fbpx
16 May 2022
DESTACADA, INTERNACIONAL

«Podrían haber muerto 6.000 en otras obras»: Infantino, presidente de la FIFA, se vanagloria de dar «dignidad» a los trabajadores de Qatar 

El presidente de la FIFA ha restado importancia a las condiciones deplorables en las que han trabajado miles de personas en el Mundial de Qatar.

Infantino ha vuelto a ser preguntado sobre las condiciones de los trabajadores para este próximo Mundial en Qatar. En concreto, fue preguntado en el Instituto Milken de Los Ángeles si la FIFA ayudaría a las familias de los trabajadores fallecidos en Qatar con los beneficios que obtuviera. Se calcula que la cifra de obreros muertos ronda los 6.500, según ‘The Guardian’.

«Cuando le das trabajo a alguien, incluso en condiciones difíciles, le das dignidad y orgullo. No es caridad. No haces caridad. Estados Unidos, por ejemplo, es un país de inmigración. Mis padres también emigraron de Italia a Suiza», aseguró Infantino.

image 10

«Ahora podrían haber muerto 6.000 en otras obras y así y por supuesto que la FIFA no es la policía del mundo ni es responsable de todo lo que sucede en el mundo. Pero gracias a la FIFA, gracias al fútbol, ​​hemos podido abordar el estado de los 1,5 millones de trabajadores que trabajan en Qatar», añadió.

«Más de 6.500 trabajadores muertos en la construcción de los estadios de Qatar»

Más de 6.500 trabajadores inmigrantes han perdido la vida en Qatar desde 2010, cuando el país fue designado como sede de la copa mundial de fútbol 2022 y puso en marcha la construcción de una importante infraestructura para el evento, según el diario británico The Guardian.

Ciudadanos de Nepal, Sri Lanka, India, Pakistán y Bangladesh viajan al emirato para trabajar en la construcción de estadios para albergar los juegos, pero también hoteles, aeropuertos o líneas de transporte. Un promedio de 12 trabajadores migrantes de estas cinco naciones del sur de Asia han muerto cada semana desde la noche de diciembre de 2010 cuando las calles de Doha se llenaron de multitudes extasiadas celebrando la victoria de Qatar en la celebración del evento.

Las cifras se obtuvieron a través de los registros que llevan a cabo estos cinco países, pero el número total de muertos es significativamente mayor, ya que estas cifras no incluyen las muertes de varios países que envían un gran número de trabajadores a Qatar, incluidas Filipinas y Kenia. Tampoco se incluyen las muertes ocurridas en los últimos meses de 2020.

India es el país que registró el mayor número de muertes de trabajadores en el país, con 2.711, seguido de Nepal (1.641), Bangladesh (1.018), Pakistán (824) y Sri Lanka (557).

Es imposible saber cuántos de estos accidentes de trabajo ocurrieron en obras realizadas por la propia organización, que solo reconoce 37 muertes, de las cuales 34 «no están relacionadas con el trabajo», cifra que los expertos no consideran para nada adaptada a la realidad.

El calor, factor significativo en las muertes

The Guardian señala que es probable que el intenso calor del verano de Qatar sea ​​un factor significativo en la muerte de muchos trabajadores. Los hallazgos del medio en este aspecto fueron respaldados por una investigación encargada por la Organización Internacional del Trabajo de la ONU que reveló que durante al menos cuatro meses del año los trabajadores enfrentaron un estrés por calor significativo cuando trabajaban al aire libre.

Un informe de los abogados del propio gobierno de Qatar en 2014 recomendó que encargara un estudio sobre las muertes de trabajadores migrantes por paro cardíaco y enmendara la ley para «permitir las autopsias … en todos los casos de muerte inesperada o súbita». El gobierno no ha hecho ninguna de las dos cosas.

Qatar sigue “arrastrando los pies sobre este tema crítico y urgente en aparente desprecio por la vida de los trabajadores”, según indicó al medio Hiba Zayadin, investigador del Golfo de Human Rights Watch. «Hemos pedido a Qatar que modifique su ley sobre autopsias para exigir investigaciones forenses sobre todas las muertes repentinas o inexplicables, y aprobar una legislación que exija que todos los certificados de defunción incluyan una referencia a una causa de muerte médicamente significativa», dijo.

El Gobierno de Qatar pidió a The Guardian que se retractase en un comunicado en el que aseguran que el número de muertes «es proporcional al tamaño de la fuerza laboral migrante» y que las cifras incluyen a los trabajadores que mueren por causas naturales después de vivir muchos años en el emirato. «Sin embargo, cada muerte es una tragedia y hay un esfuerzo para tratar de prevenir cada muerte en nuestro país», dice el texto gubernamental, que también sostiene que en los últimos años la mortalidad ha disminuido entre este grupo y que tiene acceso a salud gratuita. y de «primera clase»

«La homosexualidad no está autorizada» en Qatar 

Nasser Al-Khater, presidente del comité de organización del Mundial 2022 que se celebrará en Qatar el próximo invierno, confirmó que «la homosexualidad no está autorizada» en el país.

