12 Jun 2024

Blog

El doble juego de España con Israel: entre la ética y el mercado
DESTACADA, INTERNACIONAL

El doble juego de España con Israel: entre la ética y el mercado 

Los países que envían armas a Israel deberían tener claro que pueden ser demandados por ayuda e incitación al genocidio.

En un mundo donde la coherencia política debería ser la norma, España parece jugar en el borde de la contradicción. “Desde el mismo día 7 de octubre de 2023 no se produce ninguna operación de venta de armamento a Israel”, señaló el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, en una entrevista en la SER. Mientras proclama públicamente un embargo en las exportaciones de armas a Israel, los hechos revelan una realidad distinta, una que desdibuja las líneas entre el compromiso ético y los intereses económicos.

Sin embargo, los datos desmienten tal compromiso, revelando exportaciones de munición a Israel valoradas en 987.000 euros en noviembre, después del supuesto cese de ventas, según los datos que figuran en el portal oficial de comercio exterior Comex analizados por el investigador del Centre Delàs Alejandro Pozo y que fueron verificados por elDiario.es.

image 2
image 3

ENTRE EL PAPELEO Y LA REALIDAD

Estas operaciones, justificadas como «material para pruebas o demostraciones» por la Secretaría de Estado de Comercio, no solo cuestionan la veracidad del embargo anunciado sino que ponen en evidencia la facilidad con que las decisiones gubernamentales pueden doblegarse ante la presión de intereses previamente establecidos.

La munición, descrita como sin explosivos de calibre medio, parece burlar apenas las restricciones impuestas por la propia normativa española sobre el comercio de armas, que permite la revocación de licencias si existe riesgo de que el material sea usado en acciones que perturben la paz o violen la dignidad humana.

EL CASO DE NAMMO PALENCIA

El foco de estas exportaciones es Nammo Palencia, una empresa con capitales nórdicos pero operando desde suelo español, lo que requiere la autorización de la Junta Interministerial de Defensa y Doble Uso (JIMMDU). Este caso evidencia no solo la complejidad de la industria armamentística y su impacto global sino también la delicada línea que los gobiernos deben navegar entre la diplomacia internacional y los compromisos éticos.

Mientras tanto, las adquisiciones de material de defensa a empresas israelíes por parte de España continúan sin pausa, desdibujando aún más las declaraciones de un embargo que en la práctica parece más una ilusión que una realidad. Estas transacciones, aunque menos visibles que las exportaciones, contribuyen igualmente a un ciclo de violencia que lejos de buscar una resolución pacífica al conflicto, lo perpetúa bajo el manto de la necesidad militar y el intercambio económico.

UN LLAMADO A LA ACCIÓN

Ante esta situación, la comunidad internacional y los organismos de derechos humanos levantan la voz, exigiendo un embargo integral que comprenda tanto exportaciones como importaciones. La decisión de la Corte Internacional de Justicia, que reconoce el riesgo de genocidio en las acciones de Israel, añade una capa de urgencia y responsabilidad legal a los países que, como España, se encuentran en la disyuntiva entre sus obligaciones éticas y sus intereses económicos.

Los países que envían armas a Israel deberían tener claro que pueden ser demandados por ayuda e incitación al genocidio. La urgencia de revisar y rectificar las políticas de comercio de armas se hace cada vez más evidente, no solo como un imperativo ético sino como una necesidad para evitar complicidades en crímenes contra la humanidad.

La política española respecto a las exportaciones e importaciones de armamento con Israel pone de manifiesto una alarmante falta de coherencia y compromiso con los principios de derechos humanos y legalidad internacional. La revelación de estas acciones, lejos de ser meros movimientos comerciales, refleja la complejidad y las contradicciones de una política exterior que, atrapada entre declaraciones y realidades, enfrenta el desafío de redefinirse bajo criterios de ética, responsabilidad y coherencia global. La pregunta que queda es: ¿Estará España dispuesta a asumir este desafío?

Deja una respuesta

Required fields are marked *