fbpx
17 May 2022
PRINCIPAL

Las energéticas públicas de Noruega y Francia invierten en la próxima generación de energía renovable: Los datos que desmontan el rechazo del PSOE 

Nuevo desencuentro entre el PSOE y Unidas Podemos por la creación de una empresa pública de energía.

El PSOE vuelve a confrontar una propuesta de Unidas Podemos en el seno de Gobierno, en este caso sobre la creación de una empresa pública de energía.

Los socialistas han rechazado la propuesta de los morados: «No tiene ningún sentido para conseguir los objetos que dice perseguir salvo, claro está, que el único objetivo sea la creación de una empresa pública de objetivo como fin y no como medio y luego ya se verá», les ha espetado el diputado del PSOE Germán Renau a sus aliados.

image 57

Una semana después de que los socialistas tumbaran una proposición no de ley de Unidas Podemos sobre la reforma fiscal, este martes se han posicionado en contra de la proposición de ley para crear una empresa pública de energía que gestione los saltos hidroeléctricos según vayan caducando sus concesiones.

El portavoz de los morados, Pablo Echenique, ha asegurado que es «puro sentido común» para acabar con el «oligopolio mafioso» de las eléctricas.

Echenique ha señalado que esta empresa pública permitiría «bajar la factura de la luz»; «una transición energética hacia fuentes renovables»; y aumentar la «soberanía y seguridad energéticas». «Si hay algo que no les encaja de nuestra ley, negociemos durante el trámite parlamentario y lo modificamos. No tenemos ningún problema», les ha dicho el dirigente morado a los socialistas.

Sin embargo, en el PSOE hay muchas cosas que no les encajan. «En la exposición de motivos, Unidas Podemos señala que sin una empresa pública no se alcanzarán los objetivos climáticos, que esta empresa se ocupará de rebajar la factura de la luz y que garantizará que nadie sufra pobreza energética. […] Es un poco decepcionante que luego, en los 9 artículos, no haya nada de esto. Lo único que dicen es que creará una empresa pública de energía. Punto y final», ha lamentado Renau.

Por otro lado, y confrontando el relato de Renau Roy Cobby expone que «mientras tanto, las eléctricas ¡públicas! de Noruega y Francia invierten en la próxima generación de energía renovable en el país…».

«La francesa Engie, China Three Gorges o la noruega Statkraft están desarrollando ambiciosos proyectos de inversión en el sector; el Congreso debate este martes la proposición de ley de Unidas Podemos para pedir una empresa pública», explican desde elDiario.es.

«Recuerda mucho al caso del ferrocarril privatizado en Reino Unido, con más de la mitad de la red con participación de empresas públicas extranjeras…», añade Cobby.

«Además, la oposición a la empresa pública viene de que la gestión 100% privada beneficiaría a los consumidores, como comentaba MAFO en el 96. Pero, si no hay precios distintos a los de países con actores públicos, ¿cuál es el riesgo de crear uno ahora?», se cuestiona.

«Si el status quo es la falta de un actor público, la carga de la prueba no reside en la propuesta de empresa estatal, sino en el pronóstico de una liberalización competitiva y beneficiosa en los años 90: algo no observable al comparar con países que conservan actores estatales», concluye.