29 May 2024

Blog

Desmontar a la extrema derecha: 1 – La mentira de que Franco fue el salvador económico de España
Desmontar a la extrema derecha, Historia, PRINCIPAL

Desmontar a la extrema derecha: 1 – La mentira de que Franco fue el salvador económico de España 

La historia de España está marcada por periodos de intensa turbulencia, y uno de los más significativos y controvertidos es el régimen franquista, liderado por el dictador Francisco Franco desde 1939 hasta 1975. Este régimen, caracterizado por su represión, autoritarismo y su ideología nacionalista y conservadora, ha dejado un legado duradero en la sociedad, la política y la economía españolas.

A lo largo de los años, se han perpetuado numerosos mitos y tergiversaciones sobre el impacto económico del franquismo en España, muchos de los cuales han sido promovidos por sectores de extrema derecha que buscan reescribir la historia y presentar el régimen de Franco como un salvador económico de España. Estos mitos, que van desde la supuesta estabilidad y prosperidad económica hasta la creación de una clase media robusta y el desarrollo industrial equilibrado, han sido desmentidos por numerosos historiadores, economistas y expertos que han analizado en profundidad la realidad económica de la España franquista.

La revisión crítica de estos mitos no solo es fundamental para entender la verdadera naturaleza del régimen franquista y su impacto en la sociedad y la economía españolas, sino también para construir una memoria histórica basada en hechos y evidencias, y para promover el diálogo y la reflexión sobre los valores democráticos y los derechos humanos en la España contemporánea. Así arrancamos esta serie especial de artículos para desmontar a la extrema derecha, con la mentira de que Franco fue el salvador económico de España

1. Franco trajo la estabilidad económica a España

Antes de la instauración del régimen de Franco, España ya se encontraba sumida en un contexto de profunda inestabilidad económica, agravada por los estragos de la Guerra Civil entre 1936 y 1939. Esta confrontación bélica dejó al país en un estado de devastación, con una economía en ruinas, infraestructuras desmoronadas y una sociedad marcada por el dolor y la polarización. La guerra creó una urgente necesidad de reconstrucción y estabilidad, y la economía española necesitaba un resurgimiento y consolidación urgente.

Franco, al asumir el poder, prometió estabilidad y prosperidad para España. Su régimen implementó políticas autárquicas y proteccionistas con el objetivo de alcanzar la autosuficiencia económica y limitar las importaciones. Aunque estas políticas tenían como objetivo salvaguardar la economía nacional, resultaron en un aislamiento internacional, desabastecimiento, racionamiento y, en última instancia, en una economía obsoleta y estancada.

A pesar de la promesa de estabilidad y la retórica oficial, la realidad económica de España bajo el régimen de Franco fue una de pobreza, desigualdad y represión. La mayoría de la población experimentó condiciones de vida precarias, con acceso limitado a bienes y servicios básicos, y la agricultura, que era el sector predominante, se caracterizaba por su ineficiencia y atraso tecnológico.

Las políticas económicas de Franco, lejos de modernizar la economía española, la sumieron en un periodo de oscurantismo y atraso, en comparación con el desarrollo económico que experimentaban otros países europeos en el mismo periodo. La inversión en educación, ciencia y tecnología fue insuficiente, y el país no logró crear un tejido industrial sólido y competitivo a nivel internacional.

El análisis profundo de la economía durante el franquismo revela una realidad marcada por la desigualdad, la manipulación y la represión. Desmontar los mitos creados en torno al desarrollo económico es esencial para entender la historia de España en su totalidad y para construir un futuro basado en la verdad, la justicia y la equidad. La reflexión crítica sobre el pasado es fundamental para abordar los desafíos del presente y construir una sociedad más inclusiva y democrática.

2. El autarquismo fue beneficioso para España

El autarquismo, una política económica que Franco implementó con la intención de alcanzar la autosuficiencia y limitar las importaciones, se erige como un ejemplo palpable de cómo las decisiones económicas pueden tener repercusiones duraderas en el desarrollo de un país. Esta política, lejos de proteger la economía nacional, sumió a España en un periodo de aislamiento internacional y estancamiento económico, cuyas secuelas aún resuenan en la actualidad.

