fbpx
DESTACADA

¿Quién está detrás de ‘Stop feminazis’? 

Después de una aparición de Rocío Carrasco en un juzgado mucha gente se preguntaba quien eran los hombres que aparecían tras ella en las imágenes, los ‘Stop feminazis’.

Algunos medios de comunicación, como Huffington Post, los han tildado de «negacionistas de la violencia machista», que se ha»organizado para acosar a las mujeres que van a denunciar y difundir la idea de que el feminismo actúa en España con los hombres igual que el nazismo lo hacía en Alemania con los judíos».

60b8dae92700009c0e1ff593

Una de los hombres que puede identificarse tras Carrasco era Francisco Zugasti, quien fue uno de los dos hombres procesados en enero de este año por colgar pancartas en los juzgados de violencia contra la mujer con lemas como “Stop feminazis” o “indubio pro zorra”, pero «fueron absueltos porque el juez no lo consideró delito de odio». 

image 3

Zugasti es una persona que a lo largo de los últimos años se ha visto involucrado en miles de polémicas, agresiones y delitos, pero también es el responsable de la asociación Projusticia.

Zugasti, aunque de forma rudimentaria, trata de darse a conocer a través de su canal de Youtube, plataforma en la que ha subido decenas de vídeos acosando la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero y contenido que trata de denunciar mujeres demandantes por violencia de género.

image

Comparte también manifestaciones a favor de los derechos del “hombre heterosexual perseguido por la ley” y montajes de las acciones que ha llevado a cabo ‘Stop feminazis’ en diversos juzgados de violencia de género, como protestas con carteles o pegadas de pegatinas.

La web de Projusticia relata sus posiciones ideológicas. Según su entendimiento los movimientos por los derechos de la mujer deben ser comparados con el nazismo.

image 1

«El feminazismo no es sino una ideología totalitaria producto de los disparates de Hegel, Marx y Engels. Desde el siglo XIX sus consecuencias han sido nefastas para todos quienes han tenido la desgracia de padecer regímenes basados en sus aberrantes ideas», concluye.

Carlota E. Ramirez considera que «este tipo de discursos empiezan a calar en los más jóvenes a través de algunos youtubers e influencers que producen contenido con millones y millones de visitas y defienden las mismas ideas que este tipo de asociaciones».

Y añade, «no sólo eso, sino que emiten directos exponiendo a mujeres feministas delante de cientos de menores, insultándolas y ridiculizándolas, lo que deriva en que estas mujeres pasen semanas enteras siendo acosadas por diferentes trolls y seguidores».