24 Abr 2024

Blog

Jueces que se creen amos:  Ferraz y Telegram
DESTACADA, Javier F. Ferrero, OPINIÓN

Jueces que se creen amos: Ferraz y Telegram 

Vivimos en un mundo interconectado, donde decisiones tomadas desde la ignorancia tecnológica no solo son ineficaces, sino potencialmente desastrosas.

En una era donde la digitalización permea cada rincón de nuestra existencia, la decisión de un solo individuo de blandir el martillo de la justicia para aplastar una herramienta esencial de comunicación moderna resulta no solo arcaica, sino profundamente preocupante. La saga de Telegram en manos de la justicia, específicamente bajo la batuta del juez Santiago Pedraz, se despliega como un episodio lamentable de desconexión flagrante con la realidad tecnológica y social que nos envuelve.

La posibilidad de bloquear una aplicación utilizada por millones para fines legítimos, bajo el pretexto de un combate contra la piratería, es tan inaudito como contraproducente. Que se contemplara, aunque fuera brevemente, un bloqueo total a Telegram, revela una inclinación hacia medidas draconianas que, lejos de resolver el núcleo del problema, castigan a la vasta mayoría por los pecados de unos pocos. En un entorno donde la información y la comunicación fluyen libremente, el intento de estrangular este flujo es tan vano como intentar contener el viento con las manos.

La rectificación del juez Pedraz, admitiendo el exceso y la desproporción de su medida inicial, aunque necesaria, no debe ser un simple pie de página en este episodio. Debe ser una campanada de alerta sobre la necesidad imperiosa de que el sistema judicial comprenda la tecnología que intenta regular. No se puede pretender aplicar un mazo gigante para aplastar una nuez, sin considerar que la mesa está repleta de cristalería fina.

Esta no es solo una cuestión de proporcionalidad, sino de idoneidad. La admisión de que los usuarios simplemente podrían sortear el bloqueo mediante proxies y VPN evidencia una ignorancia profunda sobre la naturaleza y el funcionamiento de internet. En este contexto, el juez no se percibe como un guardián de la ley, sino como un toro en una cacharrería, dispuesto a causar más daño que el que pretende prevenir.

El mensaje aquí va más allá del caso específico de Telegram. Se trata de un llamamiento a la prudencia, a la educación tecnológica y a la empatía hacia los derechos y libertades de los ciudadanos en el espacio digital. No se puede permitir que la lucha contra actividades ilícitas socave los fundamentos de nuestra sociedad conectada. Las decisiones judiciales en la era digital deben ser tomadas con una comprensión profunda de su impacto potencial, no solo en los perpetradores de delitos, sino en la sociedad en su conjunto.

En última instancia, este episodio debe servir como un recordatorio severo a los jueces y legisladores de que sus acciones tienen un alcance y unas repercusiones que van mucho más allá de los estrados judiciales. Vivimos en un mundo interconectado, donde decisiones tomadas desde la ignorancia tecnológica no solo son ineficaces, sino potencialmente desastrosas. La justicia en la era digital demanda un enfoque equilibrado, informado y, sobre todo, conectado con la realidad de las personas a las que sirve.

Deja una respuesta

Required fields are marked *