24 May 2024

Blog

El Banco Santander: 10 claves para entender cómo se convirtió en uno de los principales inversores que contribuyen a la degradación de la Amazonía
DESTACADA, ECONOMÍA

El Banco Santander: 10 claves para entender cómo se convirtió en uno de los principales inversores que contribuyen a la degradación de la Amazonía 

Estas claves son el testimonio del choque entre dos mundos, el del desarrollo sin medida y el de la conservación, y cómo se entrecruzan en el delicado tapiz de la Amazonía

El Banco Santander, un gigante financiero que trasciende las fronteras nacionales, y la Amazonía, el pulmón verde del planeta y refugio de una biodiversidad sin parangón, parecen a primera vista dos entidades disímiles, pero al adentrarse en las sombrías tramas del poder y el capital, emergen conexiones insospechadas.

En un mundo donde la voracidad del progreso a menudo eclipsa la necesidad de conservación y sostenibilidad, es imperativo levantar la lupa y examinar detenidamente las acciones, las inversiones y las responsabilidades de las corporaciones que, de manera directa o indirecta, influencian el destino de nuestros ecosistemas más preciados.

Las claves que a continuación se desgranarán, extraídas del informe Las Ganancias del Colapso, no son solo un reflejo de una transacción financiera o una estrategia empresarial; son el testimonio del choque entre dos mundos, el del desarrollo sin fin y el de la conservación con último recurso, y cómo se entrecruzan en el delicado tapiz de la Amazonía:

  1. Financiamiento: Banco Santander es identificado como uno de los principales bancos que financia actividades que contribuyen a la degradación de la Amazonía.
  2. Investigación: Se descubre que ocho grandes bancos están detrás de la financiación de cerca de USD 20.000 millones destinados a empresas de petróleo y gas en la Amazonía.
  3. Publicación: La organización Stand.earth y la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica presentaron un estudio que detalla el compromiso financiero de estos bancos con la industria petrolera y gasífera en la región.
  4. Importancia: A pesar de que estos bancos representan solo el 5% de los bancos involucrados en estas operaciones, financian el 55% del monto total destinado a la región.
  5. Impacto: La financiación ha llevado a una creciente deforestación y degradación de la Amazonía, poniendo en riesgo su estabilidad ecológica y afectando a comunidades indígenas.
  6. Casos concretos: El informe destaca cómo estos bancos han ampliado la producción de petróleo y gas en la Amazonía, contribuyendo al desarrollo de proyectos como el Complejo de Gas de Parnaiba.
  7. Compromisos climáticos: A pesar de que estos bancos afirman tener compromisos climáticos, sus acciones no están alineadas con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1.5°C.
  8. Conferencia: Los gobiernos de la región amazónica se reunirán próximamente para debatir medidas de protección. Se subraya la influencia que los bancos pueden tener en la protección o degradación del área.
  9. Iniciativas previas: Algunos bancos, como BNP Paribas y HSBC, han tomado medidas para limitar o detener su financiamiento a actividades que afectan a la Amazonía.
  10. Voces expertas: Diversos expertos y líderes de organizaciones destacan la necesidad de que los bancos revisen y cambien sus políticas de financiamiento relacionadas con la destrucción de la Amazonía.

Después de haber recorrido el entramado de relaciones entre Banco Santander y la Amazonía, se impone una reflexión profunda sobre el papel que las instituciones financieras juegan en el equilibrio global. No podemos permitir que el ruido de las cifras y las ganancias ahogue el susurro de los árboles, los ríos y las comunidades que dependen de este ecosistema vital. El verdadero valor no se mide en balances y activos, sino en la capacidad de asegurar un futuro sostenible para las próximas generaciones.

La Amazonía no es simplemente un recurso a explotar, es una entidad viva y palpitante que requiere de nuestra protección y respeto. Es nuestro deber, como sociedad informada y crítica, exigir transparencia, responsabilidad y compromiso a aquellos que detentan el poder económico. Que esta exposición no termine como un mero recuento de hechos, sino como un llamado a la acción, a la conciencia, y a la redefinición de lo que consideramos progreso y prosperidad.