25 Sep 2022
DESTACADA

Supuesta corrupción y acusaciones de espionaje: Guerra abierta en el PP, presuntamente con recursos del Ayuntamiento de Madrid 

Desde hace meses estallaba una guerra interna en el PP entre Díaz Ayuso y Pablo Casado.

Las informaciones publicadas en las últimas horas, por diarios como El Mundo y El Confidencial revelan que personas próximas a Pablo Casado habrían contactado con detectives privados para investigar al hermano de Isabel Díaz Ayuso. Este espionaje trataba de esclarecer un supuesto contrato irregular durante la primera ola de coronavirus.

1200 1620161779fotonoticia 20210504224548 1920

A través de redes sociales Génova niega los hechos: «El Partido Popular desmiente tajantemente las informaciones publicadas en relación a una supuesta investigación sobre los contratos sanitarios adjudicados por la Comunidad de Madrid y tomará las medidas judiciales oportunas ante estas falsedades».

Según las informaciones publicadas, Ángel Carromero, del entorno de Casado y García Egea, habría intentado conseguir información sobre un contrato adjudicado por la Comunidad de Madrid a un empresario amigo supuestamente de Ayuso.

El objeto del contrato que se quería investigar era la compra mascarillas FFP2 y FFP3 por 1’5 millones de euros.

Esta mañana ha comparecido José Luis Martínez Almeida quien ha negado que ningún miembro de la Empresa Municipal de Vivienda encargara o se reuniera con detectives privados para investigar al hermano de Ayuso.

«No se ha producido ningún encargo desde el Ayuntamiento de Madrid, todos los niegan tajantemente», ha afirmado el primer edil, que ha apuntado que las primeras informaciones le llegaron «en torno al 15 de diciembre» y ahí comenzaron las investigaciones dentro de la EMVS, cuyo presidente, Álvaro González, se reunió con el detective y con el trabajador de la empresa municipal para «zanjar el asunto».

«De ninguna manera vamos a permitir que haya duda o sospecha sobre las empresas ni el Ayuntamiento de Madrid. Llegamos hasta el final en la investigación y si hubieran sido ciertas las cuestiones que se me trasladaron hubiéramos adoptado todas las medidas», ha señalado el regidor, que no obstante ha puesto el foco sobre Ángel Carromero, su coordinador general de Alcaldía.

Almeida ha asegurado que habló con él en cuanto las informaciones apuntaban hacia su nombre. «Me ha negado cualquier tipo de gestión tendente a conseguir cualquier tipo de información», pero ha agregado que «ante la más mínima prueba» de su implicación «será cesado de forma inmediata».

«No es una cuestión de poner en el fuego, es que si se acredita que ha habido una cuestión irregular será cesado. No cabe ninguna conducta irregular o ejemplar que manche una institución como el Ayuntamiento de Madrid».

«Si hubieran sido ciertas las informaciones que me trasladaron hubiéramos adoptado todas las medidas pertinentes. No vamos a permitir que este Ayuntamiento sea usado con fines espurios o partidistas», ha remarcado.

Almeida también ha negado que una vez publicada la información de este diario, que el primer edil ha confirmado en todo momento, haya mantenido ninguna conversación con la presidenta de la Comunidad de Madrid. «No he tenido ocasión de hablar con la presidenta», ha asegurado Almeida a preguntas de los periodistas.

Resumen sobre la guerra

El tuitero Alan Barroso ha expuesto en varios puntos clave la guerra latente en el seno del Partido Popular:

«En resumen:

  1. El hermano de Ayuso tiene algo turbio sobre contratos con la comunidad de Madrid.
  2. Ayuso y Casado están en guerra por el control del PP.
  3. El entorno de Casado ha intentado hacerse con pruebas contratando a detectives privados.
  4. Todo ha salido a la luz.»

«¿Lo peor? Que no es la primera vez que lo hacen. Esta vez lo han hecho utilizando recursos del ayuntamiento de Madrid q dirige Almeida. Otras veces lo han hecho desde el Ministerio de Interior (Bárcenas) o difundiendo imágenes sensibles (Cifuentes). Por eso es totalmente creíble», sentenciaba.

El periodista Max Pradera también ha mostrado el entuerto: «Es muy bonito todo: Casado se inventó a Ayuso, que ahora se quiere merendar a Casado, que intenta a su vez acabar con ella a través de un esbirro de Esperanza Aguirre, que es la madrina política de Ayuso, y que lo fue también de Carromero, que ahora la ha traicionado».