25 Feb 2024

Blog

Opinión | La amnistía como antídoto frente al veneno de la derecha antidemocrática
DESTACADA, Javier F. Ferrero, OPINIÓN

Opinión | La amnistía como antídoto frente al veneno de la derecha antidemocrática 

¿Es la amnistía una concesión inmerecida o un paso esencial hacia la reconciliación en una sociedad dividida por años de conflicto político? La propuesta de una ley de amnistía ha despertado las iras de una derecha cada vez más alineada con posturas antidemocráticas y deslegitimadoras. Aunque desde ciertos sectores de la izquierda se mire la amnistía con recelo, es preciso reconocer que más allá de la controversia que suscita, es un paso necesario para sanar heridas y mirar hacia un futuro común. La derecha se agrupa bajo un estandarte de movimiento antisistema, intentando desestabilizar cualquier gobierno que no coincida con sus intereses. Esta dinámica amenaza la esencia misma de la democracia y el debate constructivo.

La derecha, comandada por figuras como Isabel Díaz Ayuso y José María Aznar, con un Feijóo al que ya hemos visto que todo esto le queda grande, recurre a una retórica incendiaria y a actitudes que rozan el desacato a la pluralidad democrática. En su desesperada lucha por el poder, ignoran o menosprecian la voz de las urnas cuando no resuena con sus expectativas. El oxígeno que dan al independentismo no es producto de un mandato popular, sino de la combustión de su narrativa incendiaria y polarizadora.

Es crucial que el gobierno de izquierda que se avecina tome las riendas del relato y construya un futuro apoyado en los pilares de la Constitución y en el cierre de divisiones nacionalistas. Frente a la amnistía, que parece ser una concesión política mal interpretada y peor explicada, el nuevo gobierno debe articular un discurso que recupere la confianza de aquellos que, aunque críticos con la medida, entienden la necesidad de avanzar más allá de la estigmatización y el bloqueo.

La amnistía no debería ser vista como una herramienta de división, sino como una oportunidad para establecer un precedente de reconciliación y de rectificación de injusticias. La izquierda debe reivindicar su posición como defensora de los derechos y libertades, incluso cuando estos parecen ir en contra de la corriente dominante. La amnistía, en este sentido, es un acto de valentía política que busca restablecer los principios de equidad y justicia, principios que la derecha parece haber olvidado en su camino hacia un autoritarismo encubierto.

El PSOE y sus aliados no pueden permitirse ceder el relato histórico a un independentismo que, aunque legítimo en sus aspiraciones políticas, no puede monopolizar la interpretación de los hechos de 2017 ni las consecuencias jurídicas de estos. Tampoco pueden permitir que la derecha reescriba la historia con tintes de un drama que solo sirve a sus intereses. La izquierda debe ser dura y firme, recuperando el espacio narrativo y ofreciendo un camino de reconciliación nacional que no ignore las leyes, pero que tampoco se someta a la tiranía de interpretaciones interesadas.

El pueblo español merece un gobierno que no solo lidere con el ejemplo, sino que también eduque en los principios democráticos. Un gobierno que sepa que la amnistía no es un fin en sí mismo, sino un medio para alcanzar la paz social y la cohesión de un país fragmentado por años de retórica divisiva. En este contexto, la amnistía se convierte en un símbolo de resistencia frente a una derecha que, en su lucha por el poder, ha perdido de vista los valores fundamentales de respeto, diálogo y convivencia. La verdadera izquierda no debe tener miedo de confrontar estos desafíos, porque solo así podrá trazar el camino hacia un progreso real y significativo para todos.

Deja una respuesta

Required fields are marked *