20 Jun 2024

Blog

Feijóo: ¿Ultraderecha buena y ultraderecha mala?
DESTACADA, POLÍTICA ESTATAL

Feijóo: ¿Ultraderecha buena y ultraderecha mala? 

La ultraderecha europea, incluida la representada por Meloni, promueve la exclusión, el autoritarismo y el revisionismo histórico, aspectos que no deben ser ignorados ni minimizados por conveniencia política.

La reciente postura de Alberto Núñez Feijóo, líder del Partido Popular (PP) español, respecto a la ultraderecha europea ha generado una controversia significativa. Feijóo ha sugerido que el partido de Giorgia Meloni, Fratelli d’Italia, no es comparable a otros partidos de extrema derecha en Europa, una afirmación que merece un escrutinio riguroso dada la historia y las acciones recientes del partido italiano.

LA HISTORIA DE FRATELLI D’ITALIA: UN PASADO OSCURO

Fratelli d’Italia, liderado por Giorgia Meloni, es un partido político con raíces profundamente ancladas en el neofascismo. El partido es heredero del Movimiento Social Italiano (MSI), fundado por partidarios del dictador Benito Mussolini. Aunque Meloni ha intentado distanciarse de estas raíces, la simbología y las conexiones históricas son innegables. La emblemática llama tricolor del MSI sigue presente en el logo de Fratelli d’Italia, un recordatorio persistente de su herencia fascista​ (POLITICO)​​ (Visão)​.

EL CONTEXTO ACTUAL: SALUDOS FASCISTAS Y LEGISLACIÓN REPRESIVA

La polémica se ha intensificado con eventos recientes, como los saludos fascistas realizados en un memorial en Roma, al que asistieron miembros del partido de Meloni. Este acto ha desatado una ola de críticas y demandas de explicaciones por parte de la oposición italiana, que exige una condena clara y firme de estos gestos por parte de Meloni​ (POLITICO)​. La falta de una condena rotunda por parte de la primera ministra italiana subraya la complicidad tácita con elementos de extrema derecha.

Además, las políticas de Meloni han sido consistentemente restrictivas y autoritarias. Su gobierno ha impulsado medidas que limitan los derechos de las parejas homosexuales y recortan el estado de bienestar, al tiempo que fomenta actitudes xenófobas hacia los migrantes​ (THE OBJECTIVE)​.

LA AMBIGÜEDAD DE FEIJÓO: ¿APOYO O RECHAZO?

Feijóo ha declarado que Fratelli d’Italia no es “homologable” a otros partidos de extrema derecha en Europa, como una forma de justificar posibles pactos en el Parlamento Europeo. Esta postura ambigua plantea serias preguntas sobre los principios democráticos que el líder del PP afirma defender​ (elperiodico)​.

Es esencial recordar que la ultraderecha, independientemente de las diferencias superficiales entre sus diversas facciones, comparte una ideología central que amenaza los valores democráticos. La ultraderecha europea, incluida la representada por Meloni, promueve la exclusión, el autoritarismo y el revisionismo histórico, aspectos que no deben ser ignorados ni minimizados por conveniencia política.

UNA ULTRADERECHA PELIGROSA

La ultraderecha no se puede dividir en “buena” y “mala”. Esta dicotomía es una falacia peligrosa que normaliza discursos y acciones que socavan los derechos humanos y la democracia. La política de apaciguamiento y colaboración con partidos de extrema derecha, como la que sugiere Feijóo, no solo es moralmente cuestionable, sino que también pone en riesgo el tejido social y democrático de Europa.

Las declaraciones de Feijóo deben ser vistas con escepticismo y crítica, entendiendo que cualquier alianza con partidos como Fratelli d’Italia legitima su agenda y abre la puerta a un retroceso en los derechos y libertades que Europa ha luchado por establecer y mantener. La historia y las acciones recientes del partido de Meloni son una advertencia clara de los peligros de coquetear con la ultraderecha, y es responsabilidad de los líderes políticos rechazar categóricamente cualquier forma de colaboración con estos movimientos extremistas.

En conclusión, la defensa de la democracia y los derechos humanos requiere una postura firme y clara contra todos los partidos de ultraderecha, sin excepciones. Feijóo debe reconsiderar su posición y alinearse con los valores democráticos que afirma proteger, rechazando cualquier forma de colaboración con partidos que socavan estos principios.

Deja una respuesta

Required fields are marked *