fbpx
INTERNACIONAL, PRINCIPAL

Jeff Bezos, el peor jefe del mundo, deja el cargo de CEO en Amazon 

En 2014 fue elegido como el peor jefe del mundo, según los sindicatos en el tercer congreso de la Confederación Internacional de Sindicatos en Berlín.

La multinacional Amazon anunció este martes que su fundador y consejero delegado, Jeff Bezos, abandonará en el tercer trimestre de este año su cargo y le sustituirá el jefe del servicio de computación en nube Amazon Web Services (AWS), Andy Jassy.

Amazon explicó que Bezos pasará a ejercer de presidente ejecutivo de Amazon. «Cuando miras nuestros resultados financieros, lo que en realidad estás viendo son los resultados acumulados y a largo plazo de la invención. En este momento, veo a Amazon con más inventiva que nunca, lo que supone las condiciones óptimas para llevar a cabo esta transición», apuntó el propio Bezos en una carta a los inversores.

Jassy, que entró a trabajar en Amazon en 1997, sólo tres años después de la fundación de la empresa, dirige desde su creación el segmento de negocio que en los últimos tiempos ha resultado más rentable para la empresa, el de la computación en nube, donde AWS es el líder destacado del sector.

Amazon y las multinacionales acaban con el comercio minorista: sus ventas caen otro 6% en noviembre

La fortuna de Bezos

Jeff Bezos decidió en 1994 abrirse camino de manera independiente fundando en aquel momento una librería en línea llamada Cadabra.com, el germen de Amazon, abierta oficialmente el 16 de julio de 1995, con una inversión inicial de 1.300.000 dólares.

Bezos había logrado tener una visión de en lo que se convertiría Internet en pocos años. Por ello, le pareció buena idea poder ofrecer un catálogo de libros online en el que estuvieran compiladas las diferentes publicaciones de las editoras, y a través del cual el público podría buscar los libros disponibles dentro de un stock, para finalmente pedirlos de manera directa a través de Internet.

Aquel primer proyecto tuvo su primera oficina en el garaje de una casa que habían alquilado el empresario y su esposa Mackenzie en la ciudad de Seattle. Allí instalaron los tres servidores con los que comenzaron a procesar la información del sitio. En pocos meses la web logró alcanzar más de 2000 visitantes diarios, y al año siguiente logró multiplicar por 25 dicha cifra.

Con los años, Amazon se convirtió en una de las empresas en línea más importantes, desde aquel lejano 16 de julio de 1995 en el que se registró la venta del primer libro, logrando ser conocida a nivel mundial en 1997. El crecimiento inesperado de la compañía hizo que Jeff Bezos decidiera apostar por otros ámbitos, por lo que amplió su negocio.

En 2014 fue elegido como el peor jefe del mundo, según los sindicatos en el tercer congreso de la Confederación Internacional de Sindicatos en Berlín. La votación fue hecha a través de Internet. Sharan Burrow, secretaria de esta confederación, indicó que Jeff representa la inhumanidad de los patrones que están siendo promocionados por el manipulador modelo empresarial estadounidense. «Una rica compañía estadounidense opera globalmente despreciando la dignidad y los derechos de los trabajadores. Jeff Bezos representa la inhumanidad de los patronos que está siendo promocionados por el modelo empresarial estadounidense», añadió la secretaria de la CSI, Sharan Burrow.

En 2015, Bezos fue el quinto hombre más rico del mundo, y en 2017 alcanzó el primer puesto de la lista Forbes. ​Desde mediados de 2018 hasta fines de 2019, se mantuvo con el puesto de la persona más rica del mundo, siendo la primera persona en superar los 100 000 millones de dólares en la lista Forbes. En 2019, su fortuna se aproximó a la cifra de los 108 700 millones, siendo así el empresario milmillonario que más ha incrementado su fortuna. Es el accionista mayoritario en el retailer Amazon.com, el periódico The Washington Post y la compañía aeroespacial Blue Origin.