La implementación del autarquismo en España, con su énfasis en la autosuficiencia y la limitación de importaciones, llevó al país a un aislamiento que restringió el acceso a mercados, tecnologías y conocimientos externos. Este aislamiento contribuyó a la obsolescencia de la industria española, que quedó incapacitada para competir a nivel internacional y para adaptarse a los avances tecnológicos y las innovaciones que estaban transformando las economías de otros países europeos.

Los sectores que dependían de materias primas y tecnologías importadas fueron los más afectados por el autarquismo. La falta de acceso a estos recursos esenciales llevó a una disminución de la producción industrial y agrícola, afectando el empleo y los ingresos de la población.

El impacto del autarquismo en la innovación y el desarrollo industrial fue especialmente perjudicial. La falta de inversión en investigación y desarrollo, unida a la ausencia de colaboración internacional, relegó a España a una posición de inferioridad tecnológica y científica.

Al comparar el autarquismo español con otros modelos económicos de la época, se evidencia el atraso y la ineficiencia de este sistema. Mientras otros países europeos abrazaban la cooperación económica internacional y se beneficiaban del intercambio comercial y tecnológico, España permanecía encerrada en su propia burbuja autárquica, perdiendo oportunidades de crecimiento y desarrollo. El modelo económico autárquico de España contrastaba con los modelos abiertos y cooperativos de otros países europeos.

En resumen, el autarquismo, lejos de ser la salvaguarda de la economía española, fue una política económica que contribuyó al estancamiento, la pobreza y la desigualdad, cuyas consecuencias se sintieron durante décadas y cuyo legado aún perdura en ciertos aspectos de la economía y la sociedad españolas. La reflexión sobre este periodo es crucial para entender los desafíos actuales de España y para construir un futuro basado en la apertura, la cooperación y la equidad.

3. Franco modernizó la economía española

La percepción de que el régimen de Franco logró un desarrollo industrial significativo y modernizó la economía española es una concepción errónea que no refleja la realidad de la época. Aunque se realizaron esfuerzos para impulsar la industrialización, estos fueron en gran medida ineficaces y no consiguieron posicionar a España al nivel de desarrollo industrial de otros países europeos contemporáneos.

El Plan de Estabilización de 1959, promovido por tecnócratas del Opus Dei, es un ejemplo de los intentos de modernización económica durante el franquismo. Este plan tenía como objetivo liberalizar la economía, atraer inversiones extranjeras y fomentar el desarrollo industrial. Sin embargo, los resultados fueron mixtos y no lograron transformar de manera significativa la estructura económica del país, dejando a España rezagada en comparación con el progreso económico de sus vecinos europeos.

La industrialización que se llevó a cabo fue desequilibrada y se concentró principalmente en ciertas regiones y sectores. La protección estatal a industrias ineficientes y la falta de competencia generaron un tejido industrial débil y dependiente de subsidios y barreras comerciales. La falta de competencia y la protección estatal contribuyeron a la creación de un sector industrial débil y obsoleto.

Además, la inversión en educación, investigación y desarrollo fue insuficiente para sostener un proceso de industrialización avanzada y sostenible. La falta de capital humano cualificado y de innovación tecnológica limitó la capacidad de la industria española para competir en los mercados internacionales y adaptarse a los cambios tecnológicos y productivos.

La política de autarquía y el aislamiento internacional también obstaculizaron el desarrollo industrial. La limitación de importaciones restringió el acceso a tecnologías, maquinarias y conocimientos extranjeros, afectando la productividad y la competitividad de la industria española.

4. El régimen franquista logró un milagro económico

El cuarto punto a abordar es la creencia errónea de que el régimen franquista logró un milagro económico que elevó el nivel de vida de la población española. Aunque hubo periodos de crecimiento económico, estos no se tradujeron en un aumento equitativo del bienestar y la calidad de vida de la ciudadanía, y las desigualdades y la pobreza persistieron a lo largo de la dictadura.

