24 Abr 2024

Blog

¿Por qué es importante blindar el aborto en la constitución?
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

¿Por qué es importante blindar el aborto en la constitución? 

Blindar el aborto en la Constitución es una medida que busca garantizar y proteger los derechos reproductivos y la autonomía de las mujeres sobre sus propios cuerpos.

En el campo de batalla político y social, Sumar ha lanzado una propuesta potencialmente transformadora: incluir el derecho al aborto en la Constitución Española. Este movimiento, liderado por las diputadas de la coalición encabezada por Yolanda Díaz, busca asegurar este derecho fundamental, siguiendo el ejemplo reciente de Francia, que se ha convertido en pionero mundial al blindar la interrupción voluntaria del embarazo en su marco constitucional.

«La sociedad española está plenamente comprometida con este derecho», afirma Aina Vidal, portavoz de los Comuns en el Congreso y voz destacada de Sumar, marcando así una línea divisoria clara con la posición más conservadora de la Ministra de Igualdad, Ana Redondo, quien sostiene que «no se dan las condiciones» para una iniciativa de tal magnitud. Este desacuerdo pone de relieve la fractura existente dentro del espectro político español respecto a los derechos reproductivos y la autonomía corporal.

Blindar el aborto en la Constitución es una medida que busca garantizar y proteger los derechos reproductivos y la autonomía de las mujeres sobre sus propios cuerpos. Esta acción tiene varias implicancias importantes y beneficios que afectan tanto a nivel individual como social:

1. Seguridad jurídica y protección contra cambios políticos

Al incluir el derecho al aborto en la Constitución, se le otorga la máxima protección jurídica disponible dentro de un sistema legal. Esto hace que cualquier intento por restringir o revocar este derecho requiera de un proceso mucho más complejo, como una reforma constitucional, que generalmente implica un amplio consenso político y, en muchos casos, la aprobación directa de la ciudadanía. Esto protege el derecho al aborto de los cambios políticos y de las fluctuaciones en la opinión pública o en la composición de los órganos legislativos o judiciales.

2. Reconocimiento de la autonomía y la libertad individual

Incorporar el derecho al aborto en la Constitución es un reconocimiento explícito de la autonomía de las mujeres y personas gestantes sobre sus propios cuerpos y de su libertad para tomar decisiones fundamentales que afectan su vida, salud, bienestar y futuro. Esto es crucial para la igualdad de género, ya que pone de relieve el derecho de las mujeres a participar plenamente en la sociedad en igualdad de condiciones.

3. Prevención de riesgos para la salud y la vida

El acceso seguro y legal al aborto es fundamental para proteger la salud y la vida de las mujeres. Al blindar este derecho, se contribuye a evitar los abortos inseguros, que pueden llevar a complicaciones graves, discapacidad permanente e incluso la muerte. Esto tiene un impacto directo en la reducción de la mortalidad materna y en la mejora de la salud pública.

4. Impacto en la justicia social y la igualdad

Blindar el aborto en la Constitución también tiene un fuerte componente de justicia social. Las restricciones al acceso al aborto afectan desproporcionadamente a las mujeres más jóvenes, pobres y de comunidades marginadas, exacerbando las desigualdades existentes. Al asegurar este derecho constitucionalmente, se da un paso hacia la reducción de estas desigualdades y se promueve una sociedad más justa e igualitaria.

5. Marco para políticas de salud reproductiva integral

El reconocimiento constitucional del derecho al aborto establece una base sólida para el desarrollo e implementación de políticas de salud reproductiva más amplias y efectivas. Esto incluye educación sexual integral, acceso a métodos anticonceptivos, y servicios de salud reproductiva que juntos contribuyen a una reducción de los embarazos no deseados y a una mayor autonomía reproductiva.

6. Respuesta a demandas sociales y progreso Ético

Finalmente, blindar el aborto en la Constitución puede ser visto como una respuesta a las demandas sociales y un reflejo del progreso ético en el reconocimiento de los derechos humanos. La sociedad evoluciona, y con ella, sus valores y principios. Asegurar constitucionalmente el derecho al aborto reconoce y legitima las luchas de las mujeres por sus derechos y libertades, marcando un hito en la historia de los derechos humanos y en la construcción de sociedades más igualitarias y respetuosas de la dignidad de todas las personas.

SUMAR ANTE EL DESAFÍO POLÍTICO-ORGANIZATIVO

La propuesta de Sumar no solo es un desafío ideológico sino también un enorme reto político-organizativo. Para enmendar la Constitución y blindar el derecho al aborto, se necesita el apoyo de tres quintas partes de ambas Cámaras, una tarea hercúlea que requiere del voto favorable del Partido Popular (PP), cuya postura históricamente contraria a reconocer el aborto como un derecho fundamental añade más leña al fuego del debate. «No me cabe en la cabeza que el PP no trabaje en esta lucha emancipatoria de las mujeres», señala Vidal, subrayando la desconexión entre la dirigencia política y las demandas sociales contemporáneas.

El contexto de esta propuesta es significativo, alineándose con los preparativos para el Día Internacional de la Mujer, y resaltando la urgencia de abordar y normalizar el debate sobre el aborto en el Congreso y en toda la sociedad. «Ser madre es una opción, no una obligación», insiste Vidal, enfatizando la necesidad de reconocer la agencia y autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos y vidas.

La ministra de Igualdad, por su parte, recalca la importancia de garantizar el acceso al aborto en todo el territorio como prioridad inmediata. Sin embargo, Sumar argumenta que este enfoque es insuficiente y busca garantizar una protección más robusta a través de la inclusión explícita del derecho al aborto en la Constitución. Este debate subraya una tensión fundamental entre medidas pragmáticas a corto plazo y transformaciones estructurales a largo plazo que aseguren los derechos reproductivos.

La iniciativa de Sumar es más que una propuesta política; es un llamado a la acción que cuestiona la base misma de nuestros valores como sociedad. En un mundo ideal, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo no debería estar sujeto a los vaivenes de la política partidista. La lucha por el blindaje constitucional del aborto en España es, en última instancia, una lucha por la dignidad, la igualdad y la autonomía personal.

La relación entre los socios de Gobierno, en este contexto, se encuentra en un punto crítico. Mientras Sumar presiona por un cambio constitucional significativo, el PSOE y el Ministerio de Igualdad parecen centrarse en asegurar el acceso al aborto dentro del marco legal actual. Esta discrepancia estratégica plantea preguntas profundas sobre la dirección futura de los derechos de las mujeres en España y la voluntad política de abrazar reformas radicales.

La propuesta de Sumar para incluir el derecho al aborto en la Constitución Española es un hito en la lucha por los derechos reproductivos. Representa un reconocimiento de que ser madre es una opción, no una obligación, y subraya la importancia de que los derechos y la salud de las mujeres sean protegidos por la ley más alta del país. Frente a la resistencia política y las divisiones ideológicas, esta batalla constitucional no solo es sobre el aborto; es una prueba de fuego para la democracia española, su compromiso con los derechos humanos y la capacidad de su sistema político para adaptarse a las demandas de justicia social del siglo XXI.

Deja una respuesta

Required fields are marked *