25 Sep 2022
DESTACADA

El Obispo de Tenerife considera la homosexualidad un pecado mortal como el alcoholismo 

El Obispo de la Diócesis Nivariense de La Laguna, Bernardo Álvarez, considera que la homosexualidad es un pecado mortal.

«La Iglesia tiene unos principios en relación con lo que son las cuestiones morales, ahí está el Catecismo de la Iglesia Católica. Las personas son siempre dignas de todo respeto, las personas, luego sus comportamientos son discutibles», afirmó el Obispo durante una entrevista en el programa Buenas Tardes, Canarias de la Televisión Canaria.

Para este la homosexualidad es similar al alcoholismo. Cuestionado al respecto ha expresado que «para que una cosa sea pecado mortal hace falta que la persona sea consciente de que es pecado, que lo haga libremente y que no esté condicionada por nada, pero que sepa y que tenga conciencia de que lo que hace está mal».

Captura web 19 1 2022 103953 www.bing .com

«A pesar de que saben que está mal, lo hacen, sin ser condicionados por nada. Es como la persona que bebe y cuando bebe hace cualquier disparate. Claro, lo que tiene que hacer es no beber», continúa el Obispo de Tenerife.

«Estos días estamos viendo el juicio de una persona que mató a su madre, parece que los estudios psicológicos dicen que la persona no estaba en sus cabales, parece que esa persona no era consciente de que lo que estaba haciendo estaba mal», sentencia.

De este modo se interpreta que el católico llega a justificar le enajenación mental que conduce a un asesinato por encima de la homosexualidad, cuestión que sí considera pecado mortal.

La Cadena Ser ha recordado que este ya en 2007 afirmó que algunos menores incitaban a los abusos sexuales «e incluso los deseaban».

«Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece».