23 May 2024

Blog

¿Por qué hay personas pobres que se oponen a la redistribución de la riqueza?
DESTACADA, ECONOMÍA

¿Por qué hay personas pobres que se oponen a la redistribución de la riqueza? 

Jaime CoulboisThe Conversation

¿Por qué hay personas pobres que no apoyan la redistribución de la riqueza a pesar de que se beneficiarían de que hubiese más impuestos para los ricos y más servicios públicos?

La cuestión de qué determina el apoyo a la redistribución de la riqueza es una pregunta clásica en ciencia política que ha sido abordada en numerosos estudios. Al fin y al cabo, el debate en torno a cuánto debe redistribuir el Estado es uno de los elementos fundamentales del enfrentamiento político.

Tradicionalmente, la izquierda ha defendido la redistribución de la riqueza a través de políticas públicas que forman parte del Estado de bienestar, como la sanidad o la educación públicas, así como sistemas de subsidios y ayudas a diversos colectivos. Frente a esto, la derecha reivindica argumentos como la eficiencia económica y el mejor reparto de recursos que realiza el mercado frente a un Estado que a veces considera ineficiente en esta tarea.

Con pocos recursos y tras perder el empleo (o parte de los ingresos menos), apoyamos más la redistribución

Centrándonos en qué influye en el apoyo a la redistribución de la riqueza, en primer lugar, debemos aclarar que la situación económica individual sí importa. Las personas con menos recursos, en general, apoyan más la redistribución de la riqueza. Más concretamente, los individuos buscan a la vez maximizar sus ingresos y también minimizar los riesgos de perderlos.

Pero, además, se ha observado que el apoyo a la redistribución de la riqueza tiende a aumentar entre las personas que pierden su empleo y las que pierden parte de sus ingresos, aunque no está claro si este efecto es permanente o, por el contrario, desaparece una vez que los individuos logran recuperarse económicamente.

Sin embargo, las personas no forjan sus posiciones políticas solamente de acuerdo con su situación personal y su beneficio económico. También entran en juego numerosos factores no materiales.

Otros condicionantes más allá de la ideología: ¿pesa más la suerte o el esfuerzo?

El que probablemente resulte más obvio es la ideología. En general, las personas de izquierdas son más favorables a la redistribución que las de derechas. Sin embargo, hay una larga lista de factores no relacionados con la situación económica de los individuos que también influyen en su apoyo a la redistribución:

Personas ricas y personas pobres

Todos estos factores se entremezclan y se combinan, actuando en conjunto con los que guardan relación con las circunstancias económicas de los individuos. Sin embargo, se ha demostrado que el efecto de estos factores no económicos es más fuerte entre las personas ricas que entre las pobres. Es decir, entre las personas con menos recursos económicos el apoyo a la redistribución de la riqueza es más homogéneo y depende menos de las creencias que entre las personas más acomodadas.

Tal y como explicaba al principio, la redistribución de la riqueza es uno de los elementos fundamentales que estructuran la competición política, y la posición en esta cuestión influye en el voto y, en consecuencia, en qué partidos acceden al poder.

Por tanto, entender qué contribuye a que las personas apoyen más o menos la redistribución de la riqueza y el Estado de bienestar es una forma también de comprender mejor qué hace que en algunos países existan sistemas de redistribución más ambiciosos, mientras que en otros se tolere un mayor nivel de desigualdad económica.

Deja una respuesta

Required fields are marked *