21 Jul 2024

Blog

Entrevista a Matteo Palamidesse: “El polvorín ya ha explotado en el Cuerno de África”
DESTACADA, Entrevistas

Entrevista a Matteo Palamidesse: “El polvorín ya ha explotado en el Cuerno de África” 

Angelo Nero – Nueva Revolución

Entrevistamos al periodista italiano Matteo Palamidesse, especializado en el segundo país más poblado del continente africano, Etiopía, y en toda el área del Cuerno de África

La comunidad internacional ha sido bastante indiferente ante los crímenes de guerra cometidos durante la invasión de Tigray, como las violaciones masivas de mujeres, el bombardeo de hospitales y áreas residenciales o las detenciones arbitrarias de personas de esta etnia en Adis Abeba. ¿Cual es el panorama que se abre con la firma de los acuerdos de paz que ponen fin al enfrentamiento armado?

Es un proceso complejo en marcha, que se vuelve aún más complejo por lo que continúa sucediendo en el país. Todos sabíamos que la guerra de Tigray tendría como consecuencia abrir una caja de Pandora difícil de cerrar. Es la piedra angular de la federación etíope la que ha sido bombardeada desde hace dos años y las fuerzas centrífugas (y la reacción centrípeta del gobierno) son consecuencias directas.

La agudización de las demandas nacionalistas o étnicas es la reacción (según diversos actores) a un acontecimiento que no sólo ha tenido repercusiones directas en el norte del país -en términos de destrucción- sino que ha socavado su estabilidad social internamente.

Naciones Unidas alertaba que, a pesar de que se ha restablecido el suministro de ayuda humanitaria a Tigray, que había estado bloqueado por el ejército etíope, todavía hay más de dos millones de personas en situación de vulnerabilidad. ¿En que situación, después de casi dos años de guerra, se encuentra la población de Tigray, y cuales son las necesidades más urgentes?

Actualmente, y son datos oficiales extraídos de un llamamiento de Oxfam, 3,5 millones de personas en Tigray necesitan urgentemente asistencia alimentaria y 1 millón padece hambre aguda. A menos que se incrementen drásticamente los esfuerzos, la región podría correr el riesgo de hundirse aún más en el hambre. Hay quienes hoy notan muchas similitudes con la hambruna de 1983-85.

El portavoz del TPLF, Getachew Reda, ha señalado: “Si bien nuestras fuerzas hacen todo lo posible para honrar los acuerdos de Pretoria y Nairobi, las fuerzas eritreas siguen arrasando, matando niños y mujeres a voluntad, saqueando y destruyendo propiedades”. ¿Sigue siendo Eritrea el principal obstáculo para una paz completa en Tigray?

El Presidente de Eritrea, Isaias Afwerki, ha desempeñado y desempeña un papel de actor principal. Intentó ajustar cuentas con el TPLF, dejando que sus tropas hicieran lo indecible al otro lado de la frontera, quería dar el empujón final al viejo enemigo, creando una zona de amortiguamiento en la frontera, sellando la victoria con el control político y territorial. Puede que las cosas no hayan salido exactamente según lo planeado, pero las cicatrices de lo que los soldados eritreos le hicieron a la población, a la infraestructura y a la sociedad tendrán dificultades para sanar. La presencia de tropas eritreas en algunas zonas fronterizas nos dice que la retirada no se ha completado al 100% y que esos focos sirven como puestos de avanzada.

En los acuerdos de Pretoria, uno de los puntos más llamativos era el del desarme de las fuerzas tigriñas, algo que se podría interpretar como una capitulación. ¿Tras el desarme de las Fuerzas de Defensa de Tigray, que garantías tiene la población de que no se produzcan nuevas matanzas por parte de los ejércitos etíopes y eritreos, o de las milicias amharas?

