25 Sep 2022
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

La subida de los carburantes, arma de doble filo para la industria de las bicicletas eléctricas 

El aumento del interés de los viajeros y los ciclistas por este tipo de productos no ha tenido las ganancias esperadas, ya que los precios de la energía impulsa a los consumidores, pero también repercute en las empresas al aumentar los costes de envío y los precios del aluminio y el cobalto

El fuerte incremento del precio de los carburantes debido a la guerra en Ucrania ha provocado un aumento considerable de la venta de bicicletas eléctricas, scooters eléctricos y ciclomotores eléctricos, una gran alternativa para desplazarse por las ciudades y que no impacta tanto en el bolsillo de los conductores.

El fundador y director ejecutivo de Rad Power Bikes, Mike Radenbaugh, dice que durante el último mes, el 30% de los clientes han pensando en comprar bicicletas eléctricas para reemplazar los kilómetros que hacen a diario en coche debido al aumento de los precios de la gasolina.

Bird también vio un aumento del 30% en el tráfico a su sitio web, donde vende bicicletas eléctricas y scooters eléctricos, en las semanas inmediatamente posteriores al aumento inicial en los precios de la gasolina, según un portavoz. Las flotas urbanas de vehículos eléctricos aumentaron sus ventas directas al consumidor en un 60% durante ese período.

La subida de los carburantes, un arma de doble filo para la industria de las bicicletas eléctricas

Por su parte, Retrospec, vio un aumento del 200% en las ventas de bicicletas eléctricas de febrero a marzo de 2022 y Fluidfreeride vendió el doble de unidades en marzo que en febrero. Además, su fundador señaló que las ventas de marzo fueron un 70% más altas que las del mismo mes del año pasado.

Aún así, el aumento del interés de los viajeros y los ciclistas por este tipo de productos no ha tenido las ganancias esperadas, ya que los precios de la energía no solo impulsa a los consumidores sino que también afectan a los costos y gastos de las empresas. No solo los costes de envío están siendo altos, también han aumentado los precios del aluminio y el cobalto y las empresas intentan mantener unos precios asequibles para el consumidor.

Un factor que puede continuar despertando el interés de los consumidores por los vehículos eléctricos es un mercado difícil para la venta de automóviles tanto nuevos como usados, así como empleados remotos que regresan a sus lugares de trabajo anteriores a Covid.