01 Dic 2022
POLÍTICA ESTATAL

«A la derecha española todavía le huelen los pies a franquismo»: Así se ha dirigido Pablo Iglesias a Margallo 

Pablo Iglesias a reflexionado en Cadena Ser sobre «los problemas de la derecha española con el fascismo y la memoria democrática».

«José Manuel – en referencia a Margallo – es un hombre muy inteligente y prueba de su inteligencia es que es que lee a sus adversarios, sus argumentos y sus razones. Pero aquí, sospecho que José Manuel le gustaría ser francés», comenzaba espetando Pablo Iglesias.

«El inconsciente de Margallo le llevaría a ser francés, porque entonces podría presumir de una derecha democrática, antifascista, podría reivindicar a una figura como de Gaulle, que tuvo un papel determinante en la derrota de los nazis, una derecha democrática que estuvo en el lado bueno de la historia, que era el lado del antifascismo», proseguía.

image 40

«Pero como José Manuel es muy inteligente, que él no viene del franquismo y no fue falangista, sabe lo que es la derecha a la que representa y sabe que en España la derecha tiene un ADN franquista, porque su partido fue fundado por 7 Ministros de la dictadura y porque incluso hay unos vínculos emocionales que no se terminan de cortar, que llegan hasta el extremo de que el actual Presidente del Partido Popular, que es más joven que yo, le pillen en una misa de homenaje al general Franco», matizaba.

«La guerra civil española fue la primera batalla de la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra Civil española, el bando nacional, el bando fascista, pudo ganar gracias al apoyo de la Alemania nazi y de la Italia de Mussolini, y aquí se practicó el terrorismo de Estado hasta el punto de que los organismos Internacionales confirman que España es el segundo país en fosas comunes después de Camboya», apuntaba.

«El Pacto de Munich fue una canallada en el que las potencias democráticas abandonaron a su suerte a Checoslovaquia y a la República Española en una estrategia de apaciguamiento del fascismo y después las potencias democráticas bajaron las orejas. Y dijeron ‘nos equivocamos’, abandonando a la democracia española y esto es algo completamente asumido por los historiadores, quien no termina de asumir esto, la derecha española, a la que por desgracia todavía los pies le huelen a franquismo», sentenciaba.