Nadie puede actuar como garante, ahora me parece obvio. Lo vemos en lo que sucede sobre el terreno: las milicias Fano se enfrentan en masa a las ENDF (hasta hace unos meses aliados en la guerra contra las TDF) en la zona de Wollo Norte y en Gojam; El 14 de febrero en la ciudad de Merawi las tropas federales fueron protagonistas de ejecuciones extrajudiciales de al menos 45 civiles y este es sólo uno de los últimos procesamientos, que se vienen produciendo desde hace unos meses y como siempre los perdedores son los miles de civiles que siguen quedando atrapados en las peleas. Los tigrayanos, por su parte, continuaron acusando a Fano de continuar la ocupación de áreas anteriormente ubicadas bajo la administración de Tigray, planteando cualquier idea que conduzca a un referéndum en el frente y al mismo tiempo, solicitaron varias veces la implementación completa de los acuerdos de paz, lo que se traduce en la retirada completa de las tropas eritreas. No es casualidad que 220.000 combatientes de las Fuerzas de Defensa de Tigray sigan formalmente en sus puestos y, como han sido amenazados repetidamente, estén listos para reanudar la lucha armada.

La guerra de Tigray deja medio millón de muertos, muchos de ellos por efecto de los bombardeos, pero también por el hambre, que ha sido utilizado por el gobierno etíope como una arma de guerra, y por la destrucción del sistema de salud tigriño, ya que se estima que el 90% de los hospitales en esa región han sido destruidos, saqueados o inutilizados. ¿Tendrá el ejecutivo de Abiy Ahmed de responsabilizarse en algún momento de esta limpieza étnica ante la justicia internacional?

Sí, la OMS nos dice que el 86% de las instalaciones sanitarias de Tigray han sido destruidas, parcialmente dañadas o inutilizadas y el 71% del equipo médico está fuera de uso. Hasta la fecha, el 92% de los 825 centros de salud de la región están parcial o totalmente fuera de funcionamiento. Lo que agravó la situación fue la falta de medicamentos, equipos médicos y material sanitario fungible; una carencia debida sin duda a los combates y saqueos a gran escala que ha sufrido la región, pero también al bloqueo de la ayuda humanitaria que duró meses.

Incluso los medios de comunicación se opusieron fuertemente durante la guerra (hoy la situación no ha cambiado mucho): durante esos dos años, la región quedó sumida en una oscuridad total por falta de información; Los periodistas como yo, que intentamos entrar todos los días para recibir noticias y comprender lo que estaba sucediendo en el terreno, vieron una región blindada, de la que no salía nada y en la que nadie tenía permiso para entrar.

No creo que nadie se haga responsable de lo sucedido. Hemos visto lo que pasó con la Comisión de Investigación de las Naciones Unidas, que no recibió ningún apoyo en su trabajo y también tuvo oposición dentro de la ONU. La vida no fue fácil para quienes solicitaron el acceso a la región por razones humanitarias, al contrario, y durante varios larguísimos meses se decidió deliberadamente hacerlo imposible.

Abiy Ahmed goza de un gran apoyo a nivel internacional, y esto es indiscutible (el premio recibido en la FAO en Roma no es casualidad), porque Etiopía desempeña un papel estratégico fundamental en la región del Cuerno de África (y hoy nadie quiere otros cambios) porque supo jugar bien sus cartas (cínicamente hablando) en el frente interno.

A pesar del acuerdo con el TPLF, el gobierno etíope mantiene varios conflictos abiertos, uno de ellos con la guerrilla oroma del OLA, sin embargo, Abiy Ahmed ha rechazado iniciar un proceso de conversaciones de paz con ellos, instándoles a una rendición y argumentando que la organización armada está fracturada y sin líderes. ¿Puede jugar un papel desestabilizador del régimen actual los grupos armados como el OLA, y otros que operan en otras regiones?

Ciertamente, el Frente de Liberación Oromo es un elemento de desestabilización, aunque no se encuentre entre los más fuertes. El gobierno celebró múltiples rondas de conversaciones con la OLA, la segunda se celebró en noviembre en Tanzania, pero todos fracasaron estrepitosamente. El gobierno acusó a los rebeldes de «comportamientos obstructivos y de hacer exigencias poco realistas», por otra parte la OLA acusó a Addis Abeba de estar sólo interesada en «cooptar a los dirigentes de la OLA-OLF en lugar de empezar a abordar los problemas fundamentales que subyacen los desafíos políticos y de seguridad del país.»

El OLA-OLF está menos estructurado que otros grupos, ciertamente no se puede comparar con el TPLF, que tiene una historia muy diferente y un calibre muy diferente, pero las demandas políticas Oromo existen, son fuertes (los Oromo son el grupo étnico más grande del país) y si pudiera dar un consejo a quienes gobiernan, les pediría que lo tuvieran en cuenta.

