16 Jun 2024

Blog

Condenada una empresa por despedir a un trabajador al enterarse de que era gitano
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Condenada una empresa por despedir a un trabajador al enterarse de que era gitano 

Un recordatorio de que el antigitanismo aún persiste en nuestra sociedad moderna, supuestamente progresista

Sorprendentemente, el racismo en el lugar de trabajo, que debería ser una anécdota en los libros de historia, todavía nos da titulares en el siglo XXI. Al igual que un fantasma que nunca descansa, el prejuicio racial vuelve a colarse en la sociedad, esta vez, en el corazón de un pequeño establecimiento en León. En un giro retorcido de los acontecimientos, un empleador ha sido condenado por despedir a un empleado de su deber simplemente por pertenecer a la etnia gitana.

Una reacción despreciable ante la etnicidad

En un episodio grotesco de discriminación racial, un camarero gitano fue injustamente despedido, y el tribunal encontró a su empleadora culpable de alimentar un ambiente de trabajo hostil. Pedro H.R., el empleado en cuestión, recibió un trato preferencial por parte de su jefa hasta que se enteró de su origen étnico. ¿Cómo se le ocurrió revelar su etnia gitana? Pues bien, simplemente porque se encontró con conocidos también gitanos en el bar.

Es un escenario que casi supera a la ficción: una jefa que no pudo ocultar su asombro y su desprecio cuando descubrió que Pedro era gitano. Se quejó amargamente de que debería haberle informado de su etnia antes de contratarlo, alegando que tenía derecho a saber quién trabajaba en su negocio. Desde ese momento, el cambio en el comportamiento de la jefa fue palpable y deplorable, marcado por comentarios despectivos que reflejaban estereotipos perjudiciales sobre los gitanos.

Un veredicto contra la discriminación

La corte, sin embargo, no estaba para juegos. Tras un examen meticuloso de las circunstancias, la magistrada dictaminó que el despido era nulo por ser discriminatorio. Destacó que la empresa no pudo justificar la decisión de despedir al trabajador y notó las versiones contradictorias de la empresa en cuanto a cómo y por qué se despidió a Pedro. Más aún, consideró probado que el ambiente hostil que el trabajador percibía era debido a su etnia.

Se dictó una compensación de 7.501 euros por los daños causados al trabajador. Esta decisión, sin lugar a dudas, trae alivio y esperanza en una sociedad donde el racismo sigue siendo una mancha desagradable. Pero este no es solo un caso aislado de racismo. Es un recordatorio de que el antigitanismo, una forma específica de racismo, aún persiste en nuestra sociedad moderna, supuestamente progresista.

Un llamado a la acción

La Fundación Secretariado Gitano, que asesoró a Pedro, ha saludado el veredicto, argumentando que es un paso hacia la justicia. Selene de la Fuente García, representante de la fundación, enfatizó que este caso debe inspirar a más víctimas de discriminación racial o étnica a denunciar su situación. Aprovechó la oportunidad para promocionar un servicio de asistencia a las víctimas recién lanzado por el Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica (CEDRE), un organismo adscrito al Ministerio de Igualdad.

Un problema más profundo

Y así, en este caldo de cultivo de discriminación y prejuicios, es evidente que el problema es más profundo de lo que parece. No es suficiente celebrar una victoria en los tribunales; es esencial confrontar las actitudes que permiten la discriminación en primer lugar. En una sociedad supuestamente avanzada, es chocante que las personas sigan siendo juzgadas por su etnia en lugar de su competencia y habilidades laborales.

El caso de Pedro H.R. es un ejemplo doloroso de cómo los estereotipos raciales pueden arraigarse en la mente de las personas hasta tal punto que pueden tomar decisiones laborales basadas en prejuicios y no en méritos. El hecho de que este caso haya llegado a los tribunales resalta la prevalencia de tales actitudes en nuestra sociedad.