El denominado “milagro español” de los años 60, caracterizado por altas tasas de crecimiento económico, es comúnmente citado como un periodo de prosperidad bajo el franquismo. Sin embargo, este crecimiento fue desigual y no benefició por igual a todas las capas de la sociedad. Muchos españoles continuaron viviendo en condiciones de pobreza y precariedad, mientras que una élite económica acumulaba riqueza.

La falta de políticas sociales efectivas y la represión de los derechos laborales durante el franquismo contribuyeron a la perpetuación de la desigualdad y la pobreza. Los salarios eran bajos, y las condiciones laborales, precarias. La ausencia de un estado de bienestar consolidado y la limitación de los derechos de los trabajadores impidieron que los beneficios del crecimiento económico se distribuyeran de manera justa entre la población.

Además, la inversión en servicios públicos esenciales como la educación, la sanidad y la vivienda fue insuficiente. Muchos españoles no tenían acceso a servicios de salud de calidad, a una educación adecuada ni a viviendas dignas. La falta de inversión en servicios públicos durante el franquismo ha tenido un impacto duradero en el acceso a la educación, la salud y la vivienda en España.

El desarrollo económico también estuvo marcado por la especulación y la corrupción. La concentración de poder económico en manos de una élite favoreció la creación de monopolios y oligopolios, limitando la competencia y la innovación. La concentración de poder económico y la corrupción afectaron el desarrollo económico y la distribución de la riqueza en España durante el franquismo.

5. Franco promovió una política agraria moderna y justa

El quinto punto a desentrañar es la falacia de que el régimen franquista promovió una política agraria eficiente y equitativa. La realidad es que las políticas agrarias de Franco perpetuaron un sistema agrario arcaico y desigual, caracterizado por la concentración de la tierra en pocas manos y la explotación de los trabajadores agrícolas.

La Ley de Reforma Agraria de 1932, promulgada durante la Segunda República, tenía como objetivo redistribuir la tierra y modernizar el sector agrario. Sin embargo, con el advenimiento del franquismo, esta ley fue derogada, y las tierras expropiadas fueron devueltas a sus antiguos propietarios, perpetuando así un sistema de latifundios y minifundios que obstaculizaba el desarrollo agrario y perpetuaba las desigualdades.

El sistema de latifundios, donde grandes extensiones de tierra eran propiedad de unos pocos terratenientes, fomentó la explotación de los jornaleros y braceros, quienes vivían en condiciones de pobreza y dependían de los propietarios de las tierras para su subsistencia. Este sistema de propiedad de la tierra contribuyó a la desigualdad y la pobreza en las zonas rurales de España durante el franquismo.

Además, la falta de inversión en tecnología y modernización agraria limitó la productividad del sector. La agricultura española continuó basándose en técnicas tradicionales y obsoletas, y la falta de acceso a maquinaria moderna y a métodos agrícolas avanzados impidió el aumento de la producción agrícola. La falta de modernización y la dependencia de técnicas agrícolas tradicionales afectaron la productividad y la competitividad del sector agrario español.

La limitación de importaciones de productos agrícolas extranjeros y de tecnología agrícola moderna restringió el desarrollo del sector y contribuyó a la escasez de alimentos y a la hambruna que sufrió España en la posguerra.

6. El franquismo creó una clase media fuerte

El sexto punto a analizar es la ilusión de que el régimen franquista fomentó la creación de una clase media robusta y próspera en España. Aunque es cierto que durante el franquismo se produjo un crecimiento económico que permitió la aparición de una clase media, esta no alcanzó los niveles de prosperidad y estabilidad que se observaron en otros países europeos durante el mismo periodo.

La creación de la clase media durante el franquismo estuvo marcada por la desigualdad y la falta de movilidad social. Muchas familias que se consideraban parte de la clase media vivían en realidad en condiciones de precariedad, con salarios bajos y acceso limitado a servicios básicos como la educación y la sanidad. La percepción de pertenencia a la clase media durante el franquismo no se correspondía con una realidad de estabilidad y prosperidad económica para la mayoría.

Además, el acceso a la educación y a empleos cualificados, elementos clave para el ascenso social y la consolidación de la clase media, estuvo restringido. La falta de inversión en educación y la limitación de oportunidades de formación y empleo para grandes sectores de la población impidieron el desarrollo de una clase media educada y cualificada. La falta de acceso a la educación y a empleos cualificados limitó la movilidad social y el desarrollo de la clase media en España durante el franquismo.