El Cuerno de África, aunque finalmente el conflicto de Tigray se resuelva, se enfrenta a diversas amenazas, como la presencia de Al-Shabaab en Somalia, el contencioso de Sudán y Etiopía con Etiopía por la Gran Presa del Nilo Azul, también con Sudan por la disputa de la región de Al Fashqa. ¿Es esta región, ahora mismo, un polvorín que puede explotar en cualquier momento?

Me gustaría que quedara claro que el polvorín ya ha explotado; ahora debemos contener el incendio resultante y gestionar la destrucción que ha causado. ¿Qué más podemos esperar más allá de las guerras que están quemando la región, más allá de las hambrunas, las tensiones regionales, la sequía, más allá de los 600.000 muertos por la guerra en Tigray, más allá de los que están muriendo en Sudán, los millones de desplazados internos? ¿Y los cientos de miles que huyen al extranjero?

Hay elementos a los que hay que prestar atención, como las tensiones entre Somalia y Etiopía por el MoU (Memorándum de Entendimiento) con Somalilandia sobre el acceso a los puertos del Mar Rojo (en los últimos días la respuesta de Somalia ha sido evidente, los acuerdos de cooperación militar con Turquía y el Emiratos Árabes Unidos son consecuencias obvias) y las operaciones terroristas de Al Shabaab, el grupo somalí afiliado a Al Qaeda responsable de cientos de ataques terroristas en suelo somalí; hay tensiones interétnicas en Etiopía y la guerra en Sudán, que determinará -en mi opinión- una nueva división entre el país en dos entidades, pero lo que debemos mantener bajo la máxima vigilancia es la carrera hacia el Mar Rojo por parte de algunos estados, entre ellos Etiopía.

Hoy en día, el Golfo de Adén y el Mar Rojo están en el centro de gigantescos intereses, tanto a nivel estratégico como comercial (pensemos en la Iniciativa china de la Franja y la Ruta), que se vuelven aún más serios por las iniciativas armadas de los hutíes yemeníes. Especialmente para Etiopía, un gran país sin salida al mar, el Mar Rojo es verdaderamente decisivo; No es casualidad que el primer ministro Abiy Ahmed el 17 de octubre de 2023, al margen de la reunión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en China afirmara:

“El Mar Rojo y el Nilo son cruciales para Etiopía, son la base de su desarrollo o alternativamente podrían suponer su desaparición.»

Además, a todo esto hay que sumarle la firma por parte de Etiopía un histórico acuerdo para acceder al mar Rojo, con Somalilandia, territorio independiente de facto, desde 1991, ¿que repercusiones puede tener en la relación con Somalia?

Las relaciones son muy tensas, Somalia, como decía, está interactuando con algunos actores regionales como Turquía y los Emiratos Árabes Unidos como elemento disuasorio hacia su vecino. Hoy no creo que vaya a haber un choque directo entre los dos países, del mismo modo que no creo que Etiopía se detenga ante las amenazas de represalias del Presidente somalí, Hassan Sheick Mohamud, en todo caso podrá revisar su comunicaciones hacia el mundo exterior.

Hasta la fecha, sólo hemos visto extractos del MoU entre Etiopía y Somalilandia, nunca la versión completa, lo que nos lleva a ser cautelosos sobre los próximos movimientos de una u otra parte, pero no hay duda de que la tensión ha aumentado a niveles de alerta nunca registrado.

Pero el choque es también un choque estratégico de potencias como el Estados Unidos y China, que tienen fuertes intereses en la zona. China es hoy el mayor socio comercial de Etiopía y Etiopía es el único país africano invitado oficialmente al Foro BRI chino. Somalia tiene una relación con los EE.UU. de la que depende sobre todo para su seguridad nacional.

El Cuerno de África está en el centro de importantes movimientos estratégicos que afectan a muchos ámbitos (militar, económico y político) sobre el que se jugará el futuro de los próximos años. Si alguien piensa que puede mantenerse alejado de ello, está equivocado. Basta ver cómo hoy se ha vuelto esencial defender las cargas comerciales que transitan por el Canal de Suez y el Mar Rojo.

