fbpx
DERECHOS Y LIBERTADES, PRINCIPAL

Juan Carlos I evita de nuevo una acción penal pagando cuatro millones a Hacienda 

La cuota defraudada a Hacienda que admite ahora Juan Carlos I supera con mucho la regularizada en diciembre pasado y también los 120.000 euros anuales que establece la ley como límite para el delito fiscal

Juan Carlos I vuelve a adelantarse a la acción penal con una nueva regularización ante Hacienda. El rey emérito pagó a principios de diciembre 678.393,72 euros para evitar una investigación por delito fiscal por gastos entre 2016 y 2018 con tarjetas nutridas por el empresario mexicano Allen Sanginés-Krause. Ahora ha hecho un segundo pago a Hacienda que asciende a cuatro millones de euros, según publica El País.

El montante se corresponde con deudas tributarias derivadas de los ocho millones de euros que Juan Carlos I recibió para vuelos realizados en una compañía de jet privados y que pagó hasta 2018 la fundación Zagatka, propiedad de su primo lejano Álvaro de Orleans.

Esta regularización cumple, al límite, con la condición de espontaneidad, pues se ha realizado, como en diciembre, antes de que el obligado tributario reciba notificación oficial de investigación. De ello puede entenderse que Juan Carlos de Borbón dispone de información privilegiada, al contrario que cualquier otro contribuyente. Javier Sánchez Junco, abogado de Juan Carlos I, ha mantenido contactos con el Ministerio de Hacienda para esta nueva regularización fiscal del anterior jefe del Estado que se estudiaba desde hace meses.

Juan Carlos I - Trato de favor

La Fundación Zagatka y su relación con Felipe VI

La Fundación Zagatka es una sociedad que costeaba parte de los gastos del rey Juan Carlos. Se constituyó en Liechtenstein el 1 de octubre de 2003. Su primer beneficiario es Álvaro de Orleans, un ingeniero y empresario de 73 años, primo lejano del rey emérito.

Según sus estatutos, se creó para ayudar a Juan Carlos de Borbón cuando este era jefe de Estado en «reconocimiento a su contribución a la democracia en España». El segundo beneficiario era un hijo de Orleans; el tercero era Juan Carlos I y el cuarto, Felipe VI, en el supuesto del fallecimiento de los Orleans. En quinto lugar figuraban Elena y Cristina de Borbón.

Zagatka pagó ocho millones de euros en vuelos a diferentes países de América del Norte, Caribe y Oriente Medio en una década, entre 2009 y 2018. La frecuencia de estos viajes se habría incrementado presuntamente tras la abdicación del monarca en 2014, dada su afición a viajar.

El primo de Juan Carlos de Borbón, investigado

La Fiscalía suiza investiga si el rey emérito utilizó a su primo Álvaro de Orleans para ocultar cuentas en ese país. Orleans ha negado por activa y por pasiva ser testaferro del monarca y siempre ha defendido que creó la fundación para continuar la tradición familiar de ayudar a las monarquías europeas. “He pagado muchos vuelos al rey emérito, pero no soy su testaferro”, declaró Álvaro de Orleans en febrero de 2020.

El pasado mes de junio, cuando se desveló que Felipe VI era beneficiario de la fundación Zagatka, se modificaron sus estatutos y suprimió a Juan Carlos I y a sus tres hijos de los mismos. Actualmente solo figuran como beneficiarios de sus fondos Álvaro de Orleans y su hijo Andrés y su objetivo estatutario es “garantizar la asistencia financiera a la familia del fundador”.

En marzo del pasado año, la cuenta de Zagatka acumulaba alrededor de 10 millones de
euros, según Orleans.

Álvaro de Orleans-Borbón
Álvaro de Orleans-Borbón

Lo defraudado supera el límite del delito fiscal

La cuota defraudada a Hacienda que admite ahora Juan Carlos de Borbón supera con mucho la regularizada en diciembre pasado y también los 120.000 euros anuales que establece la ley como límite para el delito fiscal.

Cualquier contribuyente puede evitar ser acusado de delito fiscal si abona su deuda antes de que Hacienda o la justicia le notifiquen el inicio de actuaciones. El artículo 305.4 del Código Penal considera «regularizada la situación tributaria» cuando «se haya procedido por el contribuyente al completo reconocimiento y pago de la deuda, antes de que se le haya notificado por la Administración tributaria el inicio de actuaciones de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributarias objeto de la regularización o […] antes de que el ministerio fiscal, el abogado del Estado o el representante procesal de la Administración autonómica, foral o local de que se trate, interponga querella o denuncia contra aquél dirigida, o antes de que el ministerio fiscal o el juez de instrucción realicen actuaciones que le permitan tener conocimiento formal de la iniciación de diligencias».

Sin embargo, la ley exige que la regularización sea “completa y veraz” para que las autoridades tributarias y la Fiscalía del Tribunal Supremo la consideren correcta, a efectos de aplicar el artículo 305.4 y exonerar al rey emérito de un posible delito fiscal. Que Juan Carlos de Borbón presente una segunda regularización, significa que la primera no estaba completa y siembra la duda de que pueda haber nuevas regularizaciones. La respuesta dependerá del análisis de si se trata de los mismos ejercicios fiscales o de las mismas materias.