fbpx
16 May 2022
DESTACADA, INTERNACIONAL

Neonazis españoles se desplazan a Ucrania para unirse al Batallón Azov 

Tras días de organización neonazis españoles se han desplazado a Ucrania.

En las últimas semanas se ha especulado con la posibilidad de la llegada de neonazis europeos a la guerra de Ucrania, en este caso españoles, han decidido unirse al Batallón Azov.

template 32

En los grupos de Telegram utilizados por estos, comenta Jordi Borrás, llevaban días organizándose. Además ha comenzado a circular «información para todos aquellos extranjeros que quieran unirse a la guerra contra Rusia”.

Mediante esta red de mensajería se han comenzado a informar de como alistarse una vez en Ucrania, con «contrato de mínimo 6 meses» e incluso como desplazarse con armas.

En uno de estos chats, se aprecia un grupo de al menos cinco personas armadas y con uniformes militares, pero con la cara pixelada que dicen ser de España: “El equipo español ya está en Kiev, preparad vuestro culo, rusos hijos de puta”.

Kacper Rekawek, ha tuiteado que desde los canales de Azov también comenzaron a difundir imágenes de estos españoles llegados a Kiev.

No puede asegurarse la veracidad de esta publicación, pero diversos periodistas especializados en ultraderecha y varios medios han especulado y dado crédito a la información.

Milicias neonazis en Europa planean enfrentarse a las fuerzas rusas

El The New York Times ha advertido que el ataque ruso contra Ucrania ha provocado una oleada de actividad entre los líderes de las milicias europeas de extrema derecha, «que han recurrido a Internet para recaudar fondos, reclutar combatientes y planear viajes a las líneas del frente para enfrentar a los invasores del país».

Se conoce que grupos extremistas de Francia, Finlandia, Ucrania, pero también de Alemania han hecho públicas declaraciones y manifiestos a unirse a la lucha contra la invasión rusa.

«Rita Katz, directora de SITE, dijo que numerosos grupos nacionalistas blancos y neonazis de extrema derecha en toda Europa y América del Norte habían expresado una efusión de apoyo a Ucrania, incluso tratando de unirse a unidades paramilitares en la lucha contra Rusia.

Cabe recordar la vinculación de estos con el país estriba en el regimiento Azov, un batallón de voluntarios fundado en 2014, que representa a la facción más ultraderechista de la Guardia Nacional, de ideología extremista y que ha servido para el entrenamiento militar de los neonazis europeos desde entonces.

En una entrevista con Belltower News, el periodista canadiense Michael Colborne declaró que «‘Azov’ en su conjunto está explícitamente en contra de la democracia liberal» y «es un movimiento heterogéneo de extrema derecha al que le gusta tener una minoría de neonazis y partidarios de la violencia política, sin importar cuán grande sea, en sus filas».

El medio norteamericano destaca que ahora, tras esta ligazón estrechada por el entrenamiento militar algunos han entendido la lucha contra Rusia como la batalla contra el comunismo, «aferrándose a las narrativas históricas de la Segunda Guerra Mundial y asociando a la Rusia moderna y su presidente, Vladimir V. Putin, con la antigua Unión Soviética».https://a1c01f85328af5ac1cbcfe4aed66d53f.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

«La inestabilidad en Ucrania ofrece a los extremistas de la supremacía blanca las mismas oportunidades de entrenamiento que la inestabilidad en Afganistán, Irak y Siria ha ofrecido a los militantes yihadistas durante años», dijo Ali Soufan, quien dirige The Soufan Group.

«Las guerras civiles y las insurgencias con frecuencia atraen a voluntarios externos; algunos pueden unirse inicialmente con fines humanitarios, pero aún así exacerbar y prolongar el conflicto y la violencia», dijo en un comunicado al Times.

¿Qué posición toma la ultraderecha española en el conflicto entre Rusia y Ucrania?

Desde el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania se ha especulado sobre los posicionamientos geopolíticos de los diversos grupos, parlamentarios y extraparlamentarios.

Abiertamente, las formaciones políticas han esgrimido sus postulados al respecto a través de comunicados y declaraciones, pero se ha generado la duda sobre el vaivén de la ultraderecha.

En España existen quienes se han deshecho en elogios hacia Putin por su defensa de la nación y el elogio al imperio ruso, pero otros han coqueteado con las imágenes de neonazis ucranianos.

«Los ultraderechistas españoles son hoy prorrusos, proucranianos o incluso las dos cosas al mismo tiempo», resumen en Público. «¿RT miente más que OK Diario, La Razón o ABC?»: Reacciones ante la propuesta de veto d…Las tropas rusas entran en KievRechazada la comisión de investigación sobre presuntas irregularidades en contratos del…Leer más

«En España la extrema derecha se mueve entre dos aguas en lo relativo a su relación con Rusia y Ucrania, dos países que tienen un papel clave en el rearme ideológico de este espacio político en buena parte del mundo», destaca el investigador Pep Antón Ginesta en uno de los apartados del exhaustivo informe De los neocón a los neonazis. La derecha radical en el Estado español, publicado por la Fundación Rosa Luxemburg y coordinado por el periodista Miquel Ramos.

Esta ambivalencia viene también condicionada porque la ultraderecha de ambos países e internacional ha mostrado una panoplia amplia de posturas.

Por un lado, nazis de Alemania estarían tratando de enrolarse en el batallón ultraderechista ucraniano Azov, mientras que la extrema derecha de Rusia pide la anexión completa del país.

Por eso hay grupúsculos que sostienen y «han mantenido durante años una estrecha relación de amistad con el pensador eurasianista Aleksandr Dugin».

Pero, por otro lado, el autor sitúa «un pequeño elenco de grupos neonazis que, a diferencia de Dugin y sus seguidores, no se han desprendido del
racialismo de reminiscencias hitlerianas». En esa área se ubican «entornos vinculados a la afición radical del Real Madrid, los Ultras Sur y grupos aliados», así como Hogar Social Madrid (HSM).

«Entre estos colectivos existen vínculos más sólidos con los batallones de voluntarios ucranianos, en parte formados por miembros de grupos de hooligans de los principales equipos de fútbol de Ucrania», relata. 

Dispuesto así el tablero existe el descrédito e insulto cruzado de «nazi» en ambos bandos. Por ejemplo, “Rusia atacó a Ucrania como lo hizo la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial”, afirmaba el presidente ucraniano, mientras Putin incitaba a «desnazificar» ucrania.