fbpx
DESTACADA, INTERNACIONAL

WikiLeaks revela cómo EEUU persiguió el cambio de régimen en Siria, provocando un baño de sangre 

Los documentos filtrados muestran que el cambio de régimen en Siria ha sido el objetivo de la política estadounidense

En 2010, WikiLeaks publicó 251,287 cables clasificados del Departamento de Estado de EE.UU. Estos cables han sido analizados en profundidad para conocer la historia de la política exterior de Estados Unidos.

El capítulo 10 de los archivos de WikiLeaks señala que 31 de agosto de 2013 el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que tenía la intención de lanzar un ataque militar contra Siria en respuesta a un ataque con armas químicas, cuyo objetivo no sería derrocar al gobierno de Assad ni cambiar el equilibrio de fuerzas en la guerra civil sectaria de Siria, sino un castigo por usar armas químicas.

Los cables publicados por WikiLeaks permitieron conocer al público las estrategias y motivaciones de los funcionarios estadounidenses cuando hablaban entre sí, no como generalmente las expresaban al público.

Noticias de Oriente Medio: Suníes contra chiíes: el gran juego, la gran mentira

EE.UU y el cambio de régimen en Siria

En el caso de Siria, los cables muestran cómo EEUU persiguió el cambio de régimen en Siria, provocando un baño de sangre, y cómo los componentes clave de la política de cambio de régimen de la administración Bush permanecieron en su lugar incluso cuando la administración Obama avanzó públicamente hacia una política de compromiso. También que el gobierno de Estados Unidos estaba mucho más interesado en su relación con Irán, que en los derechos humanos dentro de Siria.

Un cable del 13 de diciembre de 2006 ya indicó que la principal motivación de la política estadounidense. El autor, William Roebuck, señala que el objetivo de Estados Unidos en diciembre de 2006 era socavar al gobierno sirio por cualquier medio disponible y lo que importaba era si la acción de Estados Unidos ayudaría a desestabilizarlo.

OpiniónVP '¿Avanzan los chiíes? ¿A qué esperan los suniíes?', por @jesusdesalvador - Valencia Plaza

Mientras en público, Estados Unidos estaba a favor de la reforma económica, en privado veía el conflicto entre la reforma económica y las «fuerzas corruptas arraigadas» como una «oportunidad». También en público, Estados Unidos se opuso a los «extremistas islamistas» pero en privado vio la «amenaza potencial para el régimen de la presencia cada vez mayor de extremistas islamistas en tránsito» como una «oportunidad» que Estados Unidos debería tomar medidas para tratar de aumentar la presión.

Sunies y chiies

En diciembre de 2006, el hombre que encabezaba la embajada de Estados Unidos en Siria recomendó en un cable al secretario de Estado y a la Casa Blanca que el gobierno de Estados Unidos colaborara con Arabia Saudita y Egipto con el objetivo de promover el conflicto sectario en Siria entre suníes y chiíes como medio de desestabilizar al gobierno sirio. Este cable fue escrito en el punto álgido de la guerra civil sectaria sunita-chiita en Irak desatada por la invasión estadounidense, que acababa de costarles a los republicanos el control del Congreso en las elecciones de noviembre de 2006, con la dimisión de Donald Rumsfeld como secretario de Defensa.

Julian Assange, creador de Wikileaks
Julian Assange, creador de Wikileaks

La visión de la política estadounidense, feliz de fomentar el sectarismo sunita-chiíta en Siria y preocupada sobretodo por la relación de Siria con Irán, se vio reforzada por un cable del 22 de marzo de 2009 desde la embajada de Estados Unidos en Arabia Saudita. Este cable resume una reunión del 15 de marzo que incluyó al entonces asesor antiterrorista estadounidense John Brennan y al embajador estadounidense en Arabia Saudita Ford Fraker con el príncipe Muqrin bin Abdulaziz al-Saud, jefe de la agencia de inteligencia externa de Arabia Saudita.

El embajador Fraker había informado en detalle sobre los enfrentamientos del 20 de febrero entre las fuerzas de seguridad saudíes y los peregrinos chiítas sauditas en Medina, sin mencionar a Irán. El cable de Fraker del 24 de febrero atribuyó principalmente los enfrentamientos a, en primer lugar, que la policía saudita había negado a los peregrinos chiítas sauditas el acceso al cementerio de Baqi’a frente a la Mezquita del Profeta, y en segundo lugar, a la ira de la comunidad chií saudí por sus agravios históricos.

A pesar de que Estados Unidos sabía perfectamente que el gobierno saudí culpaba a Irán por cosas con las que el gobierno iraní no tiene nada que ver, estaba feliz de hacer una causa común con Arabia Saudita al culpar a Irán de las cosas que sucedían en Siria con las que Irán no tenía conexión.

En 2009, Siria intenta mejorar sus relaciones con Estados Unidos, pero a Estados Unidos  lo que realmente le importa no era el respeto del gobierno sirio por los derechos humanos, sino la relación de Siria con Irán.

Otro tema que se repitió en el cable de 2006 fue que Estados Unidos debería tomar medidas para tratar de desestabilizar al gobierno sirio provocando que «reaccione de forma exagerada», tanto interna como externamente. Roebuck señaló que una de las “vulnerabilidades” del gobierno sirio que Estados Unidos debería intentar explotar era su “enorme irritación” con el ex vicepresidente sirio Abdul Halim Khaddam, líder del Frente de Salvación Nacional en el exilio de la oposición.

WikiLeaks' War on Secrecy: Truth's Consequences | Time

Para explotar esa vulnerabilidad Roebuck propuso que: «Deberíamos seguir animando a los saudíes y a otros a permitir que Khaddam acceda a sus medios de comunicación, proporcionándole espacios para ventilar la ropa sucia de la SARG. Debemos anticipar una reacción exagerada del régimen que se sumará a su aislamiento y alienación de sus vecinos árabes».

Si el gobierno sirio actuara de manera que «aumentara su aislamiento», entonces Estados Unidos podría señalar que el gobierno sirio era un gobierno deshonesto, incapaz o no dispuesto a cumplir con las normas internacionales, amenazando a los aliados estadounidenses en la región y, por lo tanto, el gobierno de Estados Unidos tuvo que tomar alguna acción en respuesta. A tales acciones por parte del gobierno Estados Unidos no se vio obligado a responder de mala gana, sino que era el objetivo explícito de la política estadounidense.

En Occidente se nos dice que los esfuerzos actuales para derrocar al gobierno sirio por la fuerza fueron una reacción a la represión de la disidencia por parte del gobierno sirio en 2011, pero ahora sabemos que el «cambio de régimen» fue la política de Estados Unidos y sus aliados durante cinco años.

3002a98cf380f055c354a36389818cb1dfe9a2b6
close

Suscríbete a nuestro boletín diario

Te mantendremos al día de nuestros vídeos y noticias