fbpx
DESTACADA

Las declaraciones de Bárcenas al descubierto: “Los empresarios estaban dispuestos a donar dinero al PP a cambio de sentarse una hora con un ministro” 

El extesorero del PP, Luis Bárcenas explica ante el juez Pedraz la labor de intermediación que él y Álvaro Lapuerta hacían entre constructores y los ministros de Fomento y Medio Ambiente de Aznar.

Eldiario.es ha publicado en exclusiva las declaraciones de el extesorero del PP Luis Bárcenas describió el pasado 16 de julio en la Audiencia Nacional su labor y la del fallecido Álvaro Lapuerta en la caja B del partido «como de intermediarios entre los constructores que querían tener acceso a los ministros del ramo, principalmente Fomento y Medio Ambiente, a cambio de una cantidad de dinero negro para la contabilidad paralela de la formación».

«Conseguir que te reciba un ministro o un secretario de Estado vale dinero», afirma en el vídeo de la declaración al que ha accedido elDiario.es. “Era un concepto de relaciones públicas. No sé si en el mundo del lobby en otros países donde está admitido legalmente cómo funcionan las cosas, pero puede ser algo parecido a lo que hacíamos nosotros. Al final, en ese mundo, conseguir que te reciba un ministro o un secretario de Estado no es sencillo. Simplificando, y aunque no fuera nuestro planteamiento, eso vale dinero en cualquier sitio”, afirma Bárcenas.

R 19

La jefa de la Sección Penal de la Abogacía del Estado intentó que Bárcenas concretara quién participaba en esa trama. Bárcenas respondió que los ministros de Fomento y Medio Ambiente y sus secretarios de Estado desde 1996 a 2004 sin precisar nombres. Esos cargos fueron ocupados, en lo que respecta a Fomento por Rafael Arias-Salgado y Francisco Álvarez Cascos; y en la cartera de Medio Ambiente por Isabel Tocino, Jaume Matas y Elvira Rodríguez, actual vicesecretaria sectorial del PP de Casado. 

Bárcenas describe cómo en una ocasión, Lapuerta conectó a uno de los empresarios con un director general de Carreteras para enfado de Álvarez Cascos, ministro de Fomento. “El ministro tiene una conversación un poco dura con Álvaro para recriminarle llamar a un director general y no a él y prohibirle que se dirigiese a ninguna persona que dependiese de él. De alguna forma le cerró la puerta para que pudiera dirigirse a cualquier membro de la administración por debajo de él”, afirmó Bárcenas.