fbpx
POLÍTICA ESTATAL, PRINCIPAL

Iglesias, tras compartir que empleados de Goldman Sachs trabajan 95 horas semanales: “¿Comunismo o libertad?” 

Los propios empleados de Goldman Sachs exhiben las vergüenzas del modelo laboral de este banco de inversión/fondo buitre

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha publicado una captura de pantalla en Twitter que se ha hecho viral casi al instante y con solo 3 palabras con las que lanza una dura crítica a Ayuso, ya que están sacadas directamente de su argumentario: «¿Comunismo o libertad?».

La captura hace referencia a la denuncia de empleados de Goldman Sachs, quienes denunciaron en una presentación de 11 páginas difundida esta semana a través de Twitter que trabajan una media de 95 horas semanales, duermen una media de cinco horas al día, y suelen meterse en la cama en torno a las tres de la madrugada.

Esta situación exhibe las vergüenzas del modelo laboral de este banco de inversión/fondo buitre, uno de los pilares de la industria de las finanzas. Se expone de esta manera una cultura corporativa agresiva y capitalista basada en exprimir a su plantilla hasta el límite, dejando secuelas físicas y psicológicas a sus empleados.

Testimonios de empleados de Goldman Sachs

Este informe va acompañado de varios testimonios de las víctimas de esta abrumadora explotación laboral. “No puedo dormir, tengo la ansiedad por las nubes”, señala uno de estos testigos. “Había momentos en que no comía, ni me duchaba ni hacía nada más que trabajar desde la mañana hasta pasada la medianoche”, cuenta otro.

“Esto va más allá del concepto de trabajo duro. Es inhumano, un abuso”, se queja una tercera persona. Aunque todos tienen su propia queja, hay puntos comunes: todos aseguran que su relación con familiares y amigos se ha resentido. Además, tres cuartas partes admiten haberse planteado buscar ayuda para afrontar la situación.

La queja de los empleados va acompañada de varias peticiones, entre ellas, que los analistas de primer año no superen la barrera de las 80 (!) horas de trabajo semanales, que se respete su descanso desde las nueve de la noche del viernes hasta el domingo por la mañana, o más tiempo para preparar reuniones.