fbpx
18 May 2022
INTERNACIONAL, PRINCIPAL

La antigua asistenta de Bezos explica que trabajar para él fue una experiencia «despiadada» e «implacable» 

Una antigua asistente ejecutiva de Jeff Bezos ha descrito el trabajo para él como una experiencia «despiadada» e «implacable».

Ann Hiatt fue contratada por Bezos en 2002 y pasó 3 años haciendo de todo, desde organizar su agenda hasta reservar vuelos en helicóptero. 

Trabajar para el fundador de Amazon, convertido en magnate del espacio, fue una experiencia «implacable», comenta Hiatt a Business Insider. «Eso, en el fondo, en una sola palabra, es lo que es y lo que quiere que sean sus empleados y su empresa».

image 70

Bezos no destaca por su buena fama respecto a los trabajadores: «En 2014 fue elegido como el peor jefe del mundo, según los sindicatos en el tercer congreso de la Confederación Internacional de Sindicatos en Berlín».

La precariedad a pesar de los beneficios siempre ha perseguido al Amazon de Bezos. En octubre del año pasado, las organizaciones miembros de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas acogieron con satisfacción la acción de los trabajadores de Amazon; varias acciones en diferentes países mostraron la resistencia contra este choque patronal.

En condiciones difíciles, los trabajadores de Amazon en todo el mundo luchan colectivamente por sus condiciones de trabajo, sus salarios, sus derechos colectivos… Se organizan para ser más eficaces.

A finales del año pasado, dos docenas de informes internos de Amazon obtenidos por Motherboard revelaron con gran detalle el seguimiento obsesivo de la empresa de los movimientos sindicales y sociales y ambientales organizados en Europa, particularmente durante la “temporada alta” de Amazon entre el Black Friday y Navidad.

Los documentos ofrecen una mirada sin precedentes al interior del aparato de vigilancia y seguridad interna de una empresa que ha intentado enérgicamente reprimir la disidencia de los empleados o que intentaron organizar a sus compañeros.

Los informes fueron escritos en 2019 por analistas de inteligencia de Amazon que trabajan para Global Security Operations Center, la división de seguridad de la compañía encargada de proteger a los empleados, proveedores y activos de Amazon en sus instalaciones.

Amazon, según los documentos filtrados, monitorea de cerca la actividad sindical y laboral de sus trabajadores en toda Europa, así como los grupos ambientalistas y de justicia social en Facebook e Instagram. Según confirmaron fuentes de Amazon a VICE, Amazon ha contratado a agentes de Pinkerton, una agencia de espionaje conocida por sus actividades antisindicales, para recopilar información sobre los trabajadores del almacén.

Amazon usa las redes sociales para rastrear el activismo ambiental y los movimientos sociales en Europa, incluidos Greenpeace y Fridays For Future, el movimiento de huelga climática global de la activista ambiental Greta Thunberg, y percibe a esos grupos como una amenaza para su operaciones. En 2019, Amazon monitoreó el movimiento de los chalecos amarillos, también conocido como gilet jaunes , un levantamiento popular por la justicia económica que se extendió por Franci