A mediados de 2022 también estallaron violentos enfrentamientos religiosos en la región etíope de Amhara, quema de mezquitas, violación de mujeres y allanamiento de propiedades de musulmanes. ¿Hay riesgo de que estos enfrentamientos entre católicos y musulmanes se puedan extender al resto de Etiopía?

Etiopía es un país caracterizado por una antigua y fuerte convivencia religiosa, manteniendo al mismo tiempo un componente cristiano muy fuerte en su cultura, en sus raíces.

Las dinámicas que vemos están ligadas a las tensiones interétnicas existentes, a las definiciones de fronteras regionales, a las presiones de actores internos como los movimientos nacionalistas y aquellos vinculados a demandas étnicas presentes en cada región, a las maniobras de actores externos que tienen interés en desestabilizar aún más la zona, avivando las llamas de la afiliación religiosa para alimentar acontecimientos que ya son complejos en sí mismos.

No creo que la religión tenga mucho que ver, salvo la pertenencia de uno u otro grupo a una fe confesional concreta. Hay intereses en juego que no están en absoluto vinculados a la afiliación religiosa: una muestra, la división dentro de la Iglesia ortodoxa Tewahedo. Hace un año, el 3 de febrero, 3 obispos de la etnia oromo se separaron de la Iglesia y ordenaron a otros 25 obispos (la base del cisma fueron las acusaciones de discriminación étnica dentro de la Iglesia -compuesta en gran parte por amhara y tigrinya- y la violencia en Oromia que en ese período había sido reprimida sangrientamente por la policía federal). Es decir que las cuestiones religiosas están fuertemente entrelazadas con las de carácter político y étnico, pero la religión en sí misma no tiene nada que ver con ellas, aunque como siempre ocurre, se convierte en un instrumento interesante y fácilmente utilizable, añadiría.

Para terminar, parece que también se ha abierto un foco de tensión entre el gobierno central etíope y las milicias Fano de Amhara, antiguas aliadas en la lucha contra Tigray, y recientemente se han denunciado masacres en ese territorio por parte de las fuerzas gubernamentales, ¿estamos viendo el principio del fin del federalismo étnico en Etiopía, que mantuvo cierto equilibrio con el gobierno de Meles Zenawi?

Cuando estalló la guerra en Tigray, inmediatamente pareció claro entre observadores y periodistas que sería uno de esos acontecimientos históricos que socavarían la arquitectura de la federación etíope, en parte debido al papel que había tenido el TPLF en la construcción de la federación, en su sistema, en la redacción de la Constitución redactada en 1994, y en vigor desde el 1 de agosto de 1995, pero también porque el TPLF había gobernado durante 3 décadas, en resumen, la cosa no se habría escapado sin consecuencias. Como ya he dicho, un conocido mío dijo al estallar la guerra: “Han abierto la caja de Pandora”. Y efectivamente ese fue el caso.

También sabíamos que canalizaría gran parte de la energía del gobierno hacia la guerra y alentaría las acciones de otras formaciones (como la OLA, que en cierto momento también hizo un pacto militar con el TPLF).

A ello ciertamente contribuyeron algunos impulsos centrípetos del gobierno, como el de integrar todas las fuerzas militares regionales dentro de las federales, lo que llevó, y aquí vamos al grano, al choque con la dirección militar amhara, las milicias Fano, quien jugó un papel central junto a la ENDF durante la guerra contra las fuerzas de Tigray.

Si, por un lado, el gobierno avanza en continuar con la agenda política esbozada por Zenawi (el GERD, la salida al Mar Rojo), por otro lado, avanza en una dirección completamente distinta. No es que esperara que Abiy Ahmed fuera un clon de Meles Zenawi, históricamente también sería injusto, pero está claro que el Primer Ministro tiene una idea fuertemente centrada en el papel del gobierno en Addis Abeba, una idea diferente a la desarrollada por Zenawi, que había incluido las razones del pacto federal en el preámbulo de esa constitución: son los principios más que las reglas constitucionales entre los dos niveles de gobierno en los que emerge la propensión a trasladar el centro de la soberanía a las entidades federadas.

Deja una respuesta

Required fields are marked *