22 Feb 2024

Blog

Hay que pararlos: riesgo de que la ultraderecha gane en las Europeas en nueve países
Extrema derecha . Creador: Brais G. Rouco Copyright: CC BY-NC-ND 3.0
DESTACADA, INTERNACIONAL

Hay que pararlos: riesgo de que la ultraderecha gane en las Europeas en nueve países 

Trabajar juntos para promover políticas inclusivas y sostenibles puede ayudar a construir una Europa más fuerte y unida, donde la ultraderecha tenga menos espacio para crecer.

El avance de la ultraderecha en diversos países de Europa, señalado por las previsiones para las elecciones al Parlamento Europeo de 2024, representa un momento crucial y potencialmente transformador para el continente. Este fenómeno no solo refleja un cambio en las preferencias políticas de los votantes, sino que también plantea serias preguntas sobre el futuro de la integración europea, las políticas de inmigración, los derechos humanos y la democracia liberal.

En países como Austria, Bélgica, la República Checa, Francia, Hungría, Italia, los Países Bajos, Polonia y Eslovaquia, el crecimiento de partidos de extrema derecha podría conducir a un replanteamiento de las políticas nacionales en varios frentes clave. Estos incluyen un enfoque más restrictivo en la inmigración, un aumento del nacionalismo, y posiblemente un alejamiento de los principios de la Unión Europea, lo que podría afectar tanto las políticas internas como las relaciones exteriores de estos países. FUENTE

En el caso de Francia, por ejemplo, el éxito del Rally Nacional podría reforzar una agenda política más nacionalista y antiinmigrante. En Italia, con el partido Hermanos de Italia ganando terreno, podríamos ver un fortalecimiento de políticas similares, además de un posible impacto en las relaciones internacionales de Italia, particularmente en su enfoque hacia la Unión Europea. En países como Hungría y Polonia, ya estamos viendo cómo gobiernos de extrema derecha están desafiando la normativa y los valores de la UE, particularmente en lo que respecta al estado de derecho y la independencia judicial.

Este cambio en el panorama político también podría tener implicaciones significativas para la política exterior de la UE, especialmente en temas críticos como la acción climática y la respuesta a crisis globales. La posible resistencia a iniciativas ambiciosas de la UE, como el Pacto Verde Europeo, es un claro ejemplo de cómo estos cambios políticos podrían alterar las políticas medioambientales y de sostenibilidad.

image 7

Los resultados muestran que los dos principales grupos políticos del parlamento –el Partido Popular Europeo (PPE) y la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D)– probablemente seguirán perdiendo escaños (ya perdieron escaños en las dos últimas elecciones al Parlamento Europeo). ). Esto refleja la disminución a largo plazo del apoyo a los partidos tradicionales y el creciente apoyo a los partidos extremistas y más pequeños en toda Europa, lo que está dando como resultado una creciente fragmentación de los sistemas de partidos europeos, tanto a nivel nacional como europeo.

Estos son algunos aspectos clave de este fenómeno en diferentes países:

  1. Austria: el panorama político austríaco está cambiando con un giro hacia la derecha. Se espera que el Partido de la Libertad (FPÖ) gane impulso en las elecciones al Parlamento Europeo, lo que podría influir en las elecciones nacionales previstas para otoño de 2024. Este cambio refleja un alejamiento de los partidos tradicionales y una inclinación hacia políticas más conservadoras y nacionalistas. El FPÖ podría utilizar el éxito en las elecciones europeas para consolidar su posición en la política nacional y posiblemente lograr una victoria en las elecciones nacionales.
  2. Bélgica: en Bélgica, los partidos populistas y de extrema derecha podrían encabezar las encuestas, lo que indicaría un crecimiento en su influencia política. Este cambio podría desafiar el equilibrio político en el país y alterar la política interna, promoviendo agendas más nacionalistas y antiinmigración.
  3. República Checa: la extrema derecha podría experimentar un crecimiento en la República Checa. Este cambio político podría llevar a un cambio en las políticas nacionales y en la postura del país dentro de la UE, especialmente en temas como la inmigración y la soberanía nacional.
  4. Francia: el avance del Rally Nacional (RN), liderado por Marine Le Pen, podría establecer a Le Pen como una potencial próxima presidenta de Francia. Este cambio político podría llevar a un enfoque más nacionalista y euroescéptico en la política francesa.
  5. Hungría: se espera que Hungría continúe con su tendencia actual hacia un gobierno de extrema derecha bajo Viktor Orbán. Esto podría tener implicaciones significativas para las relaciones de Hungría con la UE y su política interna, especialmente en temas como el estado de derecho y las libertades civiles.
  6. Italia: con el partido Hermanos de Italia de Giorgia Meloni, se espera un fortalecimiento de la posición dominante de la derecha en Italia. Esto podría tener un impacto en la política nacional italiana, posiblemente llevando a cambios en las políticas de inmigración y relaciones exteriores.
  7. Países Bajos: el Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders podría emerger como el partido más grande de los Países Bajos en el Parlamento Europeo. Esto podría llevar a un cambio en la política nacional hacia posturas más nacionalistas y antiinmigración.
  8. Polonia: se espera que el partido Ley y Justicia (PiS) encabece las encuestas en Polonia. La oposición centrista podría cerrar la brecha entre ella y PiS, lo que indica un panorama político polaco cada vez más polarizado.
  9. Eslovaquia: también se espera un aumento de la influencia de los partidos de extrema derecha en Eslovaquia, lo que podría cambiar las dinámicas políticas internas y la relación del país con la UE.

DETENER EL AVANCE: MOVILICÉMONOS

La creciente influencia de la ultraderecha en el panorama político europeo es una tendencia que ha encendido alarmas en diversos sectores de la sociedad. Esta situación subraya la necesidad de una movilización efectiva para contrarrestar su avance. La movilización no solo es crucial para proteger los valores democráticos fundamentales, sino también para preservar los principios de igualdad, diversidad y tolerancia que son esenciales en sociedades libres y abiertas.

Una de las formas de abordar este desafío es a través de una mayor conciencia y educación política. Es vital que los ciudadanos estén informados sobre las implicaciones de las políticas promovidas por partidos de ultraderecha, y cómo estas pueden afectar no solo la cohesión social sino también cuestiones críticas como los derechos humanos, el medio ambiente y las relaciones internacionales. Además, fortalecer el compromiso cívico y la participación activa en los procesos democráticos puede ayudar a garantizar que una gama más amplia de voces y perspectivas sea considerada en el ámbito político.

Por otro lado, es esencial que los partidos políticos tradicionales y las instituciones democráticas aborden las preocupaciones legítimas de los ciudadanos que a menudo son capitalizadas por los partidos de ultraderecha. Esto incluye temas como el desempleo, la seguridad y la integración social. Una respuesta efectiva a estas preocupaciones puede ayudar a reducir el atractivo de las narrativas simplistas y polarizadoras que a menudo emplean estos partidos.

Finalmente, la solidaridad y la cooperación entre diferentes grupos y naciones son fundamentales. En un mundo cada vez más interconectado, los desafíos globales requieren soluciones globales. Trabajar juntos para promover políticas inclusivas y sostenibles puede ayudar a construir una Europa más fuerte y unida, donde la ultraderecha tenga menos espacio para crecer.

Deja una respuesta

Required fields are marked *