16 Jun 2024

Blog

Almeida quiere instalar  un depósito de basura donde se cree que hay una fosa de brigadistas internacionales
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Almeida quiere instalar un depósito de basura donde se cree que hay una fosa de brigadistas internacionales 

En el corazón de Madrid, el barrio de Montecarmelo se convierte en el epicentro de un conflicto que trasciende lo cotidiano. La decisión del Ayuntamiento de Madrid de instalar un depósito de residuos en un solar abandonado no es solo una cuestión de gestión urbana; se trata de un enfrentamiento entre el presente y el pasado, entre la memoria y el olvido.

Este solar, que hoy sirve de pulmón verde para las y los vecinos, esconde bajo su superficie una historia sangrienta y olvidada: los restos mortales de cerca de 500 brigadistas internacionales, aquellos héroes anónimos que vinieron de lejanas tierras para luchar por la democracia y contra el fascismo durante la Guerra Civil Española.

MEMORIAS ENTERRADAS, CONFLICTOS PRESENTES

La controversia surge cuando la Asociación de Amigos de Brigadistas Internacionales (AABI) plantea la posibilidad de que este terreno sea, en realidad, una fosa común. Esta hipótesis, lejos de ser nueva, lleva años circulando entre los historiadores y activistas de la memoria histórica.

Sin embargo, el Ayuntamiento, liderado por Almeida, parece hacer oídos sordos a estas advertencias. La falta de interés en verificar la existencia de esta fosa común no es solo una negligencia; es un acto de desmemoria.

LA LUCHA POR LA VERDAD Y LA MEMORIA

La AABI, junto con otras organizaciones, no se ha quedado de brazos cruzados. Han solicitado al Gobierno de España que intervenga para confirmar la existencia de los restos de los brigadistas, quienes vinieron de países como Estados Unidos, Bélgica, Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, Cuba, Chipre, Rusia y España. La evidencia histórica sugiere que estos cuerpos, una vez exhumados por el régimen franquista, fueron relegados a un segundo plano, desplazados solo unos metros, negándoles incluso en la muerte un descanso digno.

UNA POLÍTICA DE OLVIDO Y DESPRESTIGIO

La respuesta de las autoridades madrileñas no solo refleja una preocupante indiferencia hacia la historia y la memoria, sino que también revela una actitud despectiva hacia aquellos que dieron su vida por la libertad. La narrativa oficial, impregnada aún de los ecos de la dictadura, continúa deshumanizando a estos luchadores, etiquetándolos como «hampa criminal». Esta falta de reconocimiento y respeto es un síntoma de una sociedad que aún lucha por reconciliarse con su pasado.

EL DEBER DE RECORDAR Y HONRAR

La instalación del cantón de basura en este lugar no es solo una cuestión de mala planificación urbana o de insensibilidad política; es una afrenta directa a la memoria de aquellos que lucharon por la democracia y la libertad. Los brigadistas internacionales, muchos de los cuales perdieron la vida en suelo español, merecen ser recordados y honrados, no sepultados bajo toneladas de residuos y el peso del olvido.

En conclusión, la situación en Montecarmelo es mucho más que una disputa local; es un reflejo de cómo España lidia con su pasado turbulento. La memoria histórica no puede ni debe ser enterrada bajo capas de basura y desinterés político. Es deber de la sociedad y del gobierno reconocer y honrar a aquellos que lucharon por valores universales. El caso de Montecarmelo debe ser un llamado a la acción, un recordatorio de que el pasado, si se ignora, puede volver a manifestarse en formas aún más destructivas.

Deja una respuesta

Required fields are marked *