05 Mar 2024

Blog

Estamos tontos: un ‘youtuber’ construye a su perro la caseta de 18.000 euros con nevera y televisión
DESTACADA, NOTICIAS

Estamos tontos: un ‘youtuber’ construye a su perro la caseta de 18.000 euros con nevera y televisión 

La tele «solo reproduce videos de ardillas».

Se dice que los perros son los mejores amigos del hombre, y el youtuber estadounidense Brent Rivera parece haber llevado esta amistad a un nivel vertiginoso de excesos financieros. Como tributo a su preciada mascota, Charly, Brent ha fabricado una residencia canina que rivalizaría con las mansiones de muchos humanos, todo a un costo de 20.000 dólares (aproximadamente 18.000 euros).

DESDE LOS CIMIENTOS: LA ESTRUCTURA

En un vídeo compartido con sus millones de seguidores, Brent proporciona un vistazo detrás de la cortina al proceso de construcción de este santuario canino, desde los cimientos hasta los lujosos detalles de diseño. Este palacio para perros es su regalo de cumpleaños para Charly, que acaba de cumplir su primer año.

En sus propias palabras, Brent describe a Charly como su ‘mejor amigo’. Un gesto que, sin duda, es un testimonio de su vínculo con su mascota. «La casa finalmente está terminada y ahora es el momento de decorar todo el hogar», proclama con orgullo.

DECORANDO EL EXCESO: DISEÑO Y COMODIDAD

Lo que sigue es un despliegue de decoración canina extravagante. La mansión canina ha sido equipada con comodidades domésticas en miniatura: un despertador, cojines, pufs, un sofá, una pequeña mesa de café y fotos de Charly y él. Incluso ha incorporado una mini nevera y un televisor que, según él, «solo reproduce videos de ardillas».

La casa de Charly tiene paredes blancas, paneles de madera y detalles en negro, con su propia sala de estar, un desván y un patio trasero.

El patio trasero, un espacio de recreo para Charly, ha sido dotado de una mini boca de incendios y un lanzador automático de bolas. El césped artificial proporciona la ilusión de un verdadero jardín.

DERROCHE O DESENFRENO: UNA CRÍTICA NECESARIA

Este espectáculo de opulencia y derroche plantea una serie de cuestionamientos éticos y críticas. Sin duda, es bonito que Rivera quiera darle lo mejor a su amigo peludo, pero, ¿no es esto un ejemplo flagrante de derroche en una sociedad donde aún hay personas y animales que viven en la indigencia?

Puede que sea una moda divertida y sin sentido para muchos, pero también es un reflejo inquietante de las prioridades y las desigualdades que aún persisten en nuestro mundo. En última instancia, esto sirve como recordatorio de que mientras algunos disfrutan de mansiones, otros apenas pueden permitirse un techo sobre sus cabezas, ya sean humanos o perros.