Amazon

Amazon duplica beneficios en 2020

La multinacional ha hecho coincidir el anuncio del cambio de consejero delegado con la presentación de resultados correspondientes al conjunto de su año fiscal 2020, en que obtuvo unas ganancias netas de 21.331 millones de dólares, casi el doble de los 11.588 millones logrados en 2019, gracias al gran impulso de las compras por internet a consecuencia de la pandemia de la COVID-19.

Durante los pasados doce meses, la empresa facturó 386.064 millones de dólares, un 38 % más, mientras que los accionistas de la firma se embolsaron 42,64 dólares por título, frente a los 23,46 de hace un año.

El segmento de negocio que dirige el futuro consejero delegado de la empresa, AWS, aumentó la facturación durante el pasado año un 30% hasta los 45.370 millones de dólares, y contribuyó, con 13.531 millones, a más de la mitad del beneficio neto de la compañía.

Trabajo en Amazon

La precariedad a pesar de los beneficios siempre ha perseguido al Amazon de Bezos. En octubre del año pasado, las organizaciones miembros de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas acogieron con satisfacción la acción de los trabajadores de Amazon; varias acciones en diferentes países mostraron la resistencia contra este choque patronal.

En condiciones difíciles, los trabajadores de Amazon en todo el mundo luchan colectivamente por sus condiciones de trabajo, sus salarios, sus derechos colectivos… Se organizan para ser más eficaces.

En Alemania, 1500 huelguistas actuaron juntos el 13 y 14 de octubre en los almacenes de Bad Hersfeld, Werne, Coblenza, Leipzig y Rheinberg. Las demandas se referían a los salarios y al convenio colectivo.

En Italia, en el emplazamiento de Amazon en Brandizzo (cerca de Turín) las y los trabajadores de la empresa subcontratada ICTS (seguridad y control de acceso) pararon el trabajo durante 24 horas, con piquetes y distribución de folletos. Las demandas se centraron en los salarios, con la tasa horaria congelada en unos 6-7 euros brutos por hora, con las negociaciones salariales paralizadas, ya que el convenio colectivo expiraba en 2013.

En los Estados Unidos, la dirección de Amazon está preparando el cierre permanente del almacén de DCH1 en Chicago. El 30 de septiembre, los empleados precarias fueron chantajeadas: para ser transferidos a un trabajo con un horario de 1:20 a 11:50, o para ser despedidos el 6 de diciembre.

Informes secretos de Amazon

A finales del año pasado, dos docenas de informes internos de Amazon obtenidos por Motherboard revelaron con gran detalle el seguimiento obsesivo de la empresa de los movimientos sindicales y sociales y ambientales organizados en Europa, particularmente durante la “temporada alta” de Amazon entre el Black Friday y Navidad.

Los documentos ofrecen una mirada sin precedentes al interior del aparato de vigilancia y seguridad interna de una empresa que ha intentado enérgicamente reprimir la disidencia de los empleados o que intentaron organizar a sus compañeros.

Los informes fueron escritos en 2019 por analistas de inteligencia de Amazon que trabajan para Global Security Operations Center, la división de seguridad de la compañía encargada de proteger a los empleados, proveedores y activos de Amazon en sus instalaciones.

Amazon, según los documentos filtrados, monitorea de cerca la actividad sindical y laboral de sus trabajadores en toda Europa, así como los grupos ambientalistas y de justicia social en Facebook e Instagram. Según confirmaron fuentes de Amazon a VICE, Amazon ha contratado a agentes de Pinkerton, una agencia de espionaje conocida por sus actividades antisindicales, para recopilar información sobre los trabajadores del almacén.

Amazon usa las redes sociales para rastrear el activismo ambiental y los movimientos sociales en Europa, incluidos Greenpeace y Fridays For Future, el movimiento de huelga climática global de la activista ambiental Greta Thunberg, y percibe a esos grupos como una amenaza para su operaciones. En 2019, Amazon monitoreó el movimiento de los chalecos amarillos, también conocido como gilet jaunes , un levantamiento popular por la justicia económica que se extendió por Francia.