fbpx
DESTACADA

Jordi Sánchez lamenta de forma rotunda la «ignorancia» de los negacionistas tras su calvario personal 

Jordi Sánchez recuerda en laSexta Noche cómo fueron sus 45 días ingresado a causa del coronavirus, 24 de ellos en la UCI.

El actor catalán Jordi Sánchez recordaba, en el programa de La Sexta Noche, cómo fueron los 45 que vivió ingresado por covid-19, 24 de ellos en la UCI y ha aprovechado para enviar un mensaje a los negacionistas y para aquellos que dudan de las vacunas.

Como explica en el vídeo, estos alegatos negacionistas le parecen «un acto de ignorancia».

Cabe recordar que la pandemia de covid-19 ha provocado una proliferación de mentiras, teorías conspirativas y campañas negacionistas a las que la OMS ha dado el nombre de «infodemia». Su difusión ha sido tan amplia y tan rápida como la del virus, y ha tenido también consecuencias letales, pues ha hecho que aumente el número de contagiados y de muertos.

Muchas personas niegan la gravedad e incluso la existencia de la enfermedad, cuestionan a los expertos y a las autoridades sanitarias, rechazan las medidas recomendadas para prevenir el contagio y utilizan políticamente el malestar social generado por la pandemia para desestabilizar a los gobiernos.

Ver las imágenes de origen

Él comenzó a sentirse mal en un viaje de Barcelona a Madrid y tras siete días de fiebre alta decidió llamar a una médico amiga. «Me dijo que fuera al hospital», ha contado en La Sexta Noche, añadiendo que fue una ambulancia a por él. 

«Todo fue muy rápido», ha recordado. «LLegué y me dijeron: «Te vamos a intubar, si quieres llamar a alguien…». Así que llamé a la familia y desperté 24 días más tarde». 

Posteriormente el presentador pregunta por el momento de ese alta tan esperada, «tuvo que ser algo especial», comenta y Jordi Sánchez explica que «tenía tanta prisa por irme que me dejé la vía puesta».

«Me di cuenta en el ascensor que llevaba la vía en el brazo. Tuve que volver para que me la quitaran», confiesa a Iñaki López, asegurando que «machacó a preguntas» a los sanitarios que le atendieron, calificándose como un enfermo «un poco agonías».