La política de autarquía y proteccionismo del régimen también tuvo un impacto negativo en el desarrollo de la clase media. La limitación de importaciones y la falta de competencia en el mercado interno restringieron el acceso a bienes y servicios y limitaron las oportunidades de emprendimiento y desarrollo empresarial. El proteccionismo y la autarquía afectaron el desarrollo económico y la consolidación de la clase media en España.

La falta de un estado de bienestar consolidado y de políticas sociales efectivas también impidió el desarrollo de una clase media próspera y estable. La ausencia de una red de protección social y de servicios públicos de calidad limitó la capacidad de las familias de clase media para mejorar sus condiciones de vida y acceder a oportunidades de desarrollo. La falta de políticas sociales y de un estado de bienestar afectó la calidad de vida y el desarrollo de la clase media en España.

7. El franquismo impulsó un desarrollo industrial

El séptimo punto a tratar es la creencia errónea de que el franquismo impulsó un desarrollo industrial equilibrado y sostenible en España. La realidad es que las políticas industriales del régimen estuvieron plagadas de ineficiencias, desigualdades regionales y falta de innovación, lo que impidió el desarrollo de un sector industrial competitivo y sostenible a largo plazo.

El modelo de industrialización por sustitución de importaciones adoptado por el régimen buscaba fomentar la producción nacional y reducir la dependencia de productos extranjeros. Sin embargo, este modelo resultó en una industrialización ineficiente y desequilibrada. La protección a la industria nacional limitó la competencia y llevó a la creación de empresas ineficientes y no competitivas en el mercado internacional. El modelo de industrialización adoptado durante el franquismo resultó en ineficiencias y falta de competitividad.

Además, el desarrollo industrial promovido por el franquismo fue desigual y favoreció principalmente a ciertas regiones, mientras que otras quedaron relegadas al atraso industrial. Esta desigualdad regional en el desarrollo industrial ha tenido repercusiones a largo plazo en la distribución territorial de la industria en España y ha contribuido a las disparidades económicas entre diferentes regiones del país. La política industrial del franquismo contribuyó a las desigualdades regionales en el desarrollo económico.

La falta de inversión en investigación y desarrollo también obstaculizó la innovación industrial. El régimen no promovió suficientemente la investigación científica y tecnológica, lo que limitó la capacidad de la industria española para innovar y adaptarse a los cambios tecnológicos. La falta de apoyo a la investigación y el desarrollo afectó la innovación y la competitividad de la industria española.

La política laboral represiva del franquismo también tuvo un impacto negativo en el desarrollo industrial. La represión de los derechos de los trabajadores y la prohibición de sindicatos independientes limitaron la capacidad de los trabajadores para defender sus derechos y mejorar sus condiciones laborales. La represión laboral durante el franquismo afectó las condiciones de trabajo y la productividad industrial.

En resumen, el desarrollo industrial bajo el franquismo estuvo marcado por la ineficiencia, la desigualdad regional, la falta de innovación y la represión laboral. Estos factores impidieron el desarrollo de un sector industrial robusto, competitivo y equilibrado en España. Comprender estos aspectos es esencial para abordar los retos industriales actuales y promover un desarrollo industrial sostenible y equitativo en el país.

8. El franquismo logró la autosuficiencia económica

El octavo y último punto a abordar es la falacia de que el franquismo logró la autosuficiencia económica de España. La realidad es que la política de autarquía implementada por el régimen franquista resultó en aislamiento económico, escasez de bienes y deterioro de la calidad de vida de la población española.

La autarquía, que promovía la autosuficiencia económica y limitaba las importaciones y exportaciones, condujo a una economía cerrada y estancada. Este aislamiento económico impidió el acceso a mercados internacionales, tecnologías avanzadas y conocimientos, restringiendo el desarrollo económico y tecnológico de España en comparación con otros países europeos. La política de autarquía del franquismo afectó negativamente el desarrollo económico y tecnológico de España.

