21 Jul 2024

Blog

Milei tras los primeros seis meses: la mayor crisis económica de las últimas dos décadas
DESTACADA, INTERNACIONAL

Milei tras los primeros seis meses: la mayor crisis económica de las últimas dos décadas 

Dos huelgas generales convocadas por los sindicatos y una multitudinaria marcha por la educación pública, que reunió a más de 800.000 personas solo en Buenos Aires, son solo algunas de las manifestaciones del descontento social.

Al cumplirse seis meses del gobierno de La Libertad Avanza (LLA), liderado por Javier Milei, Argentina enfrenta la mayor crisis económica de las últimas dos décadas. El ajuste «más grande y abrupto de la historia humana», según las palabras del propio presidente, ha paralizado la actividad económica y ha desatado protestas a lo largo y ancho del país.

PROTESTAS MASIVAS Y ESTALLIDOS SOCIALES

La respuesta a las políticas de ajuste de Milei ha sido contundente. Dos huelgas generales convocadas por los sindicatos y una multitudinaria marcha por la educación pública, que reunió a más de 800.000 personas solo en Buenos Aires, son solo algunas de las manifestaciones del descontento social. En la provincia de Misiones, la situación ha sido especialmente tensa, con la policía provincial acuartelada y participando en marchas junto a docentes, médicos y otros trabajadores del sector público.

La provincia de Misiones ha estado al borde del estallido social mientras Milei viajaba a Estados Unidos. Tras enfrentamientos con las fuerzas nacionales enviadas por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se alcanzó un acuerdo con la policía local después de dos semanas de huelga. Sin embargo, las protestas de docentes y personal sanitario continúan, acompañadas de cortes de rutas en todo el territorio provincial, un corredor estratégico para la economía del Mercosur.

INSEGURIDAD JURÍDICA Y FALTA DE CONSENSO POLÍTICO

En sus primeros seis meses de gobierno, Milei no ha logrado la aprobación definitiva de sus proyectos legislativos. El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2023, con el cual intentó transformar el país sin debate parlamentario, fue impugnado por la Justicia y rechazado por el Senado. La nueva versión de la Ley Bases, aprobada por la Cámara de Diputados con 142 votos a favor y 106 en contra, aún enfrenta resistencia en el Senado, generando una considerable inseguridad jurídica.

La Ley Bases incluye la delegación de facultades al presidente para actuar sin la venia del Congreso, algo que ha generado polémica. Además, el «paquete fiscal» aprobado en abril introduce una reforma laboral y un Régimen de Regularización de Activos que permite el blanqueo de hasta 100.000 dólares sin penalidades. Estos proyectos buscan obtener divisas, pero han sido recibidos con escepticismo y oposición, tanto dentro como fuera del Congreso.

PRIVATIZACIONES Y DESIGUALDADES

La Ley Bases también contempla la privatización de nueve empresas públicas, incluyendo Aerolíneas Argentinas y Energía Argentina (Enarsa). La urgencia del gobierno en emprender estas privatizaciones refleja su avidez por obtener divisas, pero ha generado un amplio rechazo social y sindical. Héctor Laplace, secretario general de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), ha calificado el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) como «competencia desleal» y un «saqueo de los recursos naturales».

La situación económica sigue deteriorándose. La inflación en abril fue del 8,8%, acumulando un 107% en los primeros cinco meses de gobierno. La actividad económica cayó un 8,4% interanual en marzo, y las ventas minoristas descendieron un 18,4% en el primer cuatrimestre del año. La recesión ha llevado a la pérdida de 240.000 empleos formales, con un impacto significativo en la industria y los servicios.

DESCONTENTO SOCIAL Y REPRESIÓN

El descontento social se ha manifestado en múltiples formas. Un millón de personas salieron a las calles para defender la educación pública frente a las políticas de desfinanciamiento de Milei. El 1 de mayo, día del trabajador, se realizó una marcha contra la reducción de derechos laborales, seguida por un segundo paro general el 9 de mayo, que paralizó el país.

Las protestas han sido especialmente intensas en la provincia de Misiones, donde los recortes presupuestarios y la falta de respuesta del gobierno han exacerbado las tensiones. En Mendoza, los empleados judiciales han iniciado una huelga, y en las provincias patagónicas se han presentado amparos colectivos para frenar los aumentos de tarifas de gas, que han superado el 1.000% en algunos casos.

CRISIS DE LEGITIMIDAD

El gobierno de Milei enfrenta una crisis de legitimidad creciente. La pobreza ha alcanzado al 55% de la población, con un 18% en situación de indigencia, según un estudio de la UCA. La falta de alimentos en los comedores populares ha sido denunciada repetidamente, y la insensibilidad del presidente ante estas situaciones ha generado indignación.

En medio de esta crisis, Milei ha continuado con su agenda ultraliberal, buscando atraer inversiones extranjeras a través de beneficios impositivos y cambiarios desmesurados. Sin embargo, la economía sigue en ruinas, con un dólar paralelo disparado y una brecha cambiaria que amenaza con una nueva devaluación.

FUTURO INCIERTO

La viabilidad del programa económico de Javier Milei está cada vez más en entredicho. La falta de inversiones extranjeras y los continuos conflictos sociales y políticos han dejado al gobierno en una posición frágil. Aunque Milei mantiene una valoración positiva en las encuestas, el descontento social y la oposición a sus políticas continúan creciendo.

En conclusión, los primeros seis meses del gobierno de Javier Milei han estado marcados por una profunda crisis económica y social. La respuesta del gobierno ha sido insuficiente para abordar los problemas estructurales del país, y el futuro se presenta incierto en medio de una creciente tensión y descontento.

Deja una respuesta

Required fields are marked *