Al-Khater ha prometido que los aficionados LGTBI tendrán derecho a viajar y ver los partidos, pero con la condición de que no pueden dar «muestras de afecto en público».

En una entrevista publicada en la ‘CNN’, Nasser Al-Khater ha destacado que «las demostraciones de afecto en público están mal vistas, y eso vale para todos».

«Qatar y los países vecinos somos mucho más recatados y conservadores. Eso es lo que pedimos que respeten los aficionados, y estamos seguros de que así lo harán», continuaba.

«Así como nosotros respetamos las diferentes culturas, esperamos que estas culturas respeten las nuestras. Vendrán a Qatar como aficionados de un torneo de fútbol y pueden hacer todo lo que cualquier otro ser humano haría».

Sobre los problemas en la construcción de infraestructuras para Catar 2022, y todos los obreros que han muerto construyendo estadios a contrarreloj, el presidente del comité de organización del Mundial ha explicado que «la gente también debería reconocer las responsabilidades que Qatar ha tomado para progresar, promulgar leyes, y proteger los derechos de los trabajadores y su bienestar».

A principios de este año pasado, Barun Ghimire, un abogado de derechos humanos con sede en Katmandú cuyo trabajo se centra en la explotación de los migrantes nepaleses que trabajan en el extranjero, dijo a CNN que la difícil situación de los trabajadores laborales nepaleses es «particularmente grave en el Golfo».

«Los trabajadores migrantes de los países más pobres van a Qatar en busca de empleo», dijo,y agregó: «La Copa Mundial de Qatar es realmente la copa sangrienta, la sangre de los trabajadores migrantes».Vídeo | El doblaje de ‘No mires arriba’ que arrasa en reproducciones: «¡El fascismo no …Así son las miserias de los ‘influencers’: editores se rebelan contra la explotaciónEl Barça niega presiones a Abde para borrar una publicación contra Israel, pero pudo ex…Leer más

The Guardian informó a principios de este año que 6.500 trabajadores migrantes han muerto en el país desde que Qatar ganó su candidatura para organizar la Copa del Mundo en 2010, la mayoría de los cuales estaban involucrados en trabajos peligrosos y de bajos salarios, a menudo realizados en condiciones de calor extremo.

Al Khater reiteró que refutó la exactitud del informe, diciendo: «Niego categóricamente las declaraciones de The Guardian».Y agregó: «Esto es algo que debe quedar absolutamente claro. Absolutamente claro. El número de muertes en los estadios de la Copa del Mundo que están relacionadas con el trabajo son tres muertes. Hay poco más de 30 muertes que no están relacionadas con el trabajo».

En Qatar las mujeres apenas tienen derechos y necesitan la tutela de un hombre 

El sistema discriminatorio de tutela masculina que se aplica en Qatar niega a las mujeres el derecho a tomar decisiones clave sobre sus vidas. Así lo recoge el informe de 94 páginas “‘Everything I Have to Do is Tied to a Man’: Women and Qatar’s Male Guardianship Rules” (“Todo lo que tengo que hacer está ligado a un hombre: Las mujeres y las normas de tutela masculina en Qatar), de Human Rights Watch.

El texto denuncia que las mujeres en Qatar deben conseguir el permiso de sus tutores masculinos para casarse, estudiar en el extranjero con becas del Gobierno, acceder a muchos empleos gubernamentales, viajar al extranjero hasta cierta edad y recibir algunas formas de atención de la salud reproductiva.

El sistema discriminatorio que recoge el informe también niega a las mujeres la posibilidad de desempeñarse como tutoras principales de sus hijos e hijas, aunque estén divorciadas y tengan la custodia legal. Las restricciones violan lo establecido en la constitución de Qatar y el derecho internacional.

Sin una vida plena

Las conclusiones de Human Rights Watch se basan en un examen de 27 leyes, así como de regulaciones, políticas, formularios, comunicaciones por escrito con el Gobierno y 73 entrevistas, entre ellas, 50 entrevistas a fondo con mujeres afectadas por este sistema.

Según las leyes qataríes, las mujeres deben obtener el permiso de sus esposos para casarse, independientemente de la edad o de su estado civil anterior. Una vez casada, se puede considerar que la mujer es “desobediente” si no obtiene el permiso de su esposo antes de trabajar o viajar, o si abandona el hogar o se niega a mantener relaciones sexuales con él sin una razón “legítima”. Los hombres pueden estar casados hasta con cuatro mujeres al mismo tiempo sin necesidad del permiso de un tutor o ni siquiera el de su esposa o sus esposas actuales.

No son tutoras de sus hijos

Las mujeres no pueden ser tutoras principales de sus propios hijos o hijas en ningún momento. No tienen autoridad para tomar decisiones independientes respecto de los documentos, finanzas, viajes de sus hijos y a veces ni siquiera respecto de su escolaridad y tratamiento médico, incluso si están divorciadas y un tribunal ha ordenado que sus hijos vivan con ellas (“custodia”) o si el padre de los hijos ha fallecido. Si el hijo o hija no tiene un familiar varón que pueda desempeñarse como tutor, el Gobierno asume esta función.

