fbpx
POLÍTICA ESTATAL, PRINCIPAL

El jefe de campaña de Rocío Monasterio captó jóvenes para la secta El Yunque 

El asesor, jefe de la campaña de Rocío Montasterio, Santiago Ribas, suplente número uno en la lista de Vox a la Asamblea de Madrid está relacionado con la secta El Yunque.

El Chivato, como se conoce a Santiago Antonio Ribas Sáez , jefe de la campaña de Rocío Montasterio y suplente número uno en la lista de Vox a la Asamblea de Madrid, está relacionado con la secta ultracatólica de origen mexicano El Yunque.

Según las informaciones publicadas a través de diversos medios, como El Confidencial Digital, diversos investigadores incluso han identificado a Ribas como miembro de la secta.

Santiago Mata, uno de los mayores expertos sobre El Yunque en España, afirma que “la vinculación de Ribas con El Yunque está lo suficientemente contrastada, incluso en la prensa internacional”.

Ribas hombre de partido y de secta

Santiago Ribas, además de ser la mano derecha de Rocío Monasterio a la Asamblea de Madrid, es una persona con una dilatada trayectoria en la constitución de la formación verde.

En 2019 el diario El Mundo explicaba que Ribas ya había ostentado el cargo de vicesecretario de Juventud de VOX en Madrid y era el número 20 en la formación para el Congreso por Madrid en las generales de ese año.

Ese mismo año la investigación de una ONG concluía que «el candidato de Vox número 20 a las listas del Congreso por Madrid, Santiago Ribas, y el número 3 a las listas por Guipúzcoa y coordinador nacional de ‘Cañas por España’, Jose M. Menéndez, participaron activamente en la captación de jóvenes para la sociedad secreta el Yunque (una secta ultracatólica con carácter paramilitar) a través de asociaciones tapadera».

La investigación, coordinada por Adolfo Moreno para Avaaz, recogía los hechos sucedidos entre 2011 y 2014.

Avaaz cuenta cómo, a través de las asociaciones pantalla, se recopilaba y sistematizaba información sobre los candidatos, sus familiares y sus opiniones políticas.

«Aquellos que eran preseleccionados -explica El Mundo – entraban a formar parte de un proceso de iniciación que duraba meses, sin que estos fueran conscientes de que estaban comenzando un camino que desembocaría en esta organización».

Pese a que los ambos implicados afirmaban por aquel entonces su participación en El Yunque, Ribas reconocía su pertenencia a la organización de Jóvenes por una Causa (JxC).

Dicha asociación, afirma El Mundo, es «clave para el trascurso de esta investigación, cuyas actividades documentadas suceden entre los años 2011 y 2014. Fecha en la que coincide el cese de la actividad».

¿Qué es El Yunque?

4 - “símbolo de El Yunque”. 2 de diciembre de 2012, 16:48:21. Autor Davius. Licencia dominio público. Yunque.png ‎

Los expertos afirman que se trata de una sociedad secreta de carácter paramilitar ultracatólica.

Es una organización que, afirma Contrainformación, se tiene como objetivo “defender la religión católica y luchar contras las fuerzas de Satanás” a la vez que desean instaurar el “Reino de Cristo en La Tierra”.

Fue fundada en 1953 en principio para enfrentarse a una supuesta conspiración contra los valores cristianos y definiendo a sus enemigos: “comunistas, masones y judíos”, en la misma línea que las creencias difundidas por la extrema derecha y el fascismo de la época, la llamada conspiración judeo-masónica-comunista internacional.

Para su expansión a nivel internacional la organización se ha servido de la creación de distintas asociaciones como AEAC, CitizenGo, Hazte Oír, Actuall o Profesionales por la Ética.

Esta organización, que se mostraba dispuesta a «derramar sangre por Dios», tuvo en sus inicios el apoyo de una parte de la jerarquía católica, con el arzobispo Rouco Varela, relata El Plural.

Sin embargo, con el transcurso del tiempo se convertiría en una pesadilla para la misma iglesia. Diversos obispos han pedido de forma pública la prohibición de las asociaciones vinculadas con El Yunque.

Fernando López Luengos, autor del documento de 64 páginas que fue presentado en 2010 a la Conferencia Episcopal para su estudio y análisis, con el objetivo de denunciar los “métodos de control, infiltración y ocultación” que llevan a cabo las asociaciones que sirven para El Yunque.

“Están en estructuras mediáticas, partidos políticos, en la Universidad, movimientos eclesiales y en varios órganos diocesanos”, explica.