef
DESTACADA, OPINIÓN

Una historia de olivos y cactus. Por Bassem Youssef 

“Dondequiera que veas cactus, debes saber que en ese lugar había una aldea palestina”. Eso es lo que te dicen si alguna vez visitas Cisjordania. Israel ha estado derribando, arrasando y borrando pueblos y ciudades durante décadas para terraformar la tierra. Pero el problema es que el cactus sigue creciendo. No importa cuánto intenten destruir la tierra y el suelo y construir sus asentamientos, los cactus siguen regresando.

Una amiga mía acaba de regresar de allí trayendo un regalo para mí: aceite de oliva exprimido localmente en su pueblo en Cisjordania. “Olvídate de los productos comerciales que compras en las tiendas. Exprimimos el petróleo en nuestras propias aldeas”. Exprimen las aceitunas en los molinos de piedra, utilizan bolsas de paja limpias y específicas para exprimirlas en las máquinas extrusoras. El mismo proceso que se ha realizado durante 100.200, 400, tal vez 600 años. Tan viejos como estos árboles. Se toma un producto de la tierra, lo exprimes hasta sus límites y obtienes ese oro verde puro. Una poción curativa de vida. “Solo pon un poco de aceite” es la respuesta para todo en Palestina.

¿Hambriento? Agregar el aceite. ¿Un poco enfermo? Frote el aceite. ¿Quieres sentirte mejor con el mundo? Un petróleo tan antiguo como la tierra está a su disposición. No son sólo olivos. Son familia. Están ahí para alimentarte, curarte y cuidarte. ¿Cómo puedes desarraigar a un miembro de la familia y llamar tuya esta tierra? No tengo ni idea. Los árboles no están de acuerdo con eso. Y los cactus definitivamente no están de acuerdo con eso.

¡Quizás lo entendimos todo mal! Quizás los olivos no sean sólo una extensión del patrimonio palestino. Quizás los propios palestinos sean una extensión de la tierra. Son como los árboles. Puedes vencerlos, puedes presionarlos, puedes exprimirlos y empujarlos más allá de los límites humanos. Pero no mueren. Como aceitunas trituradas que producen oro verde. Y de la muerte nacerán un millón de vidas. Y su dolor eventualmente será la poción curativa para todos nosotros. Y si intentas arrancarlos de raíz, no desaparecerán. Crees que lo harán. Pero regresan. Como cactus. Para desafiarte, para defenderte, aceptar tu abuso y pincharte de nuevo. Están ahí, para quedarse. Para siempre.

Deja una respuesta

Required fields are marked *