09 Dic 2023

Blog

Toda una vida de coherencia política: el ejemplo de Sánchez Gordillo
POLÍTICA ESTATAL, PRINCIPAL

Toda una vida de coherencia política: el ejemplo de Sánchez Gordillo 

Javier F. Ferrero

Juan Manuel Sánchez Gordillo se destaca como una figura singular en el panorama político español debido a su coherencia política a lo largo de su carrera

Decía el escritor francés Victor Hugo que «no hay nada más poderoso que una idea cuyo tiempo ha llegado». Y es que, en ocasiones, algunos políticos parecen tener una visión del futuro más clara que el resto de la sociedad. Uno de ellos es Juan Manuel Sánchez Gordillo, un hombre que ha demostrado una coherencia política a lo largo de su carrera que lo convierte en una figura singular dentro del panorama político español. Su defensa de los derechos de los trabajadores, la lucha contra el capitalismo y su oposición a la corrupción lo convierten en un auténtico referente para aquellos que buscan una política más justa y solidaria.

En este artículo repasaremos su vida, su ideología y su carrera política, prestando especial atención a sus principales logros y críticas.

Vida temprana y formación académica

Juan Manuel Sánchez Gordillo nació el 5 de febrero de 1952 en Marinaleda, una pequeña localidad de la provincia de Sevilla. Hijo de una familia humilde, Sánchez Gordillo se crió en un ambiente rural y trabajó en el campo desde temprana edad. En 1970, se trasladó a Sevilla para estudiar Historia en la Universidad de Sevilla, donde se graduó en 1975.

Trayectoria política

Sánchez Gordillo comenzó su carrera política en los años 70, cuando se unió al Partido Comunista de España (PCE). Posteriormente, se integró en Izquierda Unida (IU), y fue elegido alcalde de Marinaleda en 1979, cargo que ha mantenido hasta la actualidad. Durante su mandato, ha llevado a cabo numerosas iniciativas para mejorar la vida de los habitantes de la localidad, como la creación de cooperativas agrarias y la construcción de viviendas sociales. Además, ha sido diputado en el Parlamento de Andalucía en varias legislaturas.

En 1995, Sánchez Gordillo es elegido como alcalde de Marinaleda, un cargo que ha ocupado desde entonces. Durante su mandato, ha impulsado iniciativas destinadas a mejorar la vida de los habitantes del municipio, tales como la construcción de viviendas sociales, la creación de empresas locales y la puesta en marcha de proyectos agrícolas y ganaderos. Además, ha sido un firme defensor del derecho a la tierra y ha participado en numerosas ocupaciones de fincas que se encontraban abandonadas o que habían sido adquiridas de forma fraudulenta.

Su labor como alcalde ha sido reconocida tanto a nivel nacional como internacional, y ha recibido numerosos premios y distinciones, entre ellos el Premio Andalucía de Agricultura y Pesca en la categoría de Agricultura Ecológica y el Premio de la Ciudadanía del Consejo General de la Abogacía Española.

Sánchez Gordillo ha sido también un activista político destacado en el panorama nacional. En 1993 se unió a Izquierda Unida, partido del que ha sido diputado en el Parlamento de Andalucía en varias legislaturas. En 2012, su nombre saltó a la primera plana de los medios de comunicación nacionales e internacionales cuando lideró una acción en la que un grupo de activistas entró en dos supermercados y se llevó carros llenos de comida que después fueron entregados a bancos de alimentos y a comedores sociales. Esta acción, que fue bautizada como el «Asalto a los Supermercados», generó un intenso debate sobre la situación de pobreza y exclusión social que afecta a una parte importante de la población española.

En 2014, Sánchez Gordillo se presentó como candidato a las elecciones europeas en la lista de Izquierda Unida, obteniendo más de 200.000 votos y convirtiéndose en uno de los políticos más mediáticos de la campaña. En las elecciones generales de 2015, fue cabeza de lista por Jaén al Congreso de los Diputados, logrando un escaño que revalidó en las elecciones de 2016. En su papel de diputado, ha destacado por su defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, así como por su lucha contra la corrupción política.

En 2018, Sánchez Gordillo abandonó Izquierda Unida y fundó junto a otros activistas y políticos de izquierda el partido político Andalucía en Pie, con el que concurrió a las elecciones autonómicas de diciembre de ese año. La formación obtuvo un escaño en el Parlamento de Andalucía, ocupado precisamente por Sánchez Gordillo, quien se ha convertido en uno de los diputados más activos y combativos de la cámara.

Ideología y activismo social

Sánchez Gordillo se define a sí mismo como un comunista libertario y un anarquista. Ha mostrado una gran preocupación por los derechos de los trabajadores, siendo un defensor acérrimo de la lucha contra la precariedad laboral y la explotación, así como de la defensa de los derechos sindicales. En este sentido, ha apoyado la huelga como herramienta de lucha para conseguir mejoras laborales y ha denunciado la falta de protección que sufren muchos trabajadores.

Por otro lado, Sánchez Gordillo también se ha mostrado muy crítico con el capitalismo y con las políticas neoliberales. Ha abogado por un modelo económico más justo y equitativo, que tenga en cuenta las necesidades de los más desfavorecidos. Para ello, ha defendido medidas como la nacionalización de los servicios públicos, la eliminación de los paraísos fiscales y la defensa de un salario mínimo interprofesional digno.

Además, Sánchez Gordillo ha sido un defensor de la justicia social y de la solidaridad. Ha denunciado la pobreza y la exclusión social que afectan a una gran parte de la población y ha propuesto medidas para reducir la brecha entre ricos y pobres. En este sentido, ha apoyado iniciativas como la renta básica universal o la eliminación de los desahucios.

En cuanto a la cuestión nacional, Sánchez Gordillo se ha posicionado a favor del derecho a decidir de los pueblos y ha apoyado el derecho a la autodeterminación de Cataluña y otros territorios. En este sentido, ha denunciado la represión que ha sufrido el movimiento independentista y ha apoyado la celebración de un referéndum.

Polémicas

A lo largo de su carrera política, Sánchez Gordillo ha generado numerosas polémicas y ha sido objeto de críticas por parte de diversos sectores. Una de las más conocidas fue su participación en la conocida «expropiación» de un conocido supermercado en el municipio sevillano de Écija en 2012, en la que se llevó a cabo una acción simbólica para denunciar la especulación y la injusticia social. La acción fue criticada por algunos como un acto de vandalismo y una falta de respeto a la propiedad privada.

Otra polémica en la que se vio envuelto Sánchez Gordillo fue el conocido como «caso de los ERE», un escándalo de corrupción en el que se investigó el supuesto uso fraudulento de fondos públicos en Andalucía. Sánchez Gordillo fue señalado por algunos medios como uno de los beneficiarios de estos fondos, aunque posteriormente se demostró que no era cierto y que solo se intentó dañar políticamente.