fbpx
26 Feb 2021
DERECHOS Y LIBERTADES, PRINCIPAL

Un hombre de 57 años pierde un ojo tras la agresión de un neonazi en Asturias 

El neonazi, de 27 años, se muestra en redes sociales con emblemas como la Cruz de Borgoña o lemas como Plus Ultra. Fue detenido y enviado a prisión.

El hombre mayor, de 57 años, ha perdido un ojo tras recibir los golpes de J. C. L., apodado ‘el jabalí’. Según confirman fuentes policiales a EL ESPAÑOL, el detenido era aficionado a las artes marciales y el boxeo y se estima que pudiera tener nociones en estos deportes.

El joven de 27 años pasó a disposición judicial en la mañana de este pasado lunes. El titular del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Siero dictó un auto de prisión provisional, comunicada y sin fianza para el agresor. La orden de ingresar en prisión se basaba en la gravedad de los hechos acaecidos y en la existencia de un riesgo de fuga por parte del detenido.

El vídeo de la riña, el cual la familia ha pedido no difundir, se había hecho viral en redes sociales. Dos hombres discutían por un tema de tráfico en la confluencia de la avenida Antonio Machado y la calle Rio Nora. El mayor de los involucrados recriminó al joven la forma en la que había accedido a la vía con su vehículo. En él puede verse como al joven, de 27 años, le bastaron tres rápidos y certeros puñetazos para dejar al hombre en el suelo.

Neonazi Lugones

Un conocido neonazi

Grupos antifascistas identifican al agresor como un conocido neonazi de la zona, se le puede ver en redes sociales con camisetas con la Cruz de Borgoña o lemas como Plus Ultra; también hay un montaje suyo junto al nombre de ‘Sicarios BLG’ (Barrio La Güela).

En sus propias redes sociales J. C. L. nombra salmos que justifican una violencia mal entendida que ha acabado con los huesos del neonazi en la cárcel y un hombre tocado de por vida:

«37. Tú ensanchas el camino ante mis pasos y mis pies no vacilan; 38. perseguí a mis enemigos, les di alcance, no me volví hasta acabar con ellos; 39. los derroté y no podían rehacerse, sucumbían debajo de mis pies. 40. Me ceñiste de fortaleza en la batalla, aplastaste bajo mí a mis agresores; 41. me hiciste ver la espalda de mis enemigos y exterminé a los que me odiaban. 42. Gritaron, pero no hubo salvador; clamaron al Señor, pero no hubo respuesta».

Deja una respuesta

Required fields are marked *