16 Jun 2024

Blog

¿Twitter/X de pago? El fin de la red social por la codicia de un megalómano
DERECHOS Y LIBERTADES, PRINCIPAL

¿Twitter/X de pago? El fin de la red social por la codicia de un megalómano 

¿Queremos un futuro donde el acceso a la información y a la interacción social esté determinado por el grosor de nuestra billetera?

A lo largo de los años, el mundo digital se ha presentado como un refugio para la libre expresión y como un medio donde las voces de la ciudadanía podían resonar sin importar su posición social o económica. Las redes sociales se convirtieron en el ágora moderno, lugares de encuentro, debate y democratización de la información. Pero, hoy nos enfrentamos a un cambio radical que amenaza con transformar este panorama: la posible transformación de Twitter, ahora conocida como X, en una plataforma de pago. Y, tras esta decisión, se encuentra la sombra alargada de Elon Musk, quien con su propuesta pone en juego el acceso libre a una de las principales redes sociales del mundo.

LA AMBICIÓN DESMEDIDA DE UN MAGNATE

Desde que Musk tomó las riendas de Twitter, las transformaciones no se hicieron esperar. Pero, el mero hecho de sugerir que la plataforma se convierta en un espacio de acceso restringido a quienes puedan permitirse el pago, es, en esencia, relegar la voz de una amplia base de usuarios y usuarias que no tienen los medios para costear un acceso. ¿Acaso el principio de equidad en la era digital queda sepultado por la codicia de un megalómano?

La justificación de Musk, que apunta a la lucha contra bots y cuentas falsas, suena más a excusa que a solución. Hay múltiples estrategias técnicas y algoritmos que podrían aplicarse para mitigar este problema sin necesidad de poner una barrera económica. Sin embargo, es más fácil, y probablemente más rentable, levantar un «muro de pago» y observar cómo la élite digital se queda, mientras muchos se quedan fuera, mirando desde la periferia.

UN GOLPE A LA DEMOCRACIA DIGITAL

El internet y las redes sociales eran considerados, hasta ahora, herramientas democráticas. Sin embargo, este nuevo modelo de negocio, de prosperar, podría generar un precedente peligroso. Otros servicios podrían seguir el ejemplo, creando un ciberespacio exclusivo para quienes pueden permitirse el acceso. El riesgo de que se instaure una «aristocracia digital» es real y podría tener ramificaciones profundas en la manera en que nos comunicamos, nos informamos y participamos en la sociedad.

La posibilidad de que Twitter se convierta en un club exclusivo es una afrenta a los principios que lo vieron nacer. Y aunque es comprensible que toda empresa busque la rentabilidad, hay que recordar que estas plataformas crecieron y prosperaron gracias a la comunidad global que las respaldó. Excluir a una gran parte de esa comunidad por motivos económicos es, en el mejor de los casos, un olvido inexcusable y, en el peor, una muestra de desdén y avaricia.

¿EL FUTURO DE LAS REDES?

Estamos en un punto de inflexión. Las decisiones que se tomen ahora modelarán el paisaje digital de las próximas décadas. ¿Queremos un futuro donde el acceso a la información y a la interacción social esté determinado por el grosor de nuestra billetera?

No podemos olvidar que la verdadera esencia de Twitter, y de cualquier red social, no es su CEO o sus accionistas, sino las y los usuarios que la habitan, que la hacen vibrar con debates, memes, noticias y, sí, también disensos. Que la ambición de uno no silencie las voces de muchos. Es hora de repensar qué tipo de internet queremos y luchar por un espacio digital inclusivo y democrático. Porque una red que no es para todas y todos, en realidad, no es para nadie.