23 May 2022
DESTACADA, INTERNACIONAL

Se derrumba el mercado de los NFT 

Las ventas de los NFT (Tokens No Fungibles) han disminuido un 92% desde su pico más alto el año pasado

Para entender el concepto de los NFT, primero hay que saber y entender que existen bienes fungibles y bienes no fungibles. Los bienes fungibles son los que pueden intercambiarse, teniendo un valor en función de su número, medida o peso. Y los bienes no fungibles son los que no son sustituibles.

Un ejemplo de bienes fungibles es el dinero, ya que lo puedes intercambiar y cuando lo utilizas se consume. Un ejemplo de bien no fungible sería una obra de arte, ya que no se consume al utilizarse y tampoco puede ser sustituido por otro cuadro al no ser equivalente.

nft

Las siglas NFT significan token no fungible, son unidades de valor que se le asignan a un modelo de negocio, como por ejemplo el de las criptomonedas. La gente los compra y se gasta tanto dinero en ellos porque creen que su valor va aumentar con el tiempo, y luego podrán venderlo por más dinero.

Pero el mercado del NFT se está derrumbando. En marzo de 2021, un NFT del primer tuit del cofundador de Twitter, Jack Dorsey, se vendió por 2,7 millones de euros a Sina Estavi, directora de la empresa de blockchain Bridge Oracle. A principios de este año, el Sr. Estavi puso a subasta el NFT y no recibió ninguna oferta superior a 12.000 euros.

La venta de NFT cayó una media diaria de alrededor de 17.000 esta semana, una disminución del 92% de las 225.000 en septiembre, según el sitio web NonFungible. La cantidad de billeteras activas en el mercado cayó un 88% a casi 14.000 la semana pasada desde un máximo de 119.000 en noviembre.

Desde enero el interés de las NFT ha caído aproximadamente en un 80%. La gente ya no busca NFT en Google. Aedmás, el desequilibrio entre la oferta y la demanda también está perjudicando al mercado de NFT. Hay alrededor de cinco NFT por cada comprador. A finales de abril, se vendieron 9,2 millones de NFT a 1,8 millones de personas.

Los factores de la caída

La caída parece estar provocada por varios factores que van desde la inflación hasta la guerra en Ucrania y un mayor escrutinio regulatorio de los NFT por parte de la Comisión de Bolsa y Valores.

Los coleccionistas entusiastas del arte digital ya han advertido que podría estar en camino un «caída catastrófica del mercado», ya que el campo se satura debido a lo versátiles y accesibles que son las NFT.

Además se espera que los NFT estén sujetos a una mayor regulación. La Comisión de Bolsa y Valores de EEUU está examinando a los creadores de NFT con el objetivo de colocar más controles sobre el mercado. Estos cambios están provocando que la gente esté abandonando el FOMO a favor del apego real a los artistas y creadores. Por otro lado, las personas se están centrando en crear tokens con una utilidad real.

En 2021, músicos, artistas, celebridades y empresas se subieron al carro de NFT. Grandes empresas Coca-Cola, Taco Bell, Nike o McDonald’s invirtieron en sus inicios para crear productos basados en estos tokens pensando en un futuro mundo digital. Esta práctica llego a otros sectores, como el de los videojuegos e incluso fabricantes de hardware como Biostar o ASRock se metieron en dicho negocio.

Pero el valor de esta burbuja se empieza a desmoronar. Los proyectos de NFT se han caracterizado en gran medida por promesas excesivas, estafas y fugas.

En la actualidad no se puede hacer mucho con un NFT. La utilidad debería ser la consigna de la creación de un NFT. Un ecosistema de blockchain en maduración debería permitir a los titulares de NFT una propuesta de valor más allá de la estética. Los NFT podrían permitir el acceso a experiencias únicas o beneficios para la propiedad, entre muchas aplicaciones potenciales.

Tal y como explica Magnet, la promesa de la utilidad se basa en gran medida en una infraestructura más completa y capaz. Las cadenas de bloques de capa 1, como Solana y Flow, ofrecen velocidades de transacción mucho mejores que ethereum. El próximo gran desafío es la interoperabilidad, que se puede lograr mediante el dominio de una sola cadena o soluciones de cadenas cruzadas expandidas. A medida que crece la interoperabilidad, también deben hacerlo las medidas de seguridad cibernética para evitar el creciente número de ataques fraudulentos a estas soluciones.