24 Jul 2024

Blog

Los guardias civiles que prometieron ‘derramar’ su sangre contra Sánchez se arriesgan a la expulsión
DERECHOS Y LIBERTADES, DESTACADA

Los guardias civiles que prometieron ‘derramar’ su sangre contra Sánchez se arriesgan a la expulsión 

La Guardia Civil se encuentra en el ojo del huracán. La reciente decisión del director general del instituto armado, Leonardo Marcos, de sancionar a tres miembros del cuerpo por sus declaraciones políticamente cargadas, ha desatado un torbellino de opiniones y críticas, tal y como cuenta en una exclusiva ElDiario.es.

Estos tres miembros, pertenecientes a las asociaciones Aprogc y Jucil, enfrentan acusaciones graves. Han sido señalados por comprometer la imparcialidad y neutralidad política que se espera de un cuerpo como la Guardia Civil al señalar en un comunicador que prometían “derramar” su sangre para evitar el acuerdo de Gobierno. Este acto, más allá de ser una mera infracción disciplinaria, toca las fibras sensibles de la ética y la responsabilidad en el servicio público.

DESAFÍO A LA NEUTRALIDAD Y LA ÉTICA PROFESIONAL

Los comunicados emitidos por estas asociaciones, en los que se prometía lucha para impedir un acuerdo gubernamental, traspasan los límites de la libre expresión para adentrarse en un territorio peligrosamente subversivo. La Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de 2007 es clara al respecto, estableciendo que cualquier violación de la neutralidad política en el desempeño profesional es una falta muy grave. Este caso no solo pone en tela de juicio la conducta de los individuos involucrados, sino también el marco regulatorio dentro del cual operan las fuerzas de seguridad.

La Guardia Civil, como institución, se sostiene sobre los pilares de la imparcialidad y la lealtad al Estado de Derecho. La guardia civil y sus integrantes deben ejemplificar el equilibrio entre la defensa de la ley y el respeto a la diversidad de opiniones políticas.

RESPUESTA INSTITUCIONAL Y EL CAMINO A SEGUIR

La respuesta de la dirección de la Guardia Civil, al ordenar la suspensión cautelar y la apertura de expedientes, es un paso necesario para preservar la integridad de la institución. Sin embargo, este incidente abre un debate más amplio sobre la politización de las fuerzas de seguridad y la necesidad de reforzar los mecanismos que garantizan su neutralidad.

En un mundo ideal, los cuerpos de seguridad deberían estar por encima de las disputas políticas, actuando como garantes del orden y la justicia, sin importar el color político del gobierno de turno. La situación actual demanda una revisión profunda de las políticas y prácticas internas, asegurando que incidentes como estos no se repitan.

La formación continua en ética profesional, la sensibilización sobre los derechos y deberes de los funcionarios públicos, y un sistema disciplinario transparente y justo son imperativos para mantener la confianza pública en estas instituciones.

En última instancia, este episodio debe servir como un recordatorio de que la lealtad a la Constitución y al Estado de Derecho es el núcleo alrededor del cual deben girar todas las acciones de la Guardia Civil. El respeto a los principios democráticos y la neutralidad política no son solo mandatos legales, sino también el fundamento de la legitimidad y eficacia de cualquier cuerpo de seguridad en una sociedad democrática.

Deja una respuesta

Required fields are marked *