fbpx
DESTACADA

El neonazi del Betis que agredió a un hombre en Bilbao es detenido por secuestro 

En 2017 un neonazi del Betis agredió a un hombre en Bibao, ahora ha sido detenido por secuestro.

Manuel H.P., neonazi que en 2017 agredió a otra persona en Bilbao, ha sido detenido por la Guardia Civil y la Policía Nacional en una operación contra el cobro violento de deudas en el Aljarafe sevillano.

La información ha sido confirmada por el medio local AljarafeDigital a través de fuentes cercanas a la operación.

Manuel, ya fue condenado a ocho meses de cárcel por un delito contra la integridad física por los hechos ocurridos en el País Vasco y en 2018 por narcotráfico, en el marco de la operación Tornado-Afluente, y ahora se enfrenta a una condena de siete años de prisión.

El medio expone que «en esta ocasión se le acusa por ser cabecilla de un clan al que se le imputan delitos de secuestro, lesiones graves, delitos contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y robo con fuerza«.

Según las fuentes policiales las investigaciones se iniciaron el pasado mes de abril, «cuando los agentes tuvieron conocimiento de que varias personas habían sido testigos del posible secuestro de un hombre en la localidad sevillana de Gelves, al observar cómo unos individuos introducían a otro a punta de pistola en el interior de un vehículo. Las primeras averiguaciones confirmaron que dos personas, esgrimiendo posiblemente un arma de fuego, se habían acercado a un hombre que se encontraba en una calle y, a la fuerza, lo habían introducido en un vehículo, marchándose después del lugar apresuradamente».

«Durante cuatro horas y media estuvo retenido en una finca de Benacazón, recibiendo todo tipo de amenazas y agresiones físicas mientras le reclamaban la suma de 90.000 euros para su liberación. Llegaron a hacerle firmar varios documentos sin poder verlos, y no fue liberado hasta que se comprometió a entregar dos vehículos como garantía de pago, junto a las escrituras de una vivienda», añade el rotativo digital.

El periodista Fonsi Loaiza explica que «grandes empresarios de Sevilla lo tenían contratado para cobrar deudas mediante actos violentos».