26 Feb 2024

Blog

50 años del asesinato de Salvador Allende: de la esperanza a la oscuridad absoluta en 24 horas
INTERNACIONAL, PRINCIPAL

50 años del asesinato de Salvador Allende: de la esperanza a la oscuridad absoluta en 24 horas 

La brutalidad con la que Pinochet y sus aliados reprimieron a la oposición es un testimonio de hasta dónde puede llegar el poder cuando se concentra en manos sin escrúpulos.

El 11 de septiembre de 1973, Chile y el mundo entero fueron testigos de cómo la democracia podía ser quebrantada por el puño brutal del fascismo. Un golpe militar, orquestado y liderado por el general Augusto Pinochet, desmanteló un gobierno democráticamente elegido y puso fin a la vida de Salvador Allende. Pero este acto fue solo el inicio de una era de oscuridad que persistiría durante décadas, caracterizada por violaciones sistemáticas de los derechos humanos y una represión violenta.

Bajo la dictadura de Pinochet, la nación chilena se sumergió en un abismo de terror. Las instituciones democráticas fueron desmanteladas, la prensa libre fue silenciada y los poderes judiciales fueron manipulados para servir al régimen. Las y los ciudadanos que osaban levantar la voz en contra del régimen, o que simplemente eran sospechosos de oposición, eran brutalmente perseguidos. Estadios y otros recintos se convirtieron en centros de tortura, donde incontables chilenas y chilenos enfrentaron un destino atroz.

La Operación Cóndor, un plan coordinado entre varias dictaduras latinoamericanas con el apoyo de agencias extranjeras, permitió la persecución, desaparición y asesinato de opositores más allá de las fronteras de Chile. Esta cooperación transnacional del terror dejó en claro que el fascismo de Pinochet no tenía límites ni fronteras.

Además, la economía chilena fue transformada siguiendo dogmas neoliberales. Bajo el asesoramiento de los «Chicago Boys», economistas formados en la Universidad de Chicago, se privatizaron industrias y servicios, se desmanteló el gasto social y se promovió una economía de mercado desregulada. Si bien algunos argumentan que estas políticas llevaron a un crecimiento económico, también es cierto que exacerbaron la desigualdad y despojaron a las y los trabajadores de derechos básicos.

Pero, ¿cómo es posible que un régimen tan opresivo haya podido mantenerse en el poder durante tanto tiempo? Parte de la respuesta radica en el miedo instigado por el régimen. La DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) y posteriormente la CNI (Central Nacional de Informaciones) fueron las principales herramientas represivas de Pinochet. A través de estas organizaciones, se llevó a cabo una política sistemática de detenciones, torturas y asesinatos que mantenía a la población en constante temor. Las y los ciudadanos sabían que cualquier acto de resistencia podía resultar en su desaparición o en represalias contra sus seres queridos.

Pero el régimen de Pinochet no solo se basó en el terror. También utilizó herramientas propagandísticas para legitimar su poder y desacreditar a sus opositores. A través del control de los medios de comunicación, la dictadura promovió una narrativa que presentaba a Pinochet como el «salvador» de Chile y a la oposición como una amenaza comunista que buscaba destruir el país.

Además, se impulsó una cultura del silencio y del olvido. Las generaciones más jóvenes eran educadas bajo una versión distorsionada de la historia, en la que los crímenes del régimen eran minimizados o simplemente omitidos. Así, durante años, muchas y muchos chilenos crecieron sin conocer la verdadera magnitud de la represión y de las violaciones a los derechos humanos.

Sin embargo, la resistencia nunca desapareció por completo. Durante todo el periodo de dictadura, hubo grupos y movimientos que lucharon valientemente contra el régimen. Las y los artistas, músicos y escritores usaron su arte como una herramienta de resistencia, creando obras que denunciaban la opresión y mantenían viva la memoria de las víctimas. Madres, padres, hermanas, hermanos y amigos de las y los desaparecidos se organizaban en agrupaciones, desafiando al régimen y demandando verdad y justicia.

