fbpx

Blog

«María estaba sola y Juan estaba ahí, pero ausente». La viral reflexión en Twitter sobre la demencia
DESTACADA

«María estaba sola y Juan estaba ahí, pero ausente». La viral reflexión en Twitter sobre la demencia 

Julio Armas atendió como sanitario a dos personas, María y Juan, y el relato se ha vuelto viral.

El sanitario Julio Armas Castro atendió » a dos pacientes mayores en el hospital», así comienza el relato y reflexión.

«Juan tiene 81 años y Maria 78, llevan juntos más de 50 años. Ella venía buscando un informe que le pedían en la residencia, una mirada triste y un discurso agresivo presagiaba que algo difícil de asumir escondía», explica.

«Le expliqué que ese tipo de informes no se hacía en urgencias, y ella solo repetía que necesitaba el informe, balbuceaba críticas y alguna que otra amenaza verbal sobre una reclamación. María estaba asustada y agobiada», prosigue.

Pero Julio trató de empatizar: «Es cierto que la desesperación conduce a actitudes así, María necesitaba ayuda, no otra persona que construyera un nuevo muro a su alrededor. Juan solo repetía: casi, casi lo logro. Senté a María en otra consulta y de forma calmada le pregunté que pasaba en realidad».

Es entonces cuando descubriría que «Juan tiene una demencia de rápida progresión, toda su vida la ha dedicado a la enseñanza y a su familia. Sus hijos viven fuera y ella, también mayor, se ocupa de todo. Esta mañana ha tomado la decisión de llevarlo a una residencia».

«Llegamos a un acuerdo, le entregamos una cita en su centro de salud y le explicamos todos los documentos que necesitaba. Hablamos con la trabajadora social y ofrecimos recursos de ayuda», explica Julio y «María respiraba más tranquila».

«Justo al darme la vuelta María se sentó al lado de Juan y acariciándole suavemente en la mejilla, mientras lloraba desconsoladamente le decía: esto es por el bien de los dos, porque quiero seguir amándote a pesar de esta enfermedad. Y tú serás mi Juan siempre», finalizaba el relato.

El hilo, que se ha hecho viral, ha emocionado enormemente a los usuarios de redes sociales, pero también contenía una reflexión como conclusión: «Es una triste realidad cotidiana, y verlo así tan cerca y tan duro me ha destrozado. Aún debemos ser más empáticos, escuchar más y juzgar menos. Hay rostros felices con muchísimo dolor escondido detrás de una sonrisa. Hay que dar más oportunidades, hay que perdonar más y mejor».