La escasez de bienes básicos fue una consecuencia directa de la autarquía. La limitación de importaciones llevó a la falta de productos esenciales, provocando hambrunas y racionamientos que afectaron gravemente a la población española. La escasez de alimentos y bienes básicos durante el franquismo impactó en la calidad de vida y la salud de los españoles.

Además, la autarquía y el aislamiento internacional repercutieron en la inversión extranjera en España. La falta de confianza y las restricciones impuestas por el régimen limitaron la llegada de inversiones extranjeras, lo que a su vez restringió la creación de empleo y el desarrollo de sectores económicos clave. La limitación de la inversión extranjera afectó el crecimiento económico y el desarrollo empresarial en España durante el franquismo.

La política de autarquía también tuvo un impacto duradero en la estructura económica y productiva de España. La falta de competencia y la protección a la industria nacional condujeron a la creación de empresas ineficientes y no competitivas en el mercado internacional. La autarquía contribuyó a la formación de una estructura económica ineficiente y no competitiva.

Desentrañar los mitos económicos del franquismo es un ejercicio crucial para comprender la realidad histórica de España y para construir una sociedad basada en la verdad, la justicia y la reparación. La narrativa que presenta el régimen de Franco como un periodo de salvación económica y de construcción nacional es una simplificación engañosa que oculta las múltiples facetas de opresión, desigualdad y precariedad que caracterizaron a la España franquista.

La autarquía, la represión, la desigualdad regional, la falta de innovación y la precariedad laboral son solo algunas de las consecuencias del régimen que han dejado huellas duraderas en la estructura económica y social de España. Reconocer estos aspectos y reflexionar sobre ellos es esencial para fortalecer los valores democráticos y promover el respeto a los derechos humanos y a la diversidad. Además, el análisis crítico del pasado es fundamental para abordar los retos contemporáneos y para construir un futuro más inclusivo, equitativo y sostenible.

En una era donde la desinformación y la manipulación histórica son herramientas poderosas de propaganda política, la educación, la investigación y el diálogo son instrumentos esenciales para preservar la memoria histórica y para fomentar una ciudadanía informada, crítica y comprometida con los valores de la democracia y la justicia social.

Referencias:

Para un análisis más profundo de la dictadura franquista y sus repercusiones, se recomienda consultar obras como «The Spanish Holocaust» de Paul Preston y «Franco: Anatomy of a Dictator» de Enrique Moradiellos, así como visitar el Centro de Memoria Histórica de España.

Bibliografía

  1. Carr, Raymond. «España: de la Restauración a la democracia, 1875-1980». Editorial Ariel, 1983.
    • Un análisis profundo de la historia contemporánea de España, incluyendo el periodo franquista.
  2. Preston, Paul. «Franco. Caudillo de España». Editorial RBA, 2005.
    • Una biografía exhaustiva de Francisco Franco y un análisis de su régimen.
  3. Viñas, Ángel. «La soledad de la República: El abandono de las democracias y el viraje hacia la Unión Soviética». Editorial Crítica, 2006.
    • Un estudio sobre la Segunda República y el inicio del franquismo.
  4. Sánchez Cervelló, Josep. «Franquismo y transición democrática». Editorial UOC, 2015.
    • Un análisis del final del franquismo y la transición a la democracia.
  5. Juliá, Santos. «Transición: Historia de una política española (1937-2017)». Editorial Galaxia Gutenberg, 2017.
    • Un estudio sobre la política española desde el franquismo hasta la democracia contemporánea.
  6. Tusell, Javier. «España: de la dictadura a la democracia». Editorial Planeta, 2007.
    • Un análisis detallado del proceso de transición de la dictadura franquista a la democracia.
  7. Malefakis, Edward E. «Agrarian Reform and Peasant Revolution in Spain: Origins of the Civil War». Yale University Press, 1970.
    • Un estudio sobre la reforma agraria y la revolución campesina en España y sus conexiones con la Guerra Civil.

Este artículo es parte de una serie que explora los mitos de la extrema derecha, proporcionando un análisis crítico y basado en hechos para fomentar la comprensión y el debate informado sobre temas de relevancia histórica y contemporánea.