El legado imperecedero de Allende

Salvador Allende, más que un presidente, fue un icono de la lucha por la justicia social y la democracia. Su elección en 1970 representó un momento de cambio y esperanza para Chile y para muchos en Latinoamérica, que veían en él la posibilidad de construir una sociedad más justa y equitativa.

Allende y su gobierno pusieron en marcha una serie de reformas progresistas que buscaban empoderar a las y los más desfavorecidos. Estas incluyeron la nacionalización de empresas clave, como la del cobre, para garantizar que los beneficios generados por los recursos naturales de Chile se invirtieran en el bienestar de la población. Además, se implementaron programas agrarios para redistribuir la tierra y beneficios para trabajadoras y trabajadores, como la garantía de un salario justo y condiciones laborales dignas.

En el ámbito de la educación, Allende y su equipo trabajaron arduamente para democratizar el acceso y garantizar una educación de calidad para todas y todos. Se establecieron programas de alfabetización y se promovió una educación crítica y liberadora. Las y los jóvenes eran vistos como el futuro del país y, por ende, como un pilar esencial en la construcción de la nueva sociedad.

En salud, el gobierno de Allende se esforzó por garantizar que todas y todos tuvieran acceso a servicios médicos de calidad, independientemente de su capacidad económica. Se construyeron más hospitales y se invirtió en la formación de médicas y médicos, enfermeras y enfermeros, garantizando así una atención integral y humana.

Sin embargo, lo que realmente distingue a Allende es su compromiso inquebrantable con la democracia y los principios democráticos. A pesar de las enormes presiones, tanto internas como externas, Allende nunca recurrió a la violencia o a la represión para mantenerse en el poder. Incluso en los momentos más difíciles, cuando su gobierno estaba siendo socavado por fuerzas opositoras y cuando el golpe de estado ya era inminente, Allende eligió permanecer en el Palacio de La Moneda, resistiendo hasta el final, demostrando una valentía y una integridad sin parangón.

El legado de Allende, sin embargo, trasciende las políticas específicas que implementó. Su vida y su liderazgo son un testimonio de la importancia de mantenerse fiel a los propios principios y valores, incluso frente a las adversidades más insuperables. Sus discursos, cargados de esperanza y determinación, inspiraron a generaciones a luchar por un mundo más justo. Como dijo una vez: «Hay que tener fe en la humanidad, fe en el futuro y en la certeza de que el camino que seguimos es el correcto».

Más allá de Chile, Allende se convirtió en una figura emblemática para movimientos progresistas en todo el mundo. Su resistencia frente al imperialismo y su defensa del socialismo como un camino hacia la justicia social resonaron en los corazones de muchas y muchos, desde Europa hasta Asia y África.

Por supuesto, su legado también es una advertencia sobre las dificultades y desafíos que enfrentan aquellos que buscan cambiar el statu quo. Las fuerzas conservadoras, tanto nacionales como internacionales, se alinearon contra Allende y su visión progresista, utilizando todos los medios posibles para socavarlo.

A 50 años de su trágica muerte, es esencial que recordemos a Allende no solo por lo que hizo, sino también por lo que representó. En una era donde la democracia y los derechos humanos están bajo amenaza en muchas partes del mundo, las lecciones de Allende son más relevantes que nunca. Su vida nos recuerda que, a pesar de las adversidades, es posible luchar por un mundo mejor, y que el cambio real y duradero solo puede lograrse a través de la democracia y el respeto a la dignidad humana.

El resurgimiento de movimientos progresistas en todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, muestra que las ideas de Allende siguen vivas y son una fuente de inspiración para las y los jóvenes activistas que buscan construir un mundo más justo. Su legado es un recordatorio constante de que, a pesar de los desafíos y las adversidades, es posible construir un futuro mejor para todas y todos.