Atrapadas en relaciones

Debido a la discriminación en las leyes relativas al divorcio y a las decisiones respecto de hijos e hijas, algunas mujeres han quedado atrapadas en relaciones abusivas, y a menudo esperan años para obtener un divorcio. Si se van, es posible que no puedan volver a casarse por temor a perder la custodia de sus hijos y continúan dependiendo de sus exesposos, que siguen actuando como tutores legales de los hijos.https://www.dailymotion.com/embed/video/x7ypdpj?ads_params=21682672808%2C22607057769&api=postMessage&autoplay-mute=true&autoplay=true&controls=false&disable-queue=1&id=videootv-widget-player-screen-759&mute=true&origin=https%3A%2F%2Fspanishrevolution.net&scaleMode=fill&syndication=273776&ui-logo=false&ui-start-screen-info=false00:18 / 00:27

Límite a sus estudios

Algunas mujeres entrevistadas señalaron que sus tutores varones les habían prohibido estudiar en el extranjero o asistir a universidades mixtas en Qatar, lo cual limitaba lo que podían estudiar y sus futuras carreras profesionales. Las mujeres indirectamente necesitan el permiso de su tutor varón para conseguir becas del Gobierno y poder acceder a educación superior. Las mujeres relataron que enfrentan restricciones en la Universidad de Qatar, de gestión estatal, que está segregada por sexo; por ejemplo, deben conseguir el permiso del tutor para ingresar o salir del campus en taxi, vivir en viviendas estudiantiles y realizar excursiones como parte de sus estudios.

El Gobierno, en su respuesta por escrito a Human Rights Watch, manifestó que las mujeres pueden actuar de tutoras para obtener pasaportes o cédulas de identidad para sus hijos, que no necesitan permiso del tutor para aceptar una beca o para trabajar en ministerios, instituciones estatales o escuelas ni la aprobación del tutor para realizar excursiones educativas que sean parte de programas académicos en la Universidad de Qatar. Sin embargo, la investigación de Human Rights Watch, que incluyó entrevistas y un examen de documentos, como solicitudes de permisos del tutor formuladas por escuelas y lugares de trabajo, entró en conflicto con las afirmaciones del Gobierno.

No pueden viajar al extranjero

Human Rights Watch concluyó que las mujeres qataríes no casadas menores de 25 deben obtener permiso del tutor para viajar al extranjero, y que, a cualquier edad, sus esposos o padres también pueden prohibirles viajar. Con respecto a los viajes y otros temas, la falta de transparencia sobre las normas y cuándo cambian hace que para las mujeres sea difícil objetarlas.

En 2020, unas mujeres que viajaban sin un familiar varón fueron detenidas por funcionarios aeroportuarios, que insistieron en llamar a su tutor varón para probar que no estaban “escapando”. Las autoridades han interceptado a mujeres qataríes de menos de 25 años, que portaban permisos de salida válidos y a mujeres de más de 25 años, que no están obligadas a obtener tal permiso.

Permiso para disponer de salud sexual

Las mujeres también manifestaron que tuvieron que presentar algún tipo de constancia de matrimonio para poder acceder a atención de la salud sexual y reproductiva, como atención prenatal, ultrasonidos transvaginales, pruebas de pap y controles de salud sexual. También necesitaban el consentimiento del esposo para recibir algunas formas de atención de la salud reproductiva relacionadas con los embarazos, como la esterilización y el aborto.

No pueden alquilar una habitación de hotel

Algunos hoteles prohíben a mujeres qataríes solteras de menos de 30 años alquilar una habitación si no están acompañadas de un familiar varón, y las mujeres qataríes tienen prohibido asistir a determinados eventos e ingresar en lugares donde sirvan alcohol.

Sin organizaciones que defiendan los derechos de las mujeres

Las mujeres en Qatar se están manifestando mucho más abiertamente sobre sus derechos, sobre todo online. Sin embargo, las leyes que limitan la libertad de expresión y de asociación, las intimidaciones por parte del Gobierno y el acoso en línea siguen siendo obstáculos graves, determinó Human Rights Watch. No existen organizaciones independientes de derechos de la mujer.

¿Fin de la tutela a los 18 años?

Las normas de tutela masculina son contrarias a algunas de las propias leyes qataríes que establecen el fin de la tutela a los 18 años. Asimismo, resultan violatorias de la Constitución de Qatar y las obligaciones que ha asumido ese país en virtud de las normas internacionales de derechos humanos. Esto también obstaculiza la posibilidad de Qatar de concretar su Visión Nacional 2030, que establece los objetivos del país a largo plazo, entre los que se incluye contar con una fuerza laboral diversificada que incluya oportunidades para las